Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La OLP intensifica su campaña de engaños y mentiras sobre Israel

Los funcionarios palestinos amenazan de nuevo con revocar su reconocimiento del derecho de Israel a existir, esta vez si el gobierno israelí extiende la soberanía israelí a cualquier parte de Judea y Samaria. Estos funcionarios, en resumen, están diciendo que la Organización de Liberación de Palestina (OLP), una organización fundada en 1964 con el propósito de la “liberación de Palestina” a través de la lucha armada, ya no honrará la carta que el ex presidente de la OLP, Yasser Arafat, envió al primer ministro israelí Yitzhak Rabin el 9 de septiembre de 1993. En esa carta, Arafat escribió:

“La OLP reconoce el derecho del Estado de Israel a existir en paz y seguridad… acepta las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas… se compromete… a una solución pacífica del conflicto entre las dos partes… la OLP renuncia al uso del terrorismo y otros actos de violencia… la OLP afirma que los artículos del Pacto Palestino que niegan el derecho de Israel a existir… son ahora inoperantes y ya no son válidos”.

¿La OLP ha acatado alguna vez la carta de Arafat en primer lugar?

Las acciones y la retórica de los líderes de la OLP demuestran sin duda alguna que no han cumplido ninguna de las promesas que Arafat hizo. Los líderes de la OLP siguen sin reconocer el derecho de Israel a existir, y continúan participando en el terrorismo, glorificando a los terroristas y pagando tributos financieros regulares a sus familias.

Además, la afirmación de la OLP de que ha cancelado los artículos del Pacto Palestino que piden la destrucción de Israel también ha demostrado ser una farsa.

El hecho de que la OLP siga existiendo hasta el día de hoy es un indicio de que los dirigentes palestinos no han renunciado a su deseo de eliminar a Israel.

Los Acuerdos de Oslo condujeron al establecimiento de la Autoridad Palestina (AP), un órgano provisional de autogobierno designado para tener el control exclusivo de los asuntos civiles y de seguridad de los palestinos en Judea, Samaria y la Franja de Gaza. La Autoridad Palestina tiene un presidente, Mahmoud Abbas, y un gobierno que sigue gestionando los asuntos de los palestinos.

Mientras que el gabinete de la Autoridad Palestina tiene autoridad sobre los asuntos civiles y de seguridad de los palestinos en Judea, Samaria y la Franja de Gaza, la OLP es responsable de los palestinos en todo el mundo y tiene un “comité ejecutivo”, que sirve como un segundo gabinete palestino. Las funciones de este comité incluyen: representar al pueblo palestino, supervisar las diversas instituciones de la OLP, ejecutar las políticas y decisiones de los dirigentes de la OLP y ocuparse de las cuestiones financieras de la OLP.

Además, la Autoridad Palestina y la OLP tienen cada una su propio parlamento.

¿Por qué necesitan los palestinos dos órganos de gobierno separados, en particular en un momento en que siguen quejándose de las dificultades económicas y de la disminución de la ayuda financiera de los países donantes?

Y lo que es más importante, ¿por qué los palestinos siguen necesitando una organización llamada Organización de Liberación de Palestina cuyo objetivo declarado es la “liberación de Palestina” mediante la lucha armada? La presencia de la OLP contradice abiertamente la carta de Arafat en la que afirma que la OLP “reconoce el derecho del Estado de Israel a existir en paz y seguridad” y “renuncia al uso del terrorismo y otros actos de violencia”.

Cabe señalar que en el emblema de la OLP figura un mapa de “Palestina desde el mar Mediterráneo hasta el río Jordán” que abarca totalmente el Israel actual, Judea, Samaria y la Franja de Gaza. A pesar de la afirmación de Arafat de que la organización “reconoce el derecho del Estado de Israel a existir en paz y seguridad”, la OLP sigue utilizando este mensaje.

Los dirigentes de la OLP que amenazan ahora con revocar el reconocimiento de Israel no necesitan mirar más allá de su propio emblema para ver que su organización sigue engañando al mundo. Si la OLP fuera sincera sobre el cumplimiento de la promesa de Arafat, podría al menos haber sustituido un mapa que niega la existencia de Israel. Si la OLP era sincera sobre la aplicación de la carta de Arafat, podría haberse desmantelado en 1993, inmediatamente después de que su antiguo dirigente afirmara que la organización reconocía el derecho del Estado de Israel “a existir en paz y seguridad”.

Si la OLP reconoció el derecho de Israel a existir, ¿por qué su mayor facción, Fatah, sigue refiriéndose a zonas dentro de Israel como territorio “ocupado”? La semana pasada, Fatah publicó en su página de Facebook una foto de musulmanes rezando en la “ciudad ocupada de Jaffa” cerca de Tel Aviv. Si una ciudad dentro de Israel es “ocupada”, esto implica que la OLP y Fatah no creen en el derecho de Israel a existir: dicen y muestran abiertamente que consideran toda la tierra entre el Mar Mediterráneo y el Río Jordán como territorios “ocupados” que necesitan ser “liberados”. Esta redacción deja al descubierto las directas mentiras de la OLP y Arafat sobre su aparente apoyo a la solución de los dos estados. Al menos deberían recibir el crédito por ser honestos sobre lo que quieren.

Reconocer a Israel, sin embargo, no es la única promesa que la OLP no ha cumplido después de la firma de los Acuerdos de Oslo. La afirmación de Arafat de que la organización renunciaría al terrorismo y a otros actos de violencia es otro ejemplo de cómo los líderes de la OLP continúan engañando.

Varios grupos de la OLP, incluida la facción de Fatah que gobierna Abbas, han llevado a cabo decenas de ataques terroristas contra Israel desde que Arafat escribió su carta a Rabin. Muchos de estos ataques se llevaron a cabo durante lo que se llama la Segunda Intifada (2000-2005).

La semana pasada, el Tribunal del Distrito de Jerusalem dictaminó que la Autoridad Palestina debe pagar 150 millones de dólares a las familias israelíes que fueron víctimas del terrorismo palestino. El caso fue presentado por el Centro de Derecho de Israel (“Shurat HaDin”), una organización israelí que representa 17 quejas que abarcan 34 muertos y siete heridos, todas ellas de esa época. El año pasado, el tribunal dictaminó que la Autoridad Palestina era responsable de los atentados terroristas cometidos durante ese período.

El jefe del Centro Jurídico de Israel, Nitsana Darshan-Leitner, dijo que el fallo demostraba que la Segunda Intifada “no fue un levantamiento popular, sino una guerra planeada y deliberada contra la población civil de Israel”. Añadió: “Lo que Arafat no logró con los Acuerdos de Oslo, lo intentó con los atentados suicidas y los tiroteos. La causa palestina fue el genocidio contra los judíos en Israel”.

A pesar de las advertencias de Israel, la Autoridad Palestina y sus líderes se han comprometido a seguir pagando tributos financieros regulares y subsidios a las familias de los terroristas palestinos. “Los salarios de nuestros mártires, prisioneros y heridos son una línea roja”, dijo Abbas en una entrevista con Palestine TV en octubre de 2018.

“Ellos [los israelíes] lo intentan por todos los medios, y ejercen presión por todos los medios, y continúan ejerciendo. Los mártires y sus familias son sagrados, así como los heridos y los prisioneros. Debemos pagarles a todos ellos. Si un centavo queda en nuestras manos es para ellos y no para los vivos”.

Hasta aquí la promesa de Arafat de renunciar al terrorismo y a todos los actos de violencia contra Israel.

Finalmente, la falsa afirmación de que la OLP ha eliminado de su carta las cláusulas que describen el establecimiento de Israel como “totalmente ilegal” y que instan firmemente a la “liberación de Palestina” se contradice nada menos que con los propios líderes de la OLP.

Poco después de que se hiciera la afirmación en 1998, varios funcionarios de la OLP se apresuraron a aclarar que el pacto no había sido alterado.

Ziad Abu Zayyad, un alto funcionario de la OLP, explicó: “Israel no debe exigir que la OLP altere su pacto, así como la OLP no exige que la nación judía cancele la Biblia”. (Discurso a la Federación Judía Americana, 23 de octubre de 1993).

Tayseer Qaba, vicepresidente del Consejo Nacional de la OLP, dijo: “No tenemos intención de cambiar o anular el Pacto, sino que nos adheriremos a él hasta nuestro último aliento, ya que encarna la esencia de nuestras demandas”. (A-Nahar, 19 de septiembre de 1995).

El Secretario General del Frente de Liberación Árabe de la OLP, Abu Abbas, también negó que el pacto hubiera sido cambiado:

“El Consejo Nacional [Palestino] no votó para anular el Pacto, sino que anunció su disposición a cambiar el Pacto bajo ciertos términos. Si se cumplen los términos, será modificado. De lo contrario, el Pacto permanecerá como está. El Pacto aún no ha sido cambiado, y esto es mejor entendido por el enemigo [israelí] que por nuestro propio pueblo”, (Al-Bilad, 11 de junio de 1998).

Si la OLP anuncia su decisión de revocar su reconocimiento de Israel, los líderes de la organización deben ser expuestos por su programa de mentiras incesantes durante las últimas tres décadas. Desde 1993, la dirección de la OLP ha hecho todo lo posible para demostrar que la carta de Arafat a Rabin no valía el papel en el que estaba escrita.

Fuente: Gatestone Institute.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni