Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Francia anunció que disolverá el colectivo propalestino que estuvo detrás de la decapitación del profesor

El gobierno francés anunció que intensificará las acciones contra el islam radical y que disolverá el colectivo propalestino Cheikh Yassine por estar “directamente implicado” en la decapitación de Samuel Paty, el profesor que fue asesinado por haber mostrado caricaturas de Mahoma durante una clase.

“No se trata de hacer nuevas declaraciones (…) son actos lo que esperan nuestros conciudadanos. Estos actos se intensificarán. Aquellos cuya religión es el islam deben estar protegidos contra el islam radical”, aseguró el presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante un discurso en la prefectura de Bobigny, al noreste de París.

En ese sentido, el jefe de Estado anunció que el colectivo propalestino Cheikh Yassine, “directamente implicado” en el atentado y cuyo fundador Abdelhakim Sefrioui está detenido como parte de las investigaciones, sería disuelto el miércoles en Consejo de Ministros.

Cheikh Yassine fue fundada en 2004 como una organización a favor de los palestinos y toma su nombre del fundador del grupo terrorista Hamas, Ahmed Yasin, asesinado por Israel ese mismo año. Sin embargo, actualmente es más conocida en Francia por su retórica antisemita e islamista.

“Las decisiones de este tipo sobre asociaciones (…) se sucederán en los próximos días y próximas semanas”, agregó Macron. El plan del Gobierno es hacer seguimiento más estrecho de individuos y asociaciones que promuevan puntos de vista radicales islamistas, con acciones más decididas.

“Frente al drama del viernes, nuestra responsabilidad es amplificar la respuesta”, manifestó, por su parte, el primer ministro, Jean Castex, en la Asamblea Nacional.

Samuel Paty, profesor de historia y geografía, fue decapitado el viernes cerca en Conflans-Sainte-Honorine, al noroeste de París.

Según el ministro del Interior, Gérald Darmanin, fue blanco de una “fatua” o edicto religioso emitido por el padre de un estudiante y el predicador Sefrioui por haber mostrado caricaturas del profeta Mahoma durante un curso sobre la libertad de expresión.

El padre de la alumna y Sefrioui divulgaron días antes del asesinato varios videos por redes sociales contra el profesor, en los que se divulgaba información personal detallada suya. Incluso, una de las grabaciones tenía el supuesto testimonio de una alumna que, en realidad, nunca asistió a la clase en la que se mostraron las caricaturas de Mahoma.

La investigación sobre el crimen avanza y ya hay 16 personas en detención preventiva, entre ellas cinco estudiantes de secundaria. Los investigadores creen que varios alumnos señalaron a cambio de dinero al profesor al yihadista que lo decapitó.

El ministro de Educación de Francia, Jean-Michel Blanquer, indicó este martes que “hay elementos que dejan entrever eso”, horas después de que se confirmara la detención de cuatro estudiantes y que un quinto quedó rápidamente en libertad sin cargos.

Por DF/RJ
Con información de Infobae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni