Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Falleció un importante ex presidente del Banco Mundial y filántropo judío

James Wolfensohn, el presidente del Banco Mundial y filántropo que ayudó a guiar la salida de Israel de la Franja de Gaza, murió a los 86 años.

Wolfensohn murió el miércoles en su casa de Manhattan, dijeron los medios, de neumonía. Su esposa durante 59 años, Elaine, había fallecido en agosto.

Wolfensohn, que nació y se crió en Australia, era un banquero de inversiones cuyos esfuerzos filantrópicos habían incluido cambiar la suerte del Carnegie Hall y el Kennedy Center cuando en la década de 1990 comenzó a cabildear para ser presidente del Banco Mundial.

El presidente Bill Clinton lo nombró para el cargo en 1995 —el presidente de los Estados Unidos tiene prerrogativas de nombres— y su mandato de diez años estuvo marcado por su enfoque en la asociación, más que en el patrocinio, con el mundo en desarrollo. En lugar de disciplinar, hizo de la institución un consejero y ayudante para las economías en desarrollo. Terminó con la práctica del banco de tolerar la corrupción.

“Debemos reequilibrar nuestro mundo para darles a todos la oportunidad de una vida segura”, dijo Wolfensohn en un discurso de 2003 ante el banco y su institución hermana de préstamos, el Fondo Monetario Internacional, “con derecho a la expresión, igualdad de derechos para las mujeres, los derechos de los discapacitados y los desfavorecidos, el derecho a un medio ambiente limpio, el derecho a aprender, el derecho al desarrollo ”.

Siempre en busca de hacer el bien, su próxima aventura no fue tan exitosa. El presidente George W. Bush nombró a Wolfensohn como enviado a la Franja de Gaza del Cuarteto, la agrupación de Estados Unidos, Rusia, las Naciones Unidas y la Unión Europea que guía el proceso de paz en Oriente Medio.

Wolfensohn guió la salida de Israel de Gaza en 2005, un proceso plagado de calumnias erróneas que llevaron a la victoria de Hamas en las elecciones de 2007 y tensiones permanentes en la frontera.

Un símbolo del fracaso de la empresa fue el destino de los invernaderos atendidos por los colonos israelíes. Cuando Wolfensohn se enteró de que los colonos planeaban destruir los invernaderos al salir, recaudó 14 millones de dólares, incluidos 500.000 dólares de su propio dinero, para rescatarlos para que los utilicen los palestinos.

Para gran consternación de los líderes palestinos, cuya policía carecía de personal, estaba mal pagada y no estaba equipada, los palestinos locales saquearon los invernaderos. Sin embargo, lo que realmente condenó a la empresa, según Wolfensohn , fueron las restricciones israelíes a la exportación de productos de Gaza.

Wolfensohn dedicó toda su vida también a las ofrendas judías. La fundación familiar que estableció, administrada por sus hijos, dio a una amplia gama de causas judías en todas las denominaciones. En el momento de un perfil de JTA de Wolfensohn en 2005, los beneficiarios de la fundación incluían un grupo de defensa ambiental ortodoxo y un centro de estudios de género reconstruccionista. Él y su esposa participaron activamente en el movimiento conservador.

En 2006, sembró dinero para reproducciones perfectas de la famosa Hagadá de Sarajevo que se vendería en parte para ayudar a sostener a la pequeña comunidad judía de Bosnia .

Su activismo provino de su juventud; sus padres ayudaron a traer a Australia refugiados judíos de Europa. Estaba radicalizado, dijo, por la pobreza que encontró en África y Asia como vendedor de aire acondicionado. Finalmente se unió a bancos de inversión en Londres y luego en Nueva York. “La desigualdad fue tan sorprendente que apenas pude absorber lo que estaba frente a mí”, dijo The Washington Post en su autobiografía de 2010, “Una vida global”.

Wolfensohn, notablemente autocrítico, se describió a sí mismo como impulsado más que naturalmente inteligente. Dijo que aprendió de sus errores. Entró en el equipo de esgrima de los Juegos Olímpicos de Australia a tiempo para los Juegos Olímpicos de 1956 en Melbourne. Había ganado dos partidos y estaba en camino de ganar un tercero, cuando su oponente, durante un descanso, lo distrajo con una oferta: pondría a Wolfensohn con un nadador israelí.

“La esgrima es un poco como el ajedrez”, escribió Wolfensohn en su autobiografía. “Debes proyectar algunos movimientos hacia adelante y superar a tu oponente”.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni