-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Una insólita protesta de los árabes-israelíes

Los árabes israelíes que residen el denominado “Triángulo de las comunidades árabes” han criticado el plan de paz presentado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump , en virtud del cual sus comunidades pasarían a ser parte de un futuro estado palestino.

El plan establece: “Estas comunidades, que en gran medida se autoidentifican como palestinas, fueron originalmente designadas para caer bajo el control jordano durante las negociaciones de la Línea del Armisticio de 1949, pero finalmente fueron retenidas por Israel por razones militares que desde entonces han sido mitigadas. Visión contempla la posibilidad, sujeto al acuerdo de las partes de que las fronteras de Israel se redibujarán de tal manera que las Comunidades Triángulo se conviertan en parte del Estado de Palestina”.

Algunos de los residentes del área piden que Netanyahu y Trump sean encarcelados por la propuesta y algunos calificaron el plan como un intento para realizar una transferencia de población, algo ilegal bajo la Cuarta Convención de Ginebra.

“Esta es una pesadilla que no se puede implementar”, dijo el alcalde de Taibeh, Shuaa Massarweh Mansour.
“El plan de paz tiene tres objetivos y los tres están lejos de estar relacionados con la paz”, agregó.

Según Mansour, los objetivos eran desviar el discurso público de la acusación de Trump, generar una distracción de la imputación que enfrenta Netanyahu y hacer que el líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, pareciera un fracaso. En los tres casos, dijo: “Trump y Netanyahu fallaron”.

El alcalde también trazó paralelos con lo que los palestinos llaman “Nakba (catástrofe)”: La declaración de independencia israelí de 1948, que llevó a muchos residentes árabes de la Palestina pre-estatal a huir o ser expulsados ​​de sus hogares.

“El plan es delirante, pero decimos de la manera más clara posible: No habrá otra Nakba. Nadie puede creer que dicho plan pueda aprobarse, incluso si nos cuesta la santidad de nuestras vidas”, dijo Mansour.
“Se hace la paz con el enemigo. Somos residentes del estado y no somos el enemigo. El primer ministro quiere salvar su piel a expensas de incitar al odio contra la población árabe”, dijo.

“La historia recordará este plan como un plan regresivo, una idea insignificante que apunta a servir a un delincuente cuya intoxicación ha excedido todos los valores humanos básicos”, aseguró y agregó: “La voluntad del pueblo es más fuerte que cualquier plan, especialmente cuando se trata de la voluntad y la determinación del heroico pueblo palestino. La paz se hace entre las naciones y no por movimientos unilaterales”.

El alcalde de Kalanswa, Abdulbast Salameh, también calificó el plan de paz como “ayuda política y propaganda política”, que según él fue “a expensas de los ciudadanos árabes”.

“Estamos aquí en nuestra tierra y nadie puede decidir cómo vivimos”, dijo. “Trump está fuera de control (…) Estamos a favor de una paz justa y todos luchamos por la paz. No será tan fácil transferirnos a los territorios [palestinos], todo es consignas. La paz no se hace por la fuerza pero por amor”.
Mariam, residente de Umm al-Fahm, fue igualmente desafiante.

“La gente se queda aquí, incluso si no se adapta a Netanyahu, Gantz y Trump”, dijo.

“Todos son racistas y trabajan en beneficio de sus campañas electorales. Deben saber que estamos dispuestos a sacrificar nuestras vidas si alguien nos daña. Netanyahu se está disparando en el pie, si este plan sale a la luz, habrá terribles consecuencias. Todo explotará”.

El miembro de la Knesset, Yousef Jabareen, quien también es residente de Umm al-Fahm, dijo: “Es mi ciudad natal. Wadi Ara es el paisaje de mi vida. Cientos de miles de ciudadanos árabes viven en el Triángulo y esta es su patria. El plan de anexión de Trump y Netanyahu incluye una sección que sienta las bases para la transferencia y la revocación de su ciudadanía”.

“Netanyahu es peligroso y hará todo lo posible para mantener su trono. El gobierno de extrema derecha está fuera de control, y todos nosotros, todos los ciudadanos árabes, estamos en peligro existencial en nuestra patria. Todos los ciudadanos, árabes o judíos, a quienes los valores de democracia e igualdad son importantes, deben apoyarnos y luchar contra este plan peligroso”.

El residente de Wadi Ara, Abdel Masaruwa, advirtió que “Netanyahu y Trump están lanzando una nueva guerra. Dicen que el plan conducirá a la paz, pero están mintiendo. Estas personas pertenecen a la prisión, son dos hombres corruptos que intentan mantenerse en el poder cueste lo que cueste.”

El martes, un alto funcionario en Jerusalem confirmó que Israel estaba considerando un intercambio de tierras con la Autoridad Palestina, pero enfatizó que no se trataba de una transferencia de población, sino de una transferencia de territorio.

“La mayor parte del intercambio territorial será en [el desierto de Negev] con una parte cerca de Hebrón”, informó el funcionario. “Wadi Ara también es una posibilidad, en el área donde viven 250,000 residentes, pero esto requeriría un referéndum”.

Reproduccion autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni