Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

“El coronavirus fue una prueba que mostró la importancia de vivir en comunidad”

La pandemia de coronavirus sin dudas modificó la realidad de nuestras vidas, afectó y continúa afectándonos social y económicamente, además del tema sanitario; y las instituciones judías en el mundo, no permanecen ajenas a ello. Hoy conversamos con Ilán López, Director Ejecutivo de la comunidad judía de Guatemala, quien nos brindó un panorama sobre la vida judía allí, en épocas “normales” y la de hoy, atravesando esta pandemia:

“La comunidad judía de Guatemala es muy pequeña, pero muy unida, muy activa, con un sentimiento muy grande de comunidad. Es importante recordar que Guatemala fue el segundo país, en 1948, en reconocer al Estado de Israel, y también pioneros en reabrir hace unos años su Embajada en Jerusalem. Vivimos en un país muy sionista”, describió con orgullo.

Continuó López contando que el coronavirus “los tomó por sorpresa, como en otros lugares, y que los obligó a reinventarse de un día para el otro”, pero que al mismo tiempo les brindó una oportunidad muy importante, que gracias a la tecnología: Permitió el contacto con otras comunidades alrededor del mundo.

Tanto Guatemala como su comunidad judía tomaron acciones muy tempranamente frente al coronavirus, cerrando lugares de antemano. Eso les permitió estar en una situación bastante tranquila, con menos casos por habitante que en otros países, en la que no hay contagiados dentro de la comunidad; pero también implicó tener cerradas las instituciones por mayor cantidad de tiempo. Eso los llevó a adaptar la vida comunitaria. Lo primero que hicieron fue pasar a la plataforma Zoom todas las actividades posibles, no así los oficios religiosos de Pesaj o de Shabat porque la de Guatemala es una comunidad ortodoxa, pero sí los oficios religiosos diarios. Los rabinos crearon un programa llamado “Coronando a Hashem”  (jugando un poco con las palabras) en las que imparten shiurim (clases) que reúnen rabanim (rabinos) y panelistas de diez países diferentes, con lo cual, miles de personas han fortalecido su judaísmo a través de zoom ; “hemos creado una suerte de Netflix de judaísmo”, con dieciocho shiurim por semana, dictados por rabanim de diferentes partes del mundo, y con eso la oportunidad, como comunidad pequeña, de ayudar y aportar a  toda la región hispanoparlante.

Otro de los temas en los que trabajan, es en el acompañamiento de los mayores, (muchos de ellos, fundadores de la comunidad) que viven solos o tienen distintos tipos de necesidades. Un grupo de voluntarios los llaman todos los días y los asisten en todos  sus requerimientos. De esa manera, se aseguran de mantenerlos en casa  y de preservarlos de posibles contagios.

Respecto de la economía y de la implicancia de esta pandemia en la comunidad, Ilán reconoció que fue afectada, pero prefirió enfocarse en lo positivo: “Para nosotros el coronavirus fue una prueba que mostró la importancia de vivir en comunidad, el  gran valor de tener un grupo de gente que te acompaña”.  A pesar de la cuarentena pudieron realizar muchas actividades: Hicieron los actos de Iom Hashoá, Iom Hazikaron, y de Iom Haatzmaut  a los que se sumó la gente para celebrar y que “eso demostró el valor que tiene la comunidad para cada uno de sus miembros”, destacó.

Consultado sobre el modo de “remontar” la economía, cuando no hay  generación de ingresos por socios, o por diferentes ceremonias que se realizan en épocas de actividad normal, el Director afirmó: “Esta es una  situación sin precedentes, todavía estamos viendo cómo hacer, pero creo que la presencia comunitaria en un  momento tan difícil, es una oportunidad de reflexión, para realmente entender que la comunidad judía no es únicamente un club social, un lugar al que se acude por las lindas instalaciones , a la que se le  paga por un servicio para recibir algo a cambio, es mantener viva esa esencia judía en el país”.

En Guatemala, hay una comunidad que tiene cien años de presencia en el país, en la que hay dos templos, uno sefaradí y otro asquenazí, pero solo un rabino comunitario; un instituto  educativo, un afer shool, y “que ni siquiera es una escuela”.  Es una comunidad muy pequeña, por eso “el trabajo que haga la comunidad judía de Guatemala es lo que asegurará la continuidad judía en el país”, enfatizó. Por eso están  seguros de que los socios lo entenderán,  de que con la ayuda de la comunidad, saldrán adelante, sabiendo que el mundo no será el mismo, como antes del covid y que como institución judía tienen que entender eso. “Quizás sea momento de modernizar nuestros servicios, de profesionalizarlos, de hacer recortes que no nos parecían viables antes del Corona, pero la esencia de la comunidad se va a mantener por todo lo que tenemos.

Agradecido por el contacto con Radio Jai y con la comunidad judía de la Argentina, Ilán López dejó “las puertas abiertas de su comunidad para hacer un programa en vivo desde Guatemala para mostrar “qué se siente vivir en un país pro Israel”.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni