Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Crónica de un frustrado Estado para toda Palestina

El 22 de septiembre de 1948, durante la primera guerra árabe israelí, fue proclamado un ‘Gobierno de toda Palestina’ (Hukumat ‘Umum Filastin) en la Franja de Gaza, que se hallaba entonces bajo el control de Egipto.

La proclamación desconocía el Plan de Partición de la ONU y surgía como respuesta al establecimiento del Estado de Israel, por lo que la jurisdicción del nuevo Gobierno palestino abarcaba todo el territorio del anterior Mandato Británico en Palestina, aunque su alcance real quedó limitado a la Franja de Gaza.
La declaración de un gobierno palestino recibió el apoyo de todos los miembros de la Liga árabe, menos de Jordania.

Si bien el nuevo gobierno fue anunciado como un intento en consolidar las aspiraciones nacionales palestinas en una entidad política independiente, también existía la posibilidad de que la misma quede subordinada al Reino de Jordania, en respuesta al plan del rey Abdullah I quien determinó anexar los territorios de Cisjordania a su país y otorgar la ciudadanía jordana a los residentes palestinos de dichos territorios.
En la práctica, el nuevo gobierno no tenía autoridad ni logros nacionales, ni era independiente, sino que se encontraba totalmente subordinado al gobierno egipcio del rey Faruk, quien había tratado de mantener en el nivel más bajo posible el papel del nuevo gobierno palestino encabezado por el Mufti Haj Amin al-Husseini.

El primer ministro egipcio, Mahmoud Fahmi Nukrashi, había hecho un esfuerzo personal para persuadir al Mufti de no colocarse abiertamente a la cabeza del organismo nacional. Argumentaba que dañaría a la causa palestina, dado el trato que le dispensaban los Estados Unidos y Gran Bretaña, que no era el mejor, debido a su cooperación con Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, Husseini no aceptó la recomendación, y en secreto se dirigió a Gaza desde El Cairo a asumir la presidencia palestina. El 30 de septiembre de 1948, se inauguró una reunión del Consejo Nacional Palestino en Gaza. Debido a los conflictos inter árabes, los representantes del gobierno egipcio y de la Liga Árabe estuvieron ausentes en la ceremonia inaugural. Pero al segundo día, ya con el plenario de todos los delegados, se conformó el Gobierno de toda Palestina que incluía a ministros que representaban a sectores de la clase dominante de la sociedad palestina, pero principalmente estaba compuesto por familiares y simpatizantes del Mufti.

La conferencia respaldó abrumadoramente la formación del gobierno, su composición y su plataforma política, declarando que: ‘Palestina dentro de sus fronteras reconocidas, como lo era el 15 de mayo de 1948, es un estado democrático independiente con soberanía nacional y su capital es Al Quds (Jerusalén)’. El consejo aprobó una estructura constitucional según la cual se establecían un Consejo Nacional, un Gobierno, y un Consejo Supremo con Amin al-Husseini a la cabeza.

La Declaración de Palestina enfatizaba el rechazo al intento de establecer un estado judío en Palestina, y pidió una movilización general de las fuerzas árabes para derrotar al enemigo sionista. Sin embargo, ocho días después que Amin al-Husseini llegara a Gaza, los egipcios lo llevaron de regreso a El Cairo bajo una fuerte vigilancia y, a petición del rey Faruk, fue puesto bajo arresto domiciliario temporal.

Simultáneamente con la declaración del Gobierno en Gaza, se celebró otro ‘Primer Congreso Palestino’ en Ammán el 1 de octubre de 1948, en el cual se aprobó una resolución que decía que la formación del Gobierno de toda Palestina creado en Gaza iba en contra de la voluntad de los árabes y sus intereses. Esta manifestación fue dirigida por el líder de la oposición palestina Suleiman al-Taji al-Farouqi, quien le otorgó al rey Abdullah I de Jordania una ‘autoridad ilimitada para hablar en nombre de los árabes palestinos, y para negociar en su nombre una solución a su problema’.

El gobierno palestino en Gaza reaccionó, en un intento para hacer cumplir su legitimidad e influencia, emitiendo pasaportes a los palestinos que vivían en la Franja de Gaza y no eran considerados ciudadanos egipcios. Los pasaportes fueron reconocidos por seis países de la Liga Árabe, menos Jordania, que junto al apoyo de Estados Unidos, Gran Bretaña y la mayoría del resto del mundo, no reconocieron al nuevo gobierno palestino ni al Estado que declaró.

El 1° de diciembre, el día después de la firma del acuerdo de alto el fuego entre Israel y Jordania, el rey Abdullah convocó un congreso en Jericó, al cual concurrieron dignatarios palestinos y figuras públicas de Cisjordania. Fue una escalada en la lucha entre el rey Abdullah y el Mufti Amin al-Husseini por la representación de los árabes palestinos en los territorios de Cisjordania, que concluyó con la anexión del territorio al Reino de Jordania, poniendo fin al sueño de un Estado palestino en Cisjordania.

Durante su breve vida, el “Gobierno de toda Palestina” se dedicó principalmente a reclutar y organizar grupos armados para la ‘Santa Jihad’. Finalmente el gobierno palestino fue evacuado a El Cairo a fines de 1948 debido a los avances del ejército israelí y nunca se le permitió regresar a pesar que la Franja de Gaza permaneció bajo control militar egipcio hasta la Guerra de los Seis Días.

Al concluir la guerra con Israel, la administración civil palestina en la Franja de Gaza quedó completamente en manos del ejército egipcio con la continua negativa de Egipto a transferir la soberanía de la Franja al gobierno palestino. En todos los años de existencia del gobierno palestino, los intentos en lograr una soberanía real sobre la Franja de Gaza provocaron una dura respuesta de las autoridades egipcias.

En 1952, con la Revolución de Oficiales Libres en Egipto, la naciente República Egipcia recibió la autoridad completa para actuar en Gaza como fideicomiso de la Liga Árabe. En septiembre de ese año, el Consejo de la Liga Árabe declaró oficialmente que el gobierno palestino en Gaza había dejado de operar y que a partir de ese momento Palestina estaba representada en la Liga por los jefes de los estados árabes.

En 1959, el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser decidió desmantelar todo lo que quedaba de un Gobierno palestino, en su opinión, el mismo carecía de utilidad por la unión producida entre Egipto y Siria al crear la República Árabe Unida (RAU). Los famosos pasaportes palestinos emitidos perdieron su validez en el mundo árabe, y el lugar del gobierno como organismo representativo de los árabes palestinos fue ocupado gradualmente por la “Organización de Liberación de Palestina” (OLP), que fue fundada en 1964, pero esto ya es otra historia.

En síntesis, la crónica detallada nos muestra palmariamente como los gobernantes de los estados árabes boicotearon los intentos de líderes palestinos en encontrar un camino hacia una solución nacional. Los gobernantes antepusieron los intereses geopolíticos de sus países que no contemplaban un Estado palestino, y usufructuaron el sentimiento nacional palestino en beneficio de las ambiciones personales o políticas de sus respectivas naciones.

Por el profesor Yehuda Krell.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni