Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El asesinato de un disidente iraní presagia lo que vendrá para otros?

Stop Irán

Mousa Babakhani, una figura destacada de un partido de oposición iraní , fue encontrado asesinado el sábado pasado en una habitación de hotel en la capital kurda iraquí de Erbil. Babakhani era miembro del comité central del Partido Democrático Kurdo de Irán (KDP-I). Su cuerpo, que según un comunicado difundido por el partido, presentaba “signos de tortura”, fue encontrado en una habitación del hotel Guli Suleimani de la ciudad.

Según una declaración del KDP-I, Babakhani había desaparecido el jueves anterior. La organización kurda de derechos humanos Hengaw informó que Babakhani fue atraído al hotel por un viejo conocido que había llegado de Irán. Allí fue detenido por dos operativos del régimen. Las tres personas sospechosas del homicidio consiguieron salir de Erbil. El KDP-I en su declaración culpó a la “República Islámica” (de Irán) por el asesinato.

El asesinato de Babakhani conmocionó a la comunidad de exiliados iraníes en Erbil, tanto kurdos como no kurdos. Es el segundo asesinato de este tipo de un disidente iraní en suelo iraquí en el último mes. Se teme que pueda presagiar una nueva temporada de caza del régimen iraní contra sus oponentes que residen en el norte de Irak.

El 14 de julio, en el barrio de Zhaleh de la ciudad de Sulaimania, el destacado activista ambientalista y de la sociedad civil kurda iraní Behrouz Rahimi fue asesinado a tiros por asaltantes armados. Las imágenes de CCTV del asesinato muestran un BMW negro sin matrícula y vidrios polarizados acercándose a Rahimi. Se dispararon veintiún tiros. Rahimi murió más tarde a causa de sus heridas en el hospital. Rahimi, quien abandonó Irán en 2012, estaba asociado con el Partido por una Vida Libre en Kurdistán (PJAK). Este movimiento es la franquicia iraní del Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK).

La viuda de Rahimi, Zoleykha Nasseri, ella misma una destacada activista de la oposición iraní, dijo al sitio web Middle East Eye que el Ministerio de Inteligencia iraní se había puesto en contacto con su marido en las últimas semanas y le había pedido que comenzara a cooperar con él. Cuando se negó, fue amenazado de muerte. El 14 de julio parece que la amenaza se cumplió.

Suleimania se encuentra cerca de la frontera entre Irak e Irán. Está bajo el control de la Unión Patriótica de Kurdistán, que mantiene relaciones ambiguas con el régimen iraní. El hostigamiento y las amenazas a los activistas de la oposición iraní son habituales en la zona. Los activistas acusan a las autoridades de guardar silencio y, en ocasiones, de cooperar con el régimen iraní. En 2020, Mustafa Salimi, un activista kurdo iraní, escapó de la cárcel en Irán, se pasó de contrabando a través de la frontera hacia el norte kurdo de Irak y pidió asilo al gobierno regional kurdo. En cambio, Salimi fue devuelto a las autoridades iraníes, que, según informes, lo ejecutaron posteriormente.

En la remota y anárquica zona fronteriza entre el norte de Irak e Irán se produjeron asesinatos previos que generalmente se pensaba que habían sido perpetrados por el régimen iraní. El 17 de julio de 2018, el cuerpo de Eghbal Moradi, un conocido activista kurdo y padre de un preso político ejecutado, fue descubierto en las afueras de la aldea de Penjwen, cerca de la frontera. Lo habían matado a tiros.

El Partido por una Vida Libre en Kurdistán (PJAK) emitió un comunicado acusando al régimen iraní de responsabilidad por el asesinato de Behrouz Rahimi.

El asesinato de Babakhani ha conmocionado particularmente a los kurdos iraníes porque tuvo lugar en Erbil, antes considerada como un área más segura para los exiliados que los pueblos y ciudades más cercanos a la frontera entre Irak e Irán. Mientras que el PUK más al este está cerca de Irán, el Partido Democrático Kurdo, que controla el área de Erbil, mantiene vínculos con Turquía y con Estados Unidos. Erbil se ha convertido en los últimos años en una de las zonas más seguras de la región iraquí del Kurdistán, que a su vez es la parte más segura de Iraq. El hecho de que el régimen iraní parezca en esta ocasión haber podido enviar a dos de sus agentes a penetrar en la zona, asesinar a uno de sus oponentes y luego marcharse sin dejar rastro es, por tanto, un hecho ominoso.

Fars News, un sitio web asociado con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, describió a Babakhani como “líder del grupo terrorista Partido Democrático del Kurdistán de Irán, que cuenta con el apoyo del Mossad”.

Mientras tanto, un miembro del KDPI entrevistado por The Jerusalem Post afirmó que la organización tiene pruebas de que el asesinato fue llevado a cabo por el IRGC y agregó que la organización actualmente está ayudando a las autoridades de seguridad en la investigación del asesinato.

Un segundo miembro de la organización, contactado por el Post , dijo que el asesinato ha significado que los miembros del KDPI ahora desconfían de venir a Erbil. “En esta situación con todas las amenazas contra los miembros, no es prudente. En el pasado nos preocupaba ir a Sulaimania porque hay muchos agentes del régimen en todas partes, en terminales, en panaderías, en abarrotes, mercados, restaurantes y casas de té, hoteles … Ahora tenemos miedo de salir de nuestra base e ir a Erbil para un viaje de unas horas. Ahora también tenemos que preocuparnos por Erbil “.

El activista señaló que el acoso en línea de los activistas de la oposición y sus familias por parte de elementos del régimen ha aumentado en las últimas semanas. “Recibimos mensajes de amenaza, ellos amenazan a los miembros de nuestra familia en Irán”, dijo al Post.

“El Etela’at [Ministerio de Inteligencia] llama a nuestras familias en Urmia, Bukan, Mahabad, Kermanshah, Sanandaj, Marivan, Saqqez … monitorean las llamadas de WhatsApp e Instagram. Nos amenazan abusando de nuestras mujeres familiares y parientes “.

Un destacado periodista de oposición iraní residente en Erbil, Ali Javanmardi, tuiteó fotografías de un individuo que, según él, es uno de los asesinos de Mousa Babakhani.

Javanmardi, con 76.5000 seguidores en Twitter, es una voz influyente en los círculos de la oposición iraní. Identificó a uno de los asesinos como Sarmad Abdi. Abdi, un kurdo, es oriundo de Ilam, en Irán. Esta zona está cerca de Kermanshah, de donde era Babakhani, lo que llevó a especular que Abdi era el “amigo” de la víctima que lo llevó al hotel. En su tweet, Javanmardi señaló que una organización no identificada ofrecería $ 30,000 por información que identifique la ubicación de Abdi.

La campaña de intimidación y asesinato contra los opositores iraquíes de las milicias chiítas y el interés iraní ha recibido cierta atención en los medios occidentales en los últimos meses. El asesinato del destacado analista político iraquí Hisham al-Hashimi por la milicia Kataib Hezbollah el 6 de julio en Bagdad fue objeto de una amplia cobertura internacional. Por el contrario, los asesinatos de dos disidentes kurdos iraníes en el norte de Irak durante el último mes han sido completamente ignorados en Occidente.

Los asesinatos de Rahimi y Babakhani, sin embargo, forman un elemento en un patrón de mayor afirmación iraní en varios archivos y ubicaciones en la región en las últimas semanas. Los opositores iraníes, que se habían acostumbrado a ver a Erbil y el norte de Irak como un espacio relativamente seguro, esperarán en las próximas semanas para ver si esta percepción debe revisarse por completo. Surgen dos preguntas: ¿el patrón discernible de mayor afirmación iraní actualmente en curso incluirá una campaña de ejecuciones contra opositores y disidentes iraníes apátridas en el norte de Irak? ¿Y alguien tendrá que rendir cuentas por estos asesinatos?

Fuente: The Jerusalem Post

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni