Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El aislamiento por virus puede estar ocultando un brote de violencia contra mujeres y niños

Israel estuvo aturdido hace tres años cuando un hombre de 34 años, Meir Ephraim Goldstein, fue encontrado deambulando por un vecindario en la ciudad norteña de Tiberíades agarrando la cabeza cortada de su esposa, Adele.

El acto de Goldstein, a quien la evaluación psiquiátrica posterior dictaminó que no estaba en su sano juicio  en ese momento, se produjo solo tres meses después de que Nadav Sela, que vivía no muy lejos, en la ciudad de Migdal, asesinara a su esposa Dor Crasanti-Sela, de 23 años, así como a sus dos hijos, Yosef, de menos de 2 años, y Binyamin, de 8 meses, y atacó a un vecino, Nachman Atia, de 11, en su hogar familiar.

En mayo de 2018, Sela fue sentenciado a cuatro condenas de cadena perpetua por los asesinatos y otros diez años por el intento de asesinato de otro niño.

Tzilit Jacobsohn, presidenta de Bat Melech , que opera los dos únicos refugios en Israel para mujeres maltratadas de la comunidad religiosa observadora, fue a visitar y consolar a los padres de Adele Goldstein, que tenía 33 años cuando murió.

“Me dijeron: ‘Si tan solo ella hubiera sabido a quién acudir. No habíamos entendido el peligro en el que ella estaba”, recordó Jacobsohn. “Eso me golpeó muy duro”.

Los dos eventos fueron ejemplos particularmente horripilantes de una tendencia en Israel que ha visto los asesinatos de 20 mujeres en promedio cada año desde 2011 hasta ahora, en todos los sectores sociales, por personas cercanas a ellos, según una sombría cuenta mantenida por el periódico Haaretz , en hebreo.

Este año hubo dos asesinatos de este tipo, ambos en enero.

Luego, justo cuando este artículo iba a ser publicado, Mastwell Mandparo, de 31 años, fue asesinada a puñaladas en su casa en el suburbio de Holon en Tel Aviv; su esposo confesó el asesinato.

Los profesionales en este campo saben que la violencia doméstica aumenta cuando las familias están juntas, como durante fiestas y vacaciones. Varios expertos que hablaron con The Times of Israel utilizaron la misma analogía: una olla que llegó a punto de ebullición durante la crisis actual.

Israel no está solo. Países de todo el mundo informan aumentos en los pedidos de ayuda durante este período, y el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, habló sobre la violencia contra las mujeres a principios de este mes.

También a principios de este mes, la Policía de Israel, a menudo la primera  escala para una mujer que siente que ella o sus hijos están en peligro inminente, informó un aumento del 16 por ciento en las llamadas de mujeres angustiadas desde el inicio del brote de coronavirus. (No pudieron proporcionar cifras actualizadas).

Los expertos suponen que esto no  refleja el alcance real de la angustia.

Las mujeres en relaciones ya tensas, atrapadas en casa con niños durante todo el día, enfrentando presiones económicas y posibles pérdidas de empleo, así como incertidumbres sobre el virus en sí, deben tener dificultades para llamar por  teléfono, ya sea a la policía o a los servicios sociales cuando sus maridos están cerca, dicen.

No hay una posibilidad de escape para estudiar, trabajar, ir de compras o ver amigos. Con las escuelas cerradas, no hay forma de proteger a los niños de los gritos. Los esposos propensos a la violencia que se sienten fuera de control debido a la situación probablemente reaccionan en exceso al observar, quejarse y enojarse por cada movimiento de todos.

Orit Sulitzeanu, director ejecutivo de la Asociación de Centros de Crisis de Violación en Israel, que se ocupa particularmente de casos de violencia sexual dentro y fuera del hogar, dijo que hubo un aumento del 50% en la comunicación por chat en línea.

Durante períodos normales, uno de cada cinco niños en Israel es abusado sexualmente hasta la edad de 18 años, generalmente por alguien de la familia, según la investigación, dijo. Las cifras del mundo occidental indican que una de cada cinco mujeres mayores de esta edad es violada en algún momento de sus vidas, y una de cada tres experimenta algún tipo de agresión sexual.

“Se han presentado quejas sobre la exposición de los niños a la explotación sexual en línea”, dijo Sulitzeanu, “por ejemplo, una niña que se estaba vistiendo con todo tipo de atuendos fue víctima de un pedófilo”. Hay niños cuyos padres no tienen tiempo para ellos durante el aislamiento que se encierran en sus habitaciones y buscan atención en otro lugar”.

A principios de este mes, las llamadas a la línea directa 105 del gobierno, que permite a los niños, jóvenes y sus padres denunciar el abuso en línea, aumentaron en un 50%.

Un horrible sitio de Facebook (en hebreo) llamado “Caught Red Handed” (Agarrado in fraganti) está documentando casos de comportamiento de pedófilos en línea en tiempo real.

Al comienzo del brote de coronavirus en Israel, el Ministerio de Bienestar Social no incluyó a la mayoría de los trabajadores sociales en la lista de profesiones esenciales a las que se les permite seguir trabajando. Las autoridades locales enviaron a muchos de ellos a sus hogares con licencia no remunerada y a la Asociación de Trabajadores Sociales de Israel le tomó un par de semanas convencer a los tomadores de decisiones para que cambiaran de opinión.

Ahora ya están trabajando, manejando departamentos de la autoridad local que se ocupan de la violencia familiar. Los 14 refugios del país, con una ocupación promedio del 90%, han estado abiertos en todo momento, al igual que varias líneas de ayuda administradas por diferentes organizaciones.

Los refugios son la solución más extrema para una mujer que siente que ella y su familia están en peligro. Debe abandonar su rutina, mudarse a una parte diferente del país y desarraigar a sus hijos de sus escuelas y amigos. A las familias se les asigna una habitación y hacen comidas comunales y usan otras instalaciones.

Naomi Schneiderman, directora ejecutiva de Women to Women, que administra un refugio y alojamiento en una casa de reinserción social, dijo que los desafíos logísticos y financieros debido a la pandemia estaban empeorando la situación ya difícil.

Fue su refugio que el primer ministro Benjamin Netanyahu y su esposa Sara visitaron en 2018 para conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Netenyahu dijo que él y su esposa habían estado “perturbados” por la visita y estableció rápidamente un comité interministerial sobre violencia doméstica, después del cual, según varios profesionales en el campo, no se supo nada más.

Schneiderman dijo que era un desafío mantener el distanciamiento social entre grupos de hasta 12 familias con niños que no están en marcos regulares, todos conviviendo en lugares cerrados.

 

Las familias comen por turnos. Gran parte de la terapia se realiza en Zoom. Los voluntarios se han ido, “un gran dolor”.

Schneiderman dijo: “Toda la premisa aquí es de interacción humana y de cercanía. La respuesta intuitiva cuando entra una mujer es abrazarla, pero ahora no podemos hacerlo.

“Estamos hablando de familias que experimentan una crisis dentro de una crisis”, continuó. “El trasfondo es el post-trauma [PT] y ahora esto, el aislamiento por el  coronavirus contribuye a un estrés adicional tanto para las madres como para los niños”.

Las familias que piensan abandonar el refugio han puesto esos planes en suspenso, y las nuevas familias deben aislarse durante los primeros 14 días. “No es propicio para todo el enfoque terapéutico y el proceso de recuperar la autonomía y el respeto propio. Es como estar prisionero, solo en mejores condiciones”, dijo Schneiderman.

Para mejorar la situación, el Ministerio de Bienestar Social y la Organización Sionista Internacional de Mujeres están planeando abrir una instalación a finales de esta semana para quienes necesiten pasar al aislamiento inicial y temporal.

Women to Women actualmente tiene 16 familias que viven en hogares intermedios en la comunidad. “Muchos de ellos trabajan en trabajos simples como la limpieza de la casa y no califican para beneficios de desempleo en este momento”, dijo Schneiderman. “Algunos no han trabajado lo suficiente como para calificar. Hemos estado recaudando fondos y tratando de ayudarlos. Puede ser difícil para ellos, incluso en el mejor de los casos”.

Dina Havlin Dahan, presidenta de la organización paraguas de los refugios, dijo: “Puede sonar extraño, pero las mujeres en los refugios tienen suerte, especialmente durante este período. Están en un lugar protegido y seguro. Sus hijos están ocupados durante muchas horas en el día. Tienen comida, todo lo que necesitan desde el punto de vista físico. Están en una posición mucho mejor que las víctimas de violencia que están encerradas en casa con los perpetradores”.

Havlin Dahan, quien dirige uno de los dos refugios mixtos para mujeres judías y árabes, dijo que pensaba que después de un período inicial de gran presión luego del inicio del covid 19, los residentes habían entrado en una rutina y un “período de calma”, habiendo ajustado su expectativas.

“Muchas cosas simplemente no están sucediendo en este momento, como casos legales o decisiones sobre pensiones alimenticias, asignaciones o pagos de deudas. No las estamos preparando para buscar apartamentos, para comenzar a estudiar o trabajar. Es un poco como el silencio antes de la tormenta. La frustración vendrá después cuando se levanten las restricciones y se pregunten por qué no se han hecho progresos”.

Si bien el alcance de la violencia familiar en la comunidad ultra ortodoxa relativamente cerrada es similar a la de la población en general: unas 200.000 mujeres y 600.000 niños sufren abusos domésticos en todos los sectores de la población cada año, la conciencia sobre los servicios disponibles a menudo no es tan accesible como en otras comunidades, según la organización Bat Melech.

Hay desconfianza de las autoridades no religiosas y, a menudo, una renuencia a involucrar a la policía. Los miembros de la comunidad pueden ser rechazados por recurrir a las autoridades externas para obtener ayuda sobre asuntos familiares.

Algunas mujeres temen que al admitir abiertamente que sus esposos las golpeen, dañarán las perspectivas de sus hijos de hacer una buena pareja y la posición de su familia en la comunidad.

También pueden creer que deben continuar tratando de trabajar sobre sus matrimonios, de acuerdo con la orden religiosa para hacerlo, sin darse cuenta de que la violencia cruza la línea.

Los dos asesinatos en 2017, ambos cometidos por hombres religiosamente observadores, que afirmaron que estaban librando al mundo de los “Amalecitas” (enemigos bíblicos del pueblo judío), impulsaron a la organización Bat Melech a una campaña masiva de sensibilización en la comunidad Haredi que incluyó la amplia distribución de calcomanías con el nombre y los datos de contacto de la organización, y luego se comunicó con los líderes de la comunidad sobre la violencia en la familia y los alentó a visitar los refugios para escuchar relatos de primera mano.

Dos años más tarde, la conciencia dentro de la comunidad sigue siendo mucho menor que entre el público en general, dijo Jacobsohn, lo que agrava los temores allí y en toda la sociedad de una “crisis dentro de una crisis” oculta: la violencia doméstica que se cuece bajo la superficie mientras las familias se ven obligadas a estar juntos por  largos períodos y las tensiones aumentan.

“Tenemos que hacer que la comunidad preste atención, que note cosas, que sepa a dónde referir a las personas”, dijo Jacobsohn. “Durante el aislamiento, la gente no verá mujeres maltratadas en la universidad, en el jardín, en la sinagoga. Estamos haciendo todo lo posible para transmitir el mensaje, para llegar a todos los círculos que rodean a las mujeres”.

Durante el primer mes de la crisis por el coronavirus, antes del aislamiento total, las llamadas a la línea de ayuda de Bat Melech crecieron en un 35-40%. Las cifras precisas para el período posterior aún no están disponibles.

Algunas mujeres querían información legal, otras se sentían amenazadas. Apenas unos minutos antes de encender las velas en la víspera de Pesaj a principios de este mes, Jacobsohn recibió una llamada de una mujer que no había respondido los mensajes de WhatsApp. “Todo lo que escuché en el fondo fueron gritos”, dijo. “Inmediatamente contacté a los servicios sociales.

“Muchas mujeres ultraortodoxas no tienen televisores ni teléfonos celulares. No tienen acceso a las redes sociales. No es fácil llegar a ellas en tiempos normales, y mucho menos en el período de coronavirus”, dijo Jacobsohn, abogada y madre de ocho hijos, a The Times of Israel.

Al referirse al caos inicial en vecindarios ultraortodoxos cuando se instaló el coronavirus, Jacobsohn agregó: “Hemos visto cuán crítica ha sido la información precisa y oportuna. Las vidas están en juego”.

Las familias ultraortodoxas tienden a ser grandes. De repente, con las escuelas cerradas, 10 niños, tienen que estar aislados en apartamentos, que a menudo son pequeños.

Jacobsohn dijo que no sería profesional predecir lo que sucederá una vez que se levanten las restricciones por el coronavirus.

Havlin Dahan dijo que estaba preparada para una ola de referencias, pero no sabía si sucedería. “Hay una angustia terrible allí afuera. Lo escuchamos ¿Pero cómo se desarrollará? El período es tan loco que no lo sé.

Yael Levin, una trabajadora social que administra un refugio propiedad de la organización de mujeres Na’amat y el Ministerio de Bienestar Social, dijo que esperaba que aumentara la demanda de terapia y tratamiento e indicó que el coronavirus había puesto al descubierto los efectos de la falta de financiamiento de parte del gobierno por años.

En el trabajo social, no había regulaciones que limitaran el número de clientes para que un trabajador social pudiera considerarse responsable de 150 familias, dijo. La profesión estaba mal pagada y cientos de trabajos disponibles estaban disponibles.

Orit Sulitzeanu también teme que el sistema no pueda hacer frente.

Al señalar que el comité encargado de manejar el tema del coronavirus no incluye a ninguna mujer, dijo: “El estado no ve a estas personas. Entiendo que el coronavirus nos afecta a todos. Pero antes que nada debemos ver las poblaciones más débiles. Es fácil ver la necesidad de comida. Pero las comunidades tienen problemas complejos que generalmente son transparentes, y ahora aún más”.

 

Traducido por Alicia Weiss para Radio Jai con información de Haaretz

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni