-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

“Más allá de que vivimos Tisha be Av con tristeza, es un día donde privilegiamos lo positivo”

Hoy por la tarde comienza el ayuno de Tisha ve av. Es un día de duelo y reflexión en conmemoración de hechos históricos negativos que se desencadenaron en esta fecha a lo largo de la historia del pueblo judío: la destrucción del primer y segundo templo, entre ellas. El rabino Moshe Blumenfeld, explicó en Radio Jai la esencia de esta conmemoración.

“Que tantas cosas malas hayan pasado en el mismo día es algo que sorprende. El dramatismo, el duelo y las cosas negativas de esta seguidilla de hechos que sucedieron en esta fecha a lo largo de la historia, creo que es algo del pasado. Si somos judíos de esta generación, ya empezamos a ver la luz que está al final del túnel, y no tanto la característica de duelo y tragedia que tiene esta fecha en la que se recuerda la destrucción del Primer y Segundo Templo, además de otras calamidades que les sucedieron al pueblo judío. Incluso en Argentina tenemos una fecha asociada, ya que lo de AMIA fue el 10 de av, un día después”, dijo el rabino.

“Hoy en día ya no le ponemos tanto énfasis al duelo, la destrucción, el pasado, la tristeza, sino que miramos para adelante con optimismo, basados en un versículo del tanaj, donde Zacarías nos dice que la destrucción de los templos, la diáspora y el exilio, en el futuro se transformarán en días festivos. Esto sucederá con la llegada del Mashiaj”.

“Como rabinos de Jabad, nosotros vivimos con las enseñanzas del Rebe, con la noticia de la redención próxima. El Rebe anunció la llegada del Mashiaj y que somos la última generación del exilio. Vivimos especialmente esta fecha porque estamos esperando al Mashiaj, y de acuerdo al anuncio profético del Rebe es algo que nosotros vamos a vivir”, explicó Blumenfeld.

“De los cuatro ayunos que son por el Templo, este es el más estricto ya que es de un día entero. Debido a la situación de salud que vivimos, muchos rabinos en Israel y la Diáspora, han determinado la preponderancia de la salud. El ayuno es un mecanismo para despertarse, para dar una mirada interior, descubrir la realidad y el sentido de la vida. El objetivo es abrir los ojos, descubrir que tenemos un alma, que queremos que este mundo no tenga las características como las conocemos, poder hablar de la fe como algo perceptible y visible, y eso es lo que representa el Gran Templo de Jerusalem, la posibilidad de percibir con nuestros sentidos al Creador”.

“Más allá de que se vive este día con tristeza,  privilegiamos lo positivo. Estamos más concentrados no en el llanto por lo perdido, sino en la alegría de lo que viene. Es algo que se puede proyectar a todas las áreas de la vida. No ver lo que perdimos, sino lo que viene, que es una reconstrucción. Hoy el judío tiene que privilegiar el futuro radiante que tiene por delante”.

Con respecto a la crisis de coronavirus, el rabino Blumenfeld dijo que “uno tiene que hacer el esfuerzo de no caer en las redes de la difusión mediática, de entrar en pánico, de paralizarse. No es por desmentir la pandemia pero creo que se está haciendo mucho daño desde lo mediático. Hay mucha gente afectada, que tiene miedo y no se mueve; eso es nocivo para la salud. El encierro también trajo sus efectos psicológicos. Lo que pasa en el mundo es por proveniencia divina y uno tiene que descubrir qué hay detrás del encierro forzado, que además fue una oportunidad para descubrirnos. A veces la cuarentena es el alma de uno que está encerrada. Esto vino para descubrir el objetivo de la vida, que hay algo más que el mundo físico, o la vida materia. Pero el cuidado, el optimismo, ver para adelante, es el enfoque que tenemos en Tisha be Av”.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni