Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

¿Necesita Human Rights Watch incitar al antisemitismo?

Es muy notorio que esta semana la organización Human Rights Watch hizo público un informe de más de 200 páginas que tituló: “Se cruzó el umbral: las autoridades israelíes y los crímenes de apartheid y persecución”.

El umbral en realidad lo cruzó HRW. Y no es la primera vez. Ya el título del informe es falso, infamante e incita al odio. La organización tiene su sede en Estados Unidos, y desde allí emitió este libelo, a través del cual no sólo difama y miente sobre Israel sino que al emitirlo y comentarlo desde muy lejos del Medio Oriente, se convierte en una herramienta para que los antisemitas ataquen de nuevo. ¿No le alcanzan a HRW los ataques anti judíos en las ciudades norteamericanas y los asesinatos crecientes, ni los aberrantes horrores que padecen los judíos en Francia y otras partes de Europa, para además lanzar un documento insultante, escrito por un odiador serial, mientras la organización no parece tener similares urgencias por reales problemas de violaciones a los derechos humanos, entre ellos, sin duda el creciente antisemitismo, y ni que hablar las barbaries que se cometen en Siria, el trato a las mujeres en países musulmanes y otras lindezas?

El informe fue sustancialmente escrito por Omar Shakir que es el “Director de Israel y Palestina” de la Organización. Shakir está en el cargo desde 2016, luego de muchos años de trabajar como activista en campus universitarios hablando que “el apartheid en Israel es real”, y habiendo presionado sin éxito a Airbnb y a FIFA para que boicotearan a Israel. Shakir vivió en Israel, y como en Israel hay democracia, pudo hacer su trabajo contra el país, su gente, su convivencia, hasta que el gobierno le retiró la visa de trabajo.

HRW quiere señalar apartheid en un país donde el 20% de la población es árabe, tiene todos sus derechos y quizás integre un próximo gobierno nacional. HRW quiere ver apartheid en un país donde los gobernantes de la Autoridad Palestina van a atenderse a hospitales israelíes. HRW quiere mostrar apartheid en un país que aún sin obligación alguna ha vacunado a los trabajadores palestinos que cruzan a Israel todos los días para trabajar. HRW no quiere ver ni por asomo que Gaza está bajo gobierno del movimiento terrorista Hamas hace 16 años, lanza cohetes contra civiles israelíes indiscriminadamente con o sin acuerdos de tregua tal como sucedió esta misma semana. Si quiere ver y acusar a Israel de bloquear Gaza. Israel se defiende frente a la agresión. El bloqueo y vaya si eso es bloqueo, lo hace Egipto porque tampoco admite la infiltración terrorista de Hamas, pero eso no es significativo para HRW.

Robert Bernstein, fue un gran luchador por la libertad de expresión, que fundó la editora Random House, hoy Random Penguin, y fue además, el creador de Human Rights Watch como herramienta para defender la libertad que tanto quería cuidar. Falleció en 2019 a los 96 años. Diez años antes de fallecer, en 2009, Bernstein se enfrentó con la estructura de HRW que él había creado para combatir, entre otras cosas, la desinformación, y la acusó ya entonces de actuar en forma sesgada contra Israel. Les dijo que se buscaba todo el tiempo alguna falta en temas de derechos humanos contra Israel y se hacía silencio sobre otros países de la región que eran no sólo regímenes autoritarios sino que cometían atroces violaciones contra los derechos humanos.
En ese entonces, los Directores de HRW ya se molestaron ni más ni menos que con el fundador de la Organización por decirles la verdad en la cara. E Israel ha seguido en la mira. ¿En busca de qué?¿Qué cambio ha logrado alguna vez HRW en Medio Oriente con alguno de sus informes? Ahora, en este nuevo compendio de acusaciones, HRW acusa a Israel de que la Ley del Retorno demuestra la aplicación del apartheid. Alex Safian, Director Asociado de CAMERA (sigla en inglés del Centro de Estudios sobre Informes y Análisis del Medio Oriente) subraya que la Ley del Retorno no es racista y menos particularmente israelí. Existen leyes similares vigentes en varias democracias con grandes diásporas como México, Irlanda, Grecia, Alemania, Italia, Dinamarca, por citar algunos ejemplos. Estas leyes del retorno, ha señalado Safian están expresamente permitidas y aprobadas desde 1965 por la Convención Internacional sobre Eliminación de Todas las Formas de Discriminación. La Convención establece que países con diásporas que aceptan retorno no cometen discriminación alguna.
El politólogo y Profesor de la Universidad de Bar Ilan Gerald Steinberg es drástico y preciso respecto de la intencionalidad del informe de HRW. ”Al trazar una línea directa con África del Sur y al etiquetar al Estado judío como inherentemente racista, el objetivo del informe es deslegitimar el concepto del derecho a la soberanía judía en temas como fronteras y políticas de Estado”. Steinberg escribió en Jerusalem Post: ”El régimen sudafricano se caracterizó por una institucionalizada deshumanización cruel y sistemática. En contraste con todo ello, y sin negar que existe un conflicto político, los ciudadanos no judíos que viven en Israel gozan de todos los derechos, incluyendo votar a sus representantes en el Parlamento. El uso de la imagen del apartheid por parte de HRW en el contexto del conflicto entre palestinos e israelíes es una cínica apropiación del sufrimiento de las víctimas de lo que fue un verdadero apartheid. Todos los que viven en Israel saben que los argumentos de HRW son falsos. Toda analogía con lo que sufrió la población negra en Sudáfrica en la segunda mitad del siglo 20, no sólo banaliza y minimiza los horrores que allí se cometieron, sino que además incita al odio, lo cual parece ser su objetivo”.
El conflicto debe ser resuelto, eso no está en discusión. Pero informes que señalan un falso relato y una oprobiosa acusación, dan un mensaje muy lejano a la resolución de controversias. Estos informes incitan a que “para reparar el daño” se desmantele el Estado Judío. Es el mensaje y objetivo de Hamas, Irán, Hezbollah. ¿HRW se siente orgullosa de firmar el informe de un vocero del BDS? Cuando lo lanzan al viento sin haber siquiera conversado con alguna autoridad política o de gobierno de Israel, emiten un panfleto y manchan su trayectoria, tal como ya lo advertía su fundador en 2009, cuando la organización empezó a recorrer este camino.
Hemos sido testigos del trabajo de HRW en América Latina. Conocemos la dedicación y coraje del Director de toda la región para enfrentar y exponer a Venezuela, Cuba, Nicaragua, y tantos otros. Es un rostro de HRW que dignifica lo que quiso su fundador. Lamentamos que en otras regiones como Medio Oriente se de cabida a documentos que no son informes sino herramientas para antisemitas que quieren que Israel desaparezca. Así de triste, así de lamentable.

*Eduardo Kohn (Montevideo, 1949) es Doctor de Relaciones Internacionales y. Director de Latinoamérica en B´Nai B´rith.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni