Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Turismo en Israel: El golpe del coronavirus a una importante industria del país

Israel es una fuente inagotable de turismo, no solo religioso sino de todo tipo al haberse convertido con el tiempo en un país cosmopolita, el segundo con mayor cantidad de inmigrantes del mundo sobre el total de la población y con una oferta multicultural de eventos, gastronomía y otros atractivos para cualquier turista. David Waissman, miembro del Moreshet Derej, organización que nuclea a guías de turismo en Israel se refirió a la situación de la industria en momento donde la pandemia esta haciendo estragos a nivel turístico mundial.

“El Turismo en Israel  trae un aporte a la economía aproximadamente de veintitrés millones de Shekels anuales, es el sexto ingreso nacional, sobre todo la cantidad de gente que se logra ocupar en el rubro directamente”, expresó Waissman quien agregó que además hay que contabilizar a aquellos que viven de modo más indirecto el beneficio del turismo como son las galerías, museos y hasta el vendedor de bebidas y café en un sitio histórico arqueológico. Es decir, estamos hablando de cientos de miles de personas que dependen del turismo y este, lamentablemente, como hace veintidós años, es, no solamente el primer rubro que se afectó, sino el último que se va a recuperar, porque depende de factores no solamente locales o nacionales, si no también de la situación de los diferentes países que año tras año visitan Israel.

Se calcula que la “estabilidad” necesitará de varios meses. Los menos pesimistas hablan de un año y los más pesimistas por lo menos de dos años,  para que se recupere el ritmo que se venía llevando.

¿De qué vive una persona que durante veintidós años ha trabajado en el turismo, pensando en que ya llevamos algunos meses y que la incertidumbre acerca del futuro ni siquiera te puede ubicar?¿Cuánto tiempo más pasará sin que esté sin trabajo?.

Por el momento, existe la ayuda del seguro nacional, o en caso de independientes, como son los del rubro fiscal, pero la ayuda, solamente se brinda solo por un mes y ahora, de esa ayuda, se tiene que vivir de seis a doce meses por lo menos, lo cual obviamente es insuficiente. En definitiva uno vive de lo que fue ahorrando estos años entendiendo que en cualquier momento puede cortarse -expresa David compungido-. Cómo pasó por otros motivos, sobre todo durante la segunda intifada, entre finales del año 2000 y comienzos del año 2005, donde durante casi cinco años no hubo turismo.

Estos avatares y otros tantos o guerras es lo que afecta más el turismo en Israel. Por este motivo se ha aprendido  a que se debe ahorrar, como ahora que vivimos en una situación tan insegura como ésta, en la cual nadie sabe decir cuánto tiempo demorará recuperarse.

Ante esta situación muchos trabajadores del turismo, ya comenzaron a trabajar en diferentes profesiones que quizá ya tenían, hay quienes están adquiriendo ahora una segunda profesión o se van a trabajar en el comercio, haciendo “changas” solamente para sobrevivir -nos relata David-.

Cuando se trabaja mucho con grupos del exterior, como se hizo mención antes, ni siquiera depende de las decisiones que toma Israel sino que también habrá que ver qué pasa con los otros países y qué pasa con los temores que los viajeros tengan para encarar futuros paseos.

Se está hablando de qué tal vez a partir del primero de julio, ya comiencen a llegar los turistas, para lo cual primeramente, habría que terminar con la medida que indica que todo aquel que arribe a Israel deberá pasar dos semanas en aislamiento en un hotel o en la casa de algún familiar o conocido.

De todos modos, con un gobierno en plena formación, aun restará definir quien será el próximo ministro de Turismo.

Por el momento, se habla de un convenio con unos siete países, que están “limpios” o relativamente limpios del coronavirus, para que sus ciudadanos puedan ingresar como turistas.

De igual modo, también se especula con la posibilidad de comenzar con grupos turísticos reducidos, es decir parejas o familias pero no grupos masivos de 40 personas como las que suelen llegar por turismo religioso sobre todo.

Claro que si se llegara a encontrar un remedio y alguna vacuna antes, todo este proceso de la recuperación del turismo de modo global, no solamente en Israel, podría llegar a acelerarse, pero mientras no se den estas condiciones, lamentablemente el turismo se ve afectado por largo tiempo.

Waissman debió cancelar todo aquello que tenia precontratado. “Tenía la agenda más o menos llena en un 80%”, lamenta. De momento recomienda más bien postergar, por tiempo indefinido.

Si vida cambió y estar tanto tiempo en su casa, para alguien que se la pasa todo el día afuera “paseando” podría ser duro sin embargo, David lo vive como una bendición, es decir, dejando de lado el aspecto económico de lo que se está pasando “no me cabe duda que la mayor parte del aspecto de esta enfermedad es positivo, a nivel personal, a nivel familiar, a nivel social, tiempo para realizar una cantidad de proyectos que por el día a día uno tiene que ir postergando, inclusive el compartir más tiempo con su familia. Eso la verdad que es una ganancia neta que trajo esta dichosa corona”, relata David.

David Waissman vive en Modin, que queda justo entre Tel Aviv y Jerusalem, está casado, tiene tres nenas y hace más de veinte años que vive del turismo.

Los trabajadores del turismo este jueves van a llegar al parlamento israelí, ahí se van a reunir, y llegando desde el norte del país va a haber una concentración en la ciudad de Haifa, para viajar en hasta Jerusalem, lo mismo va a pasar desde Tel Aviv, para transmitirle al nuevo gobierno las exigencias de su gremio.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni