Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

“Soy hijo de desaparecidos y un nieto restituido por las Abuelas de Plaza de Mayo”

Radio Jai dialogó con Guillermo Pérez Roisinblit, hijo de desparecidos en una de las épocas más oscuras de la historia argentina entre finales de la década del 70 y principios de la del 80, quien dio detalles sobre la parte más dura de su vida, y contó la iniciativa de un proyecto para homenajear a su madre, Patricia Roisinblit.

“Soy hijo de desaparecidos y un nieto restituido por las Abuelas de Plaza de Mayo” comenzó. “Esto no lo supe hasta que me encontraron ellas cuando tenía 21 años”. Su “familia fue secuestrada el 6 de octubre de 1978” y fueron “llevados a una casona en Morón”. “Era el epicentro represivo de la zona oeste”.

Roisinblit mencionó dónde nació, lugar en el que hoy en día brinda entrevistas tanto para medios nacionales como internacionales. “Yo nací el 15 de noviembre de 1978 en el sótano de la ESMA y tres días más tarde fuimos trasladados y yo fui apropiado. Esta reconstrucción de mi historia se da en virtud de sobrevivientes de la ESMA que tiempo después, con el retorno de la democracia, pudieron dar testimonios”.

El papá fue secuestrado en su lugar de trabajo en la localidad bonaerense de Martínez, mientras que la mamá en su propia casa en el barrio porteño de Palermo. “En Morón, durante más de un mes, a mi papá lo torturaron salvajemente. Esto me lo contó mi apropiador que era agente de inteligencia de la fuerza aérea”.

En referencia a su madre, Patricia Roisinblit, quien fue víctima del terrorismo de Estado de aquella época, afirmó que, junto con otro grupo de mujeres, presentaron un proyecto para homenajearla.

“Hay un grupo de mujeres con mucha militancia y compromiso social que realizaban una investigación muy profunda y seria sobre los nombres de las calles de la ciudad de Buenos Aires, desde el punto de vista general, y específicamente del barrio de Boedo”. “Y concluyó su investigación con que solamente el 3 por ciento de las calles de la ciudad lleva nombre de mujeres, y de ese porcentaje, solo una calle, y en Puerto Madero, lleva el nombre de una víctima del terrorismo de Estado”. “De las 45 calles que tiene Boedo, ninguna lleva nombre de una mujer”.

Y fue así como se dieron cuenta de que una forma de conmemorar a Patricia, era colocar su nombre y apellido en una cuadra del barrio porteño de Boedo. “Van a presentar una iniciativa de un proyecto en la Legislatura para ponerle el nombre de mi mamá a una de las calles de Boedo”, cerró Roisinblit.

Con respecto a su abuela de 101 años, quien fue la encargada de su búsqueda en total soledad, ya que cuando pierde a su hija Patricia, era viuda, señaló: “Nos costó porque yo llegué 21 años tarde, y todos esos caprichos y esos consentimientos que uno tiene con su abuela, no lo tuve”.

En la actualidad la relación con ella es “normal” y la acompaña en estos tiempos de pandemia, incluso recibió la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Roisinblit volvió a la ESMA en varias ocasiones para dar entrevistas a diversos medios. “En ese lugar está encerrado el dolor, es muy fuerte”. “He ido más veces de las que quisiera porque no son pocos los medios que te piden hacer entrevistas ahí”.

Por GS/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni