-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Un estudio arqueológico descubrió qué comían los seres humanos hace 15.000 años en las tierras de Israel

Los seres humanos que habitaron las Cuevas de Nahal, en la región de Carmel, al norte de Israel hace 15.000 años atrás, comieron entre otras cosas serpientes y lagartijas. Así lo determinó un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Haifa. Los trabajos de investigación, publicados el miércoles en la prestigiosa revista Scientific Reports, se basan en excavaciones realizadas en el asentamiento donde habitaba la cultura natupiana, una población prehistórica de la región.

“Sabemos por fuentes históricas que ya en la edad media el ser humano comió serpientes, pero hasta ahora no había evidencia de que lo hubieran hecho incluso hace 15.000 años”, explicó el doctor Reuven Yeshuru, uno de los autores del estudio. “Es posible que con el método que desarrollamos, podamos encontrar evidencia incluso más antigua”, señaló.

La cultura natupiana en la prehistoria de la tierra de Israel, hace 15.000 años, constituye el período de transición entre las culturas de cazadores-recolectores del período paleolítico a los primeros agricultores del neolítico, que se caracteriza por la expansión de la nutrición humana.

En el sitio de las Cuevas del Nahal de la Autoridad de Naturaleza y Parques de Carmel, el sector que fue ahora excavado por el doctor Reuven Yeshuru y la profesora Mina Weinstein-Evron de la Universidad de Haifa, fueron encontrados en el pasado cientos de huesos de serpientes y lagartos entre los restos de los pisos de las casas prehistóricas.

Aunque también había huesos de ciervos y conejos cortados y quemados en el sitio, lo que indica que se usaron como alimento, los investigadores no podían entender por qué había tantos huesos de reptiles allí. Durante el estudio, los huesos se compararon con huesos que habían sido asados ​​o medio digeridos por aves rapaces.

Estudiantes de doctorado del Departamento de Arqueología lograron identificar que muchas de las lagartijas y serpientes pequeñas llegaron al sitio como partes no digeridas por las aves que anidan en los acantilados, pero al menos dos especies de serpiente grandes, no venenosas, es probable que hayan sido capturadas por las poblaciones prehistóricas para su ingesta.

“A estos hallazgos se suman testimonios anteriores acerca del consumo de animales pequeños en la dieta natopiana, más amplia como resultado de los cambios significativos en el estilo de vida y la explotación ambiental que ocurrieron con la transición de la vida nómade al sedentarismo”, detallaron los investigadores.

Con información de Ynet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni