-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" La inteligencia de un hombre no se mide por su sabiduría, sino por su creatividad "   Albert Einstein

Allanaron una Mikve por romper la cuarentena

Durante la noche de ayer (domingo), el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, encabezó un allanamiento, junto a la Policía de la Ciudad, a la mikve de la comunidad Ajdut Israel de la calle Moldes en el barrio porteño de Belgrano, Argentina, que había convocado pese a la prohibición dispuesta por el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 297/2020, que impuso el aislamiento social, preventivo y obligatorio para combatir la pandemia del coronavirus Covid-19.

Desde las redes sociales, la comunidad Ajdut Israel comunicó que la mikve continuaría abierta, con restricciones de horario, algo que no está permitido pues según las normativas impuestas por las autoridades gubernamentales debería permanecer cerrado. Pero aclaraban que estaba prohibido el ingreso de mujeres en cuarentena o con síntomas.

El artículo 5 del Decreto 297/2020 establece que durante la vigencia del “aislamiento social, preventivo y obligatorio” no podrán realizarse eventos culturales, recreativos, deportivos, religiosos, ni de ninguna otra índole que impliquen la concurrencia de personas.

Según se informó, la DAIA se expresó al respecto y declaró que “destaca y apoya la labor del Ministerio Público Fiscal y su Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) y seguirá estando a disposición para trabajar en conjunto para garantizar el cumplimiento de la ley y el cuidado de todos”.

Como resultado del operativo, tres personas fueron demoradas (entre ellos el rabino Daniel Oppenheimer ) por la violación al artículo 239 del Código Penal. La causa quedó radicada en la fiscalía a cargo de Maximiliano Vence.

Las mujeres que requerían utilizar la Mikve portaban una carta del gran Rabino de AMIA, Gabriel Davidovich, que solicitaba a las autoridades facilitar el movimiento para el cumplimiento de un importante precepto religioso.

La actitud de los implicados responde a la normativa establecida en Israel por el Gran Rabinato donde las mikvaot de hombres fueron cerradas y las de mujeres permanecen abiertas,  con instrucciones estrictas en relación al cuidado de las mismas.

El ritual de sumergirse en las aguas de la Mikve luego del período de alejamiento del marido por el período menstrual es central en la vivencia familiar judía en lo que se denomina “Taharat Hamishpajá”, leyes de pureza familiar. La mujer está obligada a ingresar en la Mikve antes de volver a mantener relaciones sexuales con su marido y de no hacerlo debería continuar en abstinencia.

Vale recordar que uno de los elementos que hizo a que muchas epidemias no tocaran a los judíos de Europa  y por lo cual fueron acusados fueron las leyes higiénicas halájicas de lavado de manos y presencia de mikvaot en épocas donde el lavarse no era habitual.

Una situación de mayor gravedad se dió en Shabat donde determinados grupos rezaron en Minián (grupo mínimo de 10 varones) en el SUM de algún edificio del barrio de once. Esta transgresión es producto absoluto de la ignorancia y falta de respeto a las decisiones del ministerio de Salud y lo establecido por el rabinato, que convocó a no congregarse y rezar en solitario, (Tefilat Yajid). Hay dos disposiciones halájicas que prohiben esta actitud, la primera el principio de “Dina de Maljuta Dina” la ley del país en este tipo de situaciones está por encima de la ley judía y el concepto de Pikuaj Néfesh que establece que se deben trasgredir incluso todas las normas sabáticas para cuidar y salvar una vida.

¿Pueden los detenidos ir presos por la convocatoria?

Si, pero será una cuestión de tiempo para revelar si en aquella reunión ocurrió algún contagio del COVID-19. Sin embargo, aunque no exista tal contagio, el incumplimiento de la cuarentena puede traer severas consecuencias a quienes la han roto.

ARTICULO 202. – Será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas.

ARTICULO 205. – Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más