Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

En Estados Unidos e Israel también tenemos rabinas ortodoxas que era algo que no existía en el pasado

En las últimas horas, la Corte Suprema israelí dictaminó que aquellos que se hayan convertido al judaísmo a través del movimiento reformista o conservador en Israel serán reconocidos como judíos por el Estado.

Radio Jai dialogó con la rabina Diana Villa, quien dio más detalles acerca del tema, y, además, explicó qué se siente ser mujer y rabina en el siglo XXI.

“Desde hace muchos años que se reconocían las conversiones conservadoras y reformistas realizadas en el exterior a los efectos de la ciudadanía israelí, es decir que en cuanto a la esencia no habría ninguna diferencia porque ahora se está hablando de reconocer las conversiones reformistas o conservadoras hechas en Israel”, explicó, y agregó: “Hasta ahora, un converso que tenía ya documento de identidad israelí, se podía anotar como judío, pero no era considerado ciudadano, entonces esa persona estaba en una situación muy precaria”.Si se divorciaba lo podían expulsar del país, y ahora esa persona tiene derecho a la ciudadanía israelí”, señaló.

Además, Villa comentó que “esto le molesta mucho a los ultraortodoxos, porque hasta ahora ellos eran los únicos que podían avalar a través del rabinato central ese pasaje entre la conversión y la ciudadanía”.

En Israel, el casamiento entre personas ocurre solamente en términos religiosos, no como en Argentina, por ejemplo, que existe el civil.

Otra de las cuestiones que, según estableció la rabina, dicen los ultraortodoxos es que “de esta manera se podría convertir de una forma no seria a miles de personas que no tienen ninguna conexión con el pueblo judío, y que para ellos no serían judíos ni siquiera después de las conversiones”. Sin embargo, lo que aclararon tanto los reformistas como los conservadores es que “no piensan usar esta decisión de la Corte Suprema para empezar a convertir indiscriminadamente a trabajadores extranjeros, refugiados, turistas u otros indocumentados”, sino que alguien que vive en Israel como un estudiante o alguien que se siente muy identificado con el pueblo judío y no tiene documento, se lo pueda convertir.

Por último, la entrevistada se refirió al hecho de ser rabina y mujer en el corriente siglo XXI. “Yo ya me ordené hace más de 20 años, así que es parte de todo lo que yo hago. Creo que soy un caso particular, porque desde hace mucho tiempo antes de que estudié rabinato, enseñaba Talmud a seminaristas y entonces los que hoy son rabinos me tuvieron de profesora, me respetan y nunca sentí una discriminación por ser mujer”, aseguró, y cerró: “En Estados Unidos e Israel también tenemos rabinas ortodoxas que era algo que no existía en el pasado”.

 

Por GS/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

 

 

 

 

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni