Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

“Sobre la base del amor, se llega a todos lados”

En momentos de pandemia, en la que la situación económica golpea fuertemente la vida de muchas familias, felizmente surgieron proyectos solidarios destinados a paliar en algo la situación. Uno de ellos es el de cocinar, preparando viandas para hacerlas llegar a quienes los necesiten.

Facundo Fukz, miembro de “Cocina solidaria”, contó en Radio Jai acerca del programa que lleva a cabo junto a un grupo de amigos, y sobre el modo en que lo están realizando.

“El proyecto nació hace más o menos un mes, empecé ayudando a un comedor cerca de mi casa, un amigo estaba haciendo algo similar, se lo comenté a mi mamá, ella a una vecina, y de pronto nos dimos cuenta de que juntábamos una cantidad interesante de viandas y que podíamos ayudar a mucha más gente”, comenzó relatando Facundo.

Respecto de cómo iban a identificar a los destinatarios de las viandas, dijo que fueron surgiendo, que desde ese primer comedor al que había comenzado a asistir, se empezaron a enterar de otro en la Boca, al que “casi apadrinaron” porque se comprometieron a llevar permanentemente la comida; luego, se dieron cuenta de que tenían mayor cantidad de “producción”, entonces se comunicaron con otro comedor para ofrecerles viandas. Siguió con gente del Scholem que se enteraron, por intermedio de Macabi, donde trabaja Maxi (amigo de Facundo) de lo que estaban haciendo y les preguntaron si podían “darles una mano” para sumar familias que estaban requiriendo asistencia, y por supuesto se comprometieron también con ellos.

En cuanto al tema de la organización y la logística, menú, envases descartables contó, que como se fue dando todo muy rápido, provocando un efecto multiplicador -que alentó a que mucha gente se sumara- porque “es muy lindo cocinar para otros” , lo que primero hicieron fue armar un grupo de WhatsApp para quienes desearan unirse. Allí reciben la información necesaria, por ese medio se comunican y, a medida que corren los días, ellos van consultando “quién está para cocinar esta semana” y la gente se anota. De esa manera saben con cuántas viandas cuentan y por cuántos domicilios deben pasar a distribuirlas el sábado. “Para que te des una idea, el primer fin de semana repartimos 1000, el segundo 1500 y este último 2700, claramente esto va creciendo y ya pasamos por 200 domicilios”, indicó entusiasmado, y señaló que el tema de la logística es complejo, pero que felizmente, muchos voluntarios los ayudan con sus autos a recorrer la ciudad, a quienes les armaron los recorridos y los domicilios de entrega, y que así “sobre la base del amor, se llega a todos lados”, declara Facundo.

La gente cocina en sus casas y dispone la comida en bandejas descartables. Entre los platos sugeridos, el arroz o fideos con verduras, legumbres, o carne, son los que mayormente se preparan, siempre tratando de que tengan la mayor cantidad de nutrientes posibles. En los comedores en adonde concurre la gente para comer en el lugar, reciben la bandejita caliente, si no, cada uno la lleva y la calienta en su casa. Para los que se encuentran en situación de calle, se calienta la vianda en el comedor y se las alcanza. Se enteraron también de gente con Covid, que obviamente no pueden acercarse al comedor, entonces se los llama y acuerdan para dejarles la bandejita en la puerta, para que accedan sin problemas al plato de comida.

La idea es sumar gente, toda la cantidad de voluntarios posible, porque la acción es muy directa, es de una persona a otra: “yo cocino, otro lo come”, destaca Facundo y hace hincapié en el hecho de que “en esto no solo se está dando comida, también se da amor”, que muchas familias integran a sus niños a la tarea con el aporte de dibujos, mensajes de aliento, que colocan en las cubiertas de las bandejas, o bien ayudando en el armado de las viandas.

Sobre cómo calcular las cantidades a la hora de armar las bandejas, Facundo estima que para 1k de arroz o fideos con las verduras, salsa o carne correspondientes, se arman diez viandas, y considera que no representa una gran erogación de dinero, si pensamos que con ello, comerán diez personas. “Con poco se puede hacer mucho”, enfatizó.

Por último y firme en el deseo de “que nadie necesite más de nuestra ayuda”, Facundo Fukz dejó su agradecimiento, principalmente a las nueve personas que hoy están trabajando todos los días en el programa (habían comenzado solo dos) y a todos los voluntarios, los que cocinan y los que  recorren la ciudad para entregarla.

Para quienes deseen sumarse a colaborar, unirse en Instagram a : cocina.solidaria.

Por Cita Litvak para Radio Jai

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni