-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

¿Que pasó en el San Valentín de 1349?

En el día de San Valentín de 1349, miles de judíos fueron quemados hasta la muerte, acusados de envenenar pozos.

La mayoría de las personas asocian el 14 de febrero con el amor y la amistad.

Pero sin embargo, hace cientos de años, el Día de San Valentín fue testigo de un horrible asesinato en masa, cuando 2.000 judíos fueron quemados vivos en la ciudad francesa de Estrasburgo.

Era el año 1349, y la peste bubónica, conocida como la Peste Negra, se extendía por toda Europa, aniquilando comunidades enteras.

La Peste negra de 1348 y 1349, mató a millones de personas.

Se estima que el 60% de los europeos, murieron a causa de la peste.

Un escritor italiano, registró lo que la peste había ocasionado en la ciudad de Florencia, donde él vivía:

“Todos los ciudadanos llevaban cadáveres para ser enterrados”

“En cada iglesia, se cavaron pozos profundos, y de esa manera, los pobres que morían durante la noche, eran rápidamente arrojados al pozo”.

La peste bubónica fue causada por una bacteria llamada Yersinia pestis, que se transmitía por pulgas, que viven en roedores como ratas y ratones.

La enfermedad todavía existe, y enferma a miles de personas cada año, incluyendo a gente de los Estados Unidos, y otros países desarrollados.

Detectada temprano, la peste bubónica se puede tratada con medicamentos.

En la Edad Media, por supuesto, no existía ningún tratamiento médico, para mitigar los efectos devastadores de la peste.
El primer gran brote europeo de peste, ocurrió en Messina, Italia, en 1347, y se extendió rápidamente desde allí.

Los historiadores estiman que la ola más grande de peste bubónica, la pandemia que se denominó La Peste Negra, se originó en Asia Central.

A medida que comenzó a arrasar comunidades enteras europeas, las personas aterrorizadas buscaban a alguien a quien culpar.

Por lo tanto, los judíos eran una elección natural.

Alegaron que los judíos habían envenenado los arroyos y pozos de agua, e incluso el aire, para aniquilar a los cristianos de cada país.

Aunque era evidente que los judíos también se enfermaban y morían, muchos cristianos acusaban a los judíos de propagar deliberadamente la enfermedad para dañar a los cristianos.

Más de 300 comunidades judías en Europa en ese momento, fueron atacadas violentamente por multitudes que los culpaban de propagar la peste.

En Colonia, los judíos fueron encerrados en una sinagoga, y esta luego fue incendiada con todos adentro.

La comunidad judía de la ciudad Mainz, fue asesinada completa en solo un día.

Los judíos fueron masacrados y torturados en toda Europa, en España, Italia, Francia, los Países Bajos y Alemania.

El emperador del Sacro Imperio Romano, Carlos IV, decretó que todos los bienes de los judíos asesinados, por supuestamente propagar la peste negra, podrían ser incautados por sus vecinos cristianos.

Con este incentivo financiero para matar judíos, los ataques se intensificaron aún más.

En 1349, un grupo de señores feudales de la región francesa de Alsacia, incluso hicieron oficiales los ataques contra los judíos.
Estos se reunieron en la ciudad francesa de Benfeld, y culparon formalmente a los judíos de la Peste Negra.

Este “Decreto de Benfeld” tuvo un efecto inmediato, cuando los judíos de treinta comunidades de Alsacia fueron atacados.

Solo la ciudad de Estrasburgo, que tenía una gran comunidad judía, resistió, y protegió a los judíos de su ciudad, aunque el ambiente en Estrasburgo era tenso.

La Peste Negra, aún no había llegado a la ciudad, sin embargo, los ciudadanos esperaban ansiosos el primer caso de víctimas que murieran algún día, para poder acusar a los judíos.

Aunque el obispo Berthold III de Estrasburgo, criticó a los judíos, el alcalde Kunze de Wintertur, el sheriff de Estrasburgo, Gosse Sturm, y un líder laico, llamado Peter Swaber, se mantuvieron firmes, defendieron y protegieron a los judíos de Estrasburgo.

Pero el 10 de febrero de 1349, los ciudadanos finalmente se sublevaron, y derrocaron al gobierno de la ciudad de Estrasburgo, instalando “un gobierno inestable del pueblo”.

Este odioso grupo, liderado por los gremios de los carniceros y sastres, que ahora estaban a cargo del gobierno, y que eran respaldados financieramente por nobles locales que odiaban a los judíos, esperaban apoderarse de sus propiedades.

Uno de los primeros actos de esta mafia, fue arrestar a los judíos de la ciudad, acusados ​​de envenenar los pozos cristianos, para difundir la Peste Negra.

El viernes 13 de febrero de 1349, fue un día negro para los judíos de Estrasburgo.

Bajo una fuerte guardia armada, mujeres, niños y hombres, fueron sacados de sus hogares, encarcelados y acusados ​​de asesinato.

Se les dijo que cualquier judío que estuviera dispuesto a convertirse al cristianismo se salvaría.
Mientras los aterrorizados judíos esperaban su destino, los nuevos gobernadores de la ciudad, estaban construyendo una enorme plataforma de madera, que podía albergar a miles de personas dentro del cementerio judío.

El día siguiente, fue el 14 de febrero, Día de San Valentín.

Designaron el día de este santo, como la fecha en que ejecutarían a toda la población judía de Estrasburgo.

En la mañana del día de San Valentín, una gran multitud se reunió para observar el horrible espectáculo.

Un sacerdote local, llamado Jakob Twinger von Konigshofen, registró la espeluznante masacre:

“Quemaron a los judíos en una plataforma de madera en su cementerio, donde había alrededor de dos mil de ellos”.

“Algunos niños pequeños, fueron arrancados de los brazos de sus padres y salvados, para que pudieran ser bautizados y criados como cristianos”.

“A medida que la enorme estructura de madera se consumía, 2.000 mil judíos fueron quemados vivos lentamente, en tanto que su asesinato tomó horas”.

“Después, la ansiosa gente del pueblo, revisaba entre las cenizas humeantes, no para buscar sobrevivientes, sino buscando objetos de valor”.

“Toda deuda que se debía a los judíos fue cancelada”.

“Luego, el gobierno tomó el efectivo que poseían los judíos, y lo dividió entre los trabajadores de forma proporcional”.

“El dinero fue de hecho lo que mató a los judíos”.

“Si hubieran sido pobres, y si los señores feudales no hubieran estado endeudados, no habrían sido quemados”.

“Sin embargo, ni el gobierno, ni los ciudadanos de Estrasburgo, recibieron ninguna crítica”.

“Sino que al contrario, unos meses después, el emperador Carlos IV, indultó oficialmente a los ciudadanos de Estrasburgo, por matar a los judíos de su ciudad, y por robarles su dinero”.

Con el paso de tanto tiempo, muchos se fueron olvidando de esta masacre, que condujo a la tortura y al asesinato de cientos de miles de judíos durante la Peste Negra.

Sin embargo, por las víctimas, no debemos olvidarnos, sino que lo debemos recordar.

Por Eli Suli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni