Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La asombrosa historia nazi detrás de Puma

El modelo de zapatillas Storm Adrenaline de la marca Puma, específicamente la puntera y la lengüeta recuerdan al flequillo y bigote de Adolf Hitler.

Las polémicas zapatillas Storm Adrenaline

Las zapatillas deportivas de la empresa alemana Puma se convirtieron en un nuevo meme en todo el mundo, ya que los usuarios visualizaron un parecido entre uno de los modelos y el rostro del dictador Nazi, lo cual ha traído a flote la historia detrás de la marca.

Entonces, repasemos la historia detrás de Puma, que, curiosamente, es indivisible con la historia de Adidas:

Poco después del fin de la primera guerra mundial, un joven soldado llamado Adolf Dassler regresó a su Herzogenaurach natal, una zona de fábricas de calzado ubicada al norte de Nuremberg, Alemania, para convertirse en zapatero.

En 1923 Adolf fundó junto a Rudolf, su hermano, la fábrica de calzado deportivo “Gebrüder Dassler SchuhFabrik (Fábrica de zapatos Hermanos Dassler)”, y comenzaron a ganar relevancia rápidamente.

En aquel entonces, Rudolf era el encargado de llevar a cabo las ventas y era encargado del sector comercial, mientras que Adolf era responsable del diseño y la producción del calzado deportivo.

La empresa pegó el salto a la fama durante los Juegos Olímpicos que se llevaron a cabo en Los Ángeles en 1932, donde varios atletas utilizaron el calzado Dassler y ganaron importantes medallas.

En las olimpiadas de 1936 de BerlÍn, Jesse Owens, un corredor afroamericano, gano 4 medallas de oro portando en sus pies el calzado Dassler, lo cual dio a los hermanos un gran renombre y los atletas de todo el mundo comenzaron a viajar hacia Herzogenaurach en busca de sus productos.

Calzado Dassler utilizado en las olimpiadas de 1932

Rudolf y Adolf vivían con sus familias en la misma casa, donde “Adi” utilizaba el ático para crear los primeros calzados de la marca.

La convivencia fue buena, hasta que en enero de 1933 Adolf Hitler asumió el poder como canciller de Alemania, dando inicio al Tercer Reich y ganando la afiliación de millones de alemanes, entre ellos Rudolf, alias “Rudi”, Dassler. El mayor de los hermanos se afilió al partido nazi mientras que el menor se mantuvo al margen.

La casa donde Adolf y Rudolf Dassler vivieron

A pesar de que Adi nunca se afilió al partido nazi, si se vio beneficiado por el régimen. El cual utilizaba el deporte como un gran método propagandístico, por lo que comenzó a comprar calzado a los hermanos.

Incluso con la industria del calzado deportivo en la palma de sus manos, la relación de los hermanos no dejaba de empeorar por sus crecientes diferencias. Mientras Rudi se enfocaba cada vez mas en las relaciones publicas, Adolf quería continuar diseñando calzados.

Al comenzar la carrera armamentística del nazismo, el régimen ordenó que ciertas fábricas, como la de los hermanos Dassler, comenzaran a trabajar para el ejercito alemán. Los hermanos empezaron a fabricar ropa, uniformes, botas, zapatos, tanques de guerra y repuestos para lanza-misiles. Los nazis designaron a Adolf al frente de la empresa, mientras que Rudolf fue convocado como soldado para la guerra.

Para este momento la relación se encontraba rota. Rudolf estaba convencido de que Adolf y su esposa Käthe habían conspirado para enviarlo a la guerra y así poder quedarse con la fábrica para ellos. El hermano mayor estuvo la mayor parte de la guerra jurando a su hermano en diferentes cartas que haría cerrar las instalaciones de la compañía, para que le quede más opción que ser soldado, aunque nunca lo logró.

Rudolf escapó de la guerra cuando Polonia ya había sido recuperada por los aliados, pero en su escape fue capturado y debió permanecer prisionero durante un año, año en el que no dejó de pensar en que había sido su hermano quien lo acusó de ser un afiliado al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán ante los aliados. Nunca se encontró evidencia que de cuenta de esto, pero tampoco que desmintiera las creencias de Rudolf.

Al ser liberado y de vuelta en Alemania, Rudolf comenzó a llevar a cabo su venganza. Denunció a su hermano ante el Comité de Control de los Aliados (también conocido como “comité de desnazificación”). Adolf estuvo muy cerca de perder la fábrica que para aquel entonces ya era prácticamente suya, pero fue encontrado inocente y se salvó de ir preso.

La convivencia se volvió imposible y Rudolf trasladó a toda su familia al otro lado del río que atraviesa Herzogenaurach, pasó un año hasta que pudieron terminar de dividir la empresa y cada cual fundó la suya.

Cuando ocurrió la división de la fábrica, los empleados debieron elegir bandos. Los técnicos eligieron a Adi, mientras que los miembros del equipo de ventas se quedaron con Rudi.

La primer fábrica de zapatos deportivos de los hermanos Dassler

Adolf fundó su marca basándose en su apodo y su apellido; “Adidas”. Mientras que  Rudolf tomo partes de su nombre y creó “Ruda”, un nombre que no le gustaba porque no sonaba “atlético”, y fue cambiándolo hasta llegar a “Puma”.

Por su empeño en destacarse por sobre su hermano, Adidas desarrolló productos muy destacados y se convirtió en una de las marcas mas importantes de Europa. Puma por su parte, creció a un ritmo más lento y local.

Las principales fuentes de trabajo en Herzogenaurach se volvieron Puma y Adidas, por lo que el pueblo quedó dividido en dos partes, Puma a la derecha y Adidas a la izquierda. El conflicto ya era político, casi religioso, a tal punto que muchas familias no permitían a sus hijos casarse con personas que trabajaran para la compañía rival.

Puma era asociado al catolicismo conservador, mientras que Adidas era un símbolo de los socialdemócratas y protestantes.

Se dice que los hermanos Dassler no recuperaron nunca su relación, aunque se encontraron esporádicamente y por casualidad. Adolf incluso fue invitado a visitar a Rudolf en su lecho de muerte para una última charla, pero se negó a asistir.

Una vez fallecidos los hermanos, fueron enterrados en el mismo cementerio, cada uno lo más alejado del otro como fuera posible.

Pero la guerra no terminó en los hermanos, sino que continuó entre primos. Horst, el hijo de Adolf, logro increíblemente bloquear los cargamentos de Puma y ser el vendedor exclusivo de la Villa Olímpica durante los Juegos Olímpicos de 1968 en México.

Por su parte Armin Dassler, hijo de Rudolf, dio un enorme impulso a Puma logrando que Pelé utilice sus botines en los cuartos de final de la Copa Mundial de Fútbol en 1970, pagándole muchísimo dinero. Antes de comenzar el partido  contra Perú, Pelé se tomó varios minutos para atarse los cordones y que las cámaras televisivas transmitieran en vivo la imagen de los zapatos Puma.

Cada empresa fue en su debido momento debida a grupos empresariales y accionistas, pero siempre estará presente la historia de dos hermanos que se odiaron hasta el ultimo dia de sus vidas por el nazismo y las pasiones.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni