Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Polémica en CISSAB por el espacio de tefilá

Cada uno de nosotros vive la religión como la siente. Nadie tiene razón de “qué está bien” o “qué está mal”.

En este caso puntual, un grupo de socios de CISSAB, desde principio de año, propone un espacio para juntarse entre aquellos que lo deseen y poder rezar juntos. Desde su página “Tefilá en CISSAB”, convocan a todos los socios a juntar el minián y poder cumplir con los rezos diarios (shajarit, minjá y arvit), ya sea en la casa de alguien, o en lugares apropiados sin generar disturbios ni molestias.

Sin embargo, a una persona le pareció “inapropiado” rezar en lugares comunes del club, ya que, según ella, es un “country para deportes y esparcimiento, laico y libre”.
No tardaron en llegar los reclamos y las respuestas a quien decidió “vetar” el rezo conjunto.

Pero el problema no está en quien lo dijo, ni en quien ni que respondieron, sino en el concepto propio del espacio común y el respeto hacia el otro.

Esta persona, dice que nadie hace deportes “ni vamos a la pileta” (sic) en el templo, porque “ese es el lugar para la oración, los espacios comunes NO”, aunque olvida la condición de judío del club de campo.

Ahora bien, ¿dónde está el problema de rezar en compañía? Según la ley judía, se necesita un minián (un mínimo de 10 adultos hombres mayores de 13 años) para comenzar el rezo. Cada uno lo hace en silencio y leyendo en conjunto los momentos correspondientes, y no se ve allí un conflicto.

Nadie anda por ahí gritando a los cuatro vientos que vayan todos a rezar ni se ubican en el medio de una clase de rikudim para “molestar” a quienes bailan con su espacio de religión.

El grave problema está en no dejar al otro poder cumplir con una mitzvá.
En estos días tan especiales para el pueblo judío, como lo son el Día del recuerdo a las Víctimas del Holocausto, Iom Hazikaron y Iom Haatzmaut, es más importante entender el respeto por el otro.

La misma persona, da por terminadas sus opiniones, pidiendo que “no inicien una grieta en el country”, aunque parece haberla abierto sin darse cuenta.

¿Está mal rezar en un club? ¿Es un delito? Acaso si uno no quiere participar, ¿debe prohibir que otro lo haga? Habría que mirar más para adentro y pensar. O rezar.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni