Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Renunció la editora de opinión del NY Times con una dura carta: “Defender los principios en el periódico no gana aplausos”

Los tiempos de corrección política que imperan en Estados Unidos se han llevado por delante a una de las firmas más polémicas del diario The New York Times, uno de los grandes bastiones del liberalismo en ese país. Bari Weiss, periodista de la sección de Opinión desde 2017, anunció su renuncia en una carta en la que denuncia un clima de acoso por parte de sus compañeros y una “atmósfera intolerante” derivada de una guerra cultural entre bandos dentro de la institución.

La  popular periodista judía estadounidense Bari Weiss, autora del galardonado libro “Cómo combatir el antisemitismo”, renunció a The New York Times, criticando al periódico por lo que parece ser una falta de integridad y por permitir que Twitter “se conviertiera en su editor final”.

Según Weiss, “las historias se eligen y se cuentan para satisfacer al público más limitado, en lugar de permitir que un público curioso lea sobre el mundo y luego saque sus propias conclusiones.

“Siempre me enseñaron que los periodistas fueron acusados ​​de escribir el primer borrador de la historia. Ahora, la historia misma es una cosa efímera más moldeada para ajustarse a las necesidades de una narración predeterminada”.

En la carta de renuncia, Weiss, de quien en enero se habló en la manifestación “Sin Odio. Sin miedo” contra el antisemitismo en Times Square de la ciudad de Nueva York, donde dijo que era una “estadounidense orgullosa”, una “orgullosa neoyorquina “y una” judía orgullosa “, describe un ambiente de “intimidación” en el Times.

“Mis propias incursiones en Wrongthink me han convertido en objeto de acoso constante por parte de colegas que no están de acuerdo con mis puntos de vista. Me han llamado nazi y racista. He aprendido a ignorar los comentarios sobre cómo estoy ‘escribiendo sobre los judíos nuevamente’ ”, dice la escritora pro israelí.

“Varios colegas percibidos como amigos míos fueron acosados ​​por compañeros de trabajo. Mi trabajo y mi personaje se degradan abiertamente en los canales de Slack de toda la empresa, donde los editores de cabeceras intervienen regularmente. Allí, algunos compañeros de trabajo insisten en que tengo que irme para que esta empresa sea verdaderamente ‘inclusiva’, mientras que otros publican emojis de hacha junto a mi nombre”, continúa.

“Más aún, otros empleados del New York Times me difaman públicamente como mentirosa y fanática en Twitter sin temor a que, por acosarme, se encuentren con la acción adecuada. Ellos nunca lo han sido.

“Hay términos para todo esto: discriminación ilegal, ambiente de trabajo hostil y despido constructivo. No soy una experta legal. Pero sé que esto está mal”.

Revelando lo que parece ser hipocresía en el Times, dijo:

“No entiendo cómo ha permitido que este tipo de comportamiento continúe dentro de su empresa a la vista de todo el personal del periódico y el público. Y ciertamente no puedo entender cómo ustedes y otros líderes de Times han estado a la par mientras simultáneamente me alaban en privado por mi coraje. Presentarse para trabajar como centrista en un periódico estadounidense no debería requerir valentía”.

Además, “la verdad es que la curiosidad intelectual, y mucho menos la toma de riesgos, ahora es una responsabilidad en el Times. ¿Por qué editar algo desafiante para nuestros lectores, o escribir algo en negrita solo para pasar por el proceso de adormecimiento de hacerlo ideológicamente kosher, cuando podemos asegurarnos de la seguridad laboral (y clics) publicando nuestro artículo de opinión número 4000 argumentando que Donald Trump es un ¿Peligro único para el país y el mundo? Y entonces la autocensura se ha convertido en la norma.

“Los artículos de opinión que hubieran sido publicados fácilmente hace solo dos años ahora tendrían una editora o una escritora en serios problemas, si es que no la despiden. Si se percibe que es probable que una pieza inspire una reacción interna o en las redes sociales, la editora o escritora evita lanzarla. Si se siente lo suficientemente fuerte como para sugerirlo, se la dirige rápidamente a un terreno más seguro. Y si, de vez en cuando, logra que se publique un artículo que no promueve explícitamente las causas progresivas, sucede solo después de que cada línea se masajee, negocie y amonestada cuidadosamente”.

Traducido por Alicia Weiss para Radio Jai

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni