Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

¿De noche con pesadillas de coronavirus? Los expertos dicen que es totalmente normal

Julie Gray recientemente soñó con personas en trajes de materiales peligrosos que descargaban bolsas para cadáveres desde un helicóptero frente a su casa en Ramat Gan, Israel. En otro sueño, la gente corría aterrorizada, gritando, arañándose y rasgándose el uno al otro, de algo invisible que intentaba rodearlos.

“Fue horrible. Raramente tengo pesadillas, y nunca en mi vida he soñado directamente con algo como esto”, Gray, autor y editor, le dijo a The Times of Israel.

Pearl Mattenson, una consultora voluntaria que emigró a Israel hace un año y medio, informó que tuvo un sueño en el que, en medio de la crisis del coronavirus, Israel fue atacado por un enemigo y el país estaba repentinamente en guerra.

“Necesitábamos encontrar un búnker, pero como nuevos inquilinos en nuestro edificio no estaba seguro de dónde estaba … En el sueño, desperté a mi esposo mientras intentábamos averiguar qué llevar al refugio, incluso cuando los cohetes eran disparados  y el tiempo era esencial ”, dijo Mattenson.

David Moyal, un administrador de la sinagoga en Toronto, resumió ordenadamente sus sueños extraños recientes simplemente como “Cronenberguesco”, haciendo referencia al cineasta canadiense David Cronenberg , quien fue pionero en el género de terror corporal , o la perturbadora intersección de la tecnología, el cuerpo humano y el subconsciente.

Gray, Mattenson y Moyal no son los únicos en tener sueños vívidos y perturbadores mientras todo el mundo hace frente a la pandemia de COVID-19. Es común ver publicaciones en las redes sociales sobre sueños extraños, problemas para dormir o ambos.

“Dormir es un barómetro muy sensible de nuestros niveles de estrés. Es lo primero que cambia cuando estamos estresados. Entonces, es muy natural que las personas experimenten esto durante la crisis por coronavirus”, dijo el profesor Peretz Lavie , ex presidente de Technion y profesor emérito de la Facultad de Medicina de Rappaport. Lavie es experto en psicofisiología del sueño y los trastornos del sueño.

Según Lavie, es normal tener sueños extraños en estos días. “Soñamos con las cosas que son importantes para nosotros durante el día. Los sueños son extraños ahora porque estamos en una situación extraña”.

Lavie señaló que incluso para los israelíes, que desafortunadamente están acostumbrados a las guerras y los ataques terroristas, COVID-19 está causando un nuevo tipo de ansiedad que se desarrolla mientras está en reposo.

 

“Es como una invasión desde Marte. Es un enemigo invisible”

“Es como una invasión desde Marte. Es un enemigo invisible. La gente tiene miedo de esta nueva enfermedad y tiene poca experiencia de vivir aisladamente como lo hemos estado haciendo durante más de un mes. La densidad de los eventos y emociones con los que estamos lidiando ahora es difícil de digerir y adaptar”, dijo Lavie.

 

Soñar en colores

Algunas personas, como Steve, un funcionario público en Ottawa, Canadá, y David AM Wilensky, periodista en San Francisco, informaron que están recordando sus sueños más de lo habitual.

“A menudo no recuerdo mis sueños, pero en este momento casi todas las noches recuerdo muchos detalles de mis sueños”, dijo Wilensky.

“Parece que estoy soñando tanto ahora que voy de un sueño a otro. Es casi como un atracón ver múltiples programas y películas, tanto que es difícil recordar todo “, dijo Steve.

“Es casi como un atracón ver múltiples espectáculos y películas”

Según el Dr. Meir Kryger, profesor de la Facultad de Medicina de Yale que ha estado tratando a pacientes con trastornos del sueño durante más de 40 años, el hecho de que los sueños se recuerden más y mejor se puede atribuir a los trastornos del sueño que muchos están experimentando actualmente.

Por lo general, las personas que duermen experimentan entre tres y cinco ciclos rápidos de movimiento ocular (REM), el momento en que tenemos sueños vívidos, por noche. Podemos recordar un sueño, pero solo fugazmente. Sin embargo, si nos despertamos durante o inmediatamente después de uno de estos ciclos REM, puede tener un mayor impacto en nosotros.

“La gente se despierta mucho más durante la noche, por lo que hay una mayor posibilidad de que recuerden sus sueños”, explicó Kryger.

Los patrones de sueño perturbados se deben en gran parte a los efectos que provocan la ansiedad de estar encerrado en casa, incluso mientras trabaja de desde su casa, suponiendo que uno todavía tenga un trabajo a medida que la economía mundial se encamina hacia la caída libre.

Según Kryger, el cuerpo anhela la regularidad cuando se trata de dormir, pero esto no sucede ahora cuando los patrones de sueño-vigilia y exposición a la luz son más variables. Los horarios de comida también tampoco existen.

 

¿Quién no podría necesitar una buena siesta?

Gordon Haber, un escritor y profesor en Nueva York que perdió su trabajo como profesor el mes pasado, considera que dormir es una necesidad ahora. Tampoco puede pasar el día sin una siesta.

Steve de Ottawa también duerme más horas. “Me voy a la cama un poco más tarde, ya que mi viaje diario de mañana es solo un tramo de escaleras”, dijo.

Rachel, una acongojada consejera  de Brooklyn, Nueva York, compartió que estaba mucho más agotada que de costumbre y que con frecuencia se queda dormida en el sofá mientras mira televisión con su esposo. Sin embargo, una vez que se acuesta, solo duerme unas pocas horas y luego está completamente despierta de 4:00 a 5:30 de la madrugada. Cuando se vuelve a dormir, comienzan los sueños extraños.

Como dijo Lavie, soñamos con lo que nos está sucediendo durante el día. Siempre ha sido el así. Sin embargo, durante eventos similares pasados, como la pandemia de influenza de 1918, las personas no se vieron inundadas de medios visuales como lo estamos ahora. Estos temas repetitivos e imágenes gráficas específicas de la crisis COVID-19 están apareciendo en nuestros viajes nocturnos.

Por ejemplo, Rachel soñó que había planeado un evento para niños huérfanos. “Implicaba  tirar canicas, una actividad tan táctil e insalubre como puedas imaginar”, relató Rachel.

“En el sueño, no había organizado un desinfectante de manos o acceso al lavado de manos … Y la imagen recurrente era que los niños metían la mano en la misma bolsa de canicas. Recuerdo haberme despertado sintiendo náuseas”, dijo.

Influenciada por la preocupación de todos por abastecerse de suministros, Randi Brenowitz, jubilada de Palo Alto, California, dijo que últimamente ha estado soñando mucho con la comida. Afortunadamente, sus sueños han sido bastante agradables. Rachel, por el contrario, soñaba que vivía en una casa vieja con su esposo, y que había restos de comida en los armarios y todo estaba infestado de insectos.

“Los bichos nos peleaban por la comida”, dijo Rachel.

Si bien ninguno de los entrevistados por The Times of Israel ha perdido seres queridos por COVID-19, algunos tienen amigos que han tenido la enfermedad, y muchos están cuidando a parientes de edad avanzada, que son especialmente vulnerables al virus.

Esta cercanía a la enfermedad y la muerte, o incluso su posibilidad, también se está avanzando en los sueños. Wilensky dijo que tenía un sueño en el que llegaba tarde al trabajo y estaba completamente arruinado. Pero sintió una fuerte necesidad de visitar a un amigo que está enfermo de coronavirus en la vida real y tiene una serie de condiciones preexistentes.

“Así que gasté mis últimos dólares en un Uber para ir a visitarla”, dijo Wilensky sobre lo que recordaba de su sueño.

Dormir bien está a la vuelta de la esquina

Tanto Lavie como Kryger confían en que la mayoría de las personas eventualmente regresarán a los patrones normales de sueño. Tal vez puede llevar un tiempo, dada la ansiedad causada por la naturaleza abierta de la crisis.

“Puede llevarles mucho más tiempo para aquellos que son golpeados económicamente por la situación”, dijo Lavie.

Ambos expertos advirtieron que los socorristas y el personal médico en la primera línea que atienden a las víctimas de COVID-19, que enfrentan sufrimiento y muerte a diario (y que a menudo trabajan en situaciones que crecen fuera de control), pueden terminar con un trastorno de estrés postraumático (EPT) y trastornos del sueño relacionados por mucho tiempo.

Lavie recomendó mantener una rutina lo más normal posible para ayudar a restaurar el sueño regular y evitar pesadillas. Kryger advirtió en contra de pasar demasiado tiempo en las redes sociales y mirar noticias de televisión, especialmente de noche.

Sobre todo, es importante recordar que es normal tener sueños intensos en este momento.

“Estos sueños no tienen significados ocultos. Es un sueño, no es real, no es crítico y no es preceptivo”, dijo Kryger.

 

Traducido por Alicia Weiss con información de Times of Israel

 

 

 

 

 

 

 

 

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni