Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

El laboratorio Moderna comunicó que su vacuna contra el Covid tiene un 94,5% de efectividad

La empresa farmacéutica estadounidense Moderna anunció el día de hoy que la vacuna que desarrolla para prevenir el coronavirus tiene casi 94,5 por ciento de eficacia. La compañía aseguró que no hubo ningún efecto adverso grave entre los vacunados.

El laboratorio dijo que es un “gran día” en la lucha contra el coronavirus y que en los próximos días presentará la documentación para obtener la aprobación definitiva de su vacuna contra la covid-19. Los ensayos clínicos de la empresa se realizan con cerca de 30 mil voluntarios en Estados Unidos.

El estudio, según lo que comunicó oficialmente la compañía, no arrojó “ningún problema de seguridad significativo” y en general la vacuna “fue bien tolerada”. Además, especificaron que “la mayoría de los eventos adversos fueron de gravedad leve o moderada”. Los principales efectos secundarios fueron fatiga, dolores musculares y dolor en el lugar de la inyección después de la segunda dosis de la vacuna, a un ritmo que el Dr. Stephen Hoge, presidente de Moderna, caracterizó como más común que con las vacunas contra la gripe, pero a la par de otros como la vacuna contra el herpes.

Moderna detalló que una vez descongeladas, sus dosis pueden durar más tiempo en un refrigerador de lo que se pensaba inicialmente, hasta 30 días, con temperaturas de entre 2 y 8 grados, las típicas de un frigorífico, lo que facilitaría notablemente la logística de distribución. La vacuna, al igual que la de Pfizer, requieren dos dosis separadas por varias semanas.

Hace una semana, su competidor Pfizer anunció que su propia vacuna COVID-19 tenía una eficacia de más de 90% y días posteriores que la Sputnik V de Rusia, que anunció 92% de éxito, noticia que pone a las compañías en camino de pedir permiso en semanas para su uso de emergencia en los EEUU. Las autoridades sanitarias habían adelantado que un umbral superior al 50% ya sería una noticia alentadora.

La vacuna de la compañía de Cambridge, Massachusetts, está entre los 11 candidatos en las últimas etapas de pruebas alrededor del mundo, cuatro de ellos en enormes estudios en los EEUU. Tanto la vacuna de Moderna como la de Pfizer-BioNTech son las llamadas vacunas de ARNm, una nueva tecnología. No están hechas con el coronavirus en sí, lo que significa que no hay posibilidad de que alguien pueda contagiarse con las inyecciones. En su lugar, la vacuna contiene un trozo de código genético que entrena al sistema inmunológico para reconocer la proteína punzante en la superficie del virus.

Los resultados preliminares de la vacuna experimental de Moderna han sido analizados por un comité independiente de expertos elegidos por los Institutos Nacionales de la Salud de EE UU. El comité volverá a revisar los datos del ensayo cuando se alcancen las 151 infecciones entre los 30.000 participantes, algo que parece inminente, también necesitan completar más de dos meses de seguimiento para confirmar que es segura.

Por FB/RJ
Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni