Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Teddy Kollek: el mayor constructor de Jerusalén desde tiempos de Herodes

Yitzhak Rabin lo llamó el mayor constructor de Jerusalén desde Herodes el Grande. El Sr. Kollek fue uno de los fundadores de importantes hitos de la ciudad y el estado modernos: el Museo de Israel, la Fundación Jerusalem, el Teatro Jerusalem, la Cinemateca, el Teatro Kahn y otras instituciones culturales.

El 27 de mayo de 1911, al hogar de Alfred Kollek y Margaret Fleischer ubicado en Nagyvázsony, cerca de Budapest, por aquel entonces parte del Imperio austrohúngaro llegó Theodor, quien luego sería conocido como Teddy.

La elección del nombre del pequeño no fue casual, Alfred era un convencido y entusiasta sionista y dio a su hijo ese nombre en honor de Theodor Herzl, fundador del movimiento político judío. Al poco tiempo de nacer Theodor la familia se mudó a Viena. En 1935, tres años antes del Anschluss de Austria por parte de los nazis, la familia emigró a Palestina, región que por aquel entonces se encontraba bajo mandato británico. Theodor, que compartía la ideología sionista de su padre, contribuyó de manera muy activa a la colonización judía de Palestina. En 1937 fue cofundador del kibbutz Ein Gev, cerca del Mar de Galilea. Aquel mismo año se casó con Tamar Schwarz, con la que tuvo dos hijos; Amos, un conocido escritor y cineasta israelí, y Osnat.

En el período anterior a la creación del estado de Israel, Kollek sirvió en la Haganá y el Mossad obteniendo fondos, asegurando el suministro de armas y ayudando a traer inmigrantes al nuevo estado.

Los israelíes, que rara vez están de acuerdo en diversos tópicos, coinciden en señalar que si Jerusalén no se ha convertido en lo que fueron Belfast o Beirut es, en gran medida, gracias a su muy popular alcalde, el laborista Teddy Kollek.

Los electores lo votaron como alcalde, durante casi tres décadas consecutivas. Fue un estrecho colaborador de Ben Gurión, el padre del Estado de Israel, en el Partido Laborista, hablaba mal el hebreo y se dormía en los actos públicos. Se le tiene también por valiente. Al respecto se citan sus paseos sin guardaespaldas por el casco antiguo de la ciudad, de mayoría árabe o aquella vez en que un ultraortodoxo judío le escupió a la cara y Kollek le persiguió a la carrera, para reparar su honor. “En junio de 1967 costó pocos minutos superar las murallas que dividían la ciudad en parte árabe y parte judía”, declaró el alcalde al Jerusalem Post. “Pero serán precisos otros 200 años para tender puentes que superen la división de ambas comunidades”. En 20 años Jerusalén ha doblado su población.

Para conseguir que “la tensión sea menor que la que debería ser”, Kollek ha hecho todo lo posible en las dos últimas décadas. Ha intentado elevar el nivel de los servicios municipales en la vieja Jerusalén árabe al de los modernos barrios periféricos judíos. No ha conseguido pese a ello, que un solo árabe figure en el consejo municipal, de 31 miembros. “Tienen miedo de ser acusados de colaboracionistas”.

Teddy, como todos lo llaman, cree que el nivel de seguridad en Jerusalén es muy superior al de cualquier capital occidental, y tiene razón. “Lo que ocurre es que aquí un fanático judío con una bomba cerca de una mezquita, o un árabe que apuñala a un israelí, destruyen de inmediato la frágil paz entre ambas comunidades”.

Desde 1967 el Gobierno israelí ha animado extraordinariamente la construcción en Jerusalén, como un modo de asentar su dominio sobre la controvertida ciudad santa. El alcalde ha tenido no pocos roces con la Administración central, por su empeño de que se respete el viejo estilo arquitectónico de la región: las casas bajas y con muros de piedra natural. El Ayuntamiento ha negado sistemáticamente permiso para la construcción de esos edificios de desnudo cemento que afean la mayoría de Israel, pero en bastantes casos ha perdido la batalla frente al Gobierno.

Kollek ha lanzado más proyectos de construcción y restauración de edificios en Jerusalén que cualquier otro alcalde de la ciudad desde el gobierno del sultán turco Suleiman el Magnífico en el siglo XVI que construyó las viejas paredes de la ciudad.

El conflicto entre árabes y judíos no es el único en esta ciudad mágica. La tensión entre los judíos laicos y los ultraortodoxos provoca periódicamente disturbios públicos. Los haredim querrían que restaurantes, cines y calles fueran completamente cerrados durante el shabat. En ese frente, Kollek pelea duro por conseguir que Jerusalén sea “como cualquier otra ciudad del mundo libre”.

Kollek murió el 2 de enero de 2007 a los 95 años de edad. “Teddy era Jerusalén y Jerusalén era Teddy”, dijo el entonces alcalde de la ciudad Uri Lupolianski, luego de informar el fallecimiento de una de las más famosas figuras políticas de Israel.

En 1988 recibió el Premio Israel, máxima distinción del Estado de Israel. Otros galardones y distinciones que ha recibido son el Premio de la Paz del Comercio Librero Alemán en 1985, el Premio Moses-Mendelssohn, el título de caballero asociado de la Orden de San Juan y el título de Doctor Honoris causa por la Universidad del Neguev. En 2001 fue nombrado ciudadano de honor de Viena, ciudad en la que vivió durante su infancia y juventud.

El principal estadio de Jerusalén, donde juega como local el equipo de fútbol Beitar Jerusalén recibe el nombre de Estadio Teddy Kollek en su honor.

“El nombre de Kollek y la gloria de Jerusalén siempre serán inseparables”, dijo Olmert en una declaración donde expresaba su duelo por la muerte de su ex adversario político.

Dr Mario Burman para Radio Jai

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni