Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Celebrar la vida sabiendo lo que hay alrededor

El relacionamiento de Israel con Emiratos, Marruecos, Bahrein, Sudán, el acercamiento con Arabia Saudita, los acuerdos de hace décadas con Jordania y Egipto, han cambiado sustancialmente Medio Oriente. El acercamiento con Emiratos es más exponencial. Hace unos 10 días, jóvenes israelíes expertos en redes viajaron a Dubai y se encontraron con otros jóvenes de Emiratos, con quienes diseñaron historias sobre la vida cotidiana en ambos países. En poco tiempo 15 millones de seguidores en las redes comenzaron a descubrir realidades que ni imaginaban. Y así, los jóvenes de Emiratos vieron por primera vez la conmemoración de Iom Hashoá. Fue educación judía, educación sobre Shoá, fue un momento en que por primera vez se dio un hecho difícil de imaginar poco tiempo antes: tres jóvenes de Emiratos y tres jóvenes saudíes encendieron la Menorá recordando a los 6 millones de judíos asesinados.

Emiratos ha decidido dar estos pasos para avanzar en convivencia, además de ciencia y tecnología. No todos los otros países, a pesar de los Tratados firmados han actuado igual. Egipto mantuvo sus libros de enseñanza llenos de antisemitismo por décadas. Jordania no se ha quedado lejos. Pero hoy, sin el relato palestino en el centro de las relaciones en Medio Oriente, Emiratos ya decidió tomar la delantera, no sólo en intercambios económicos y otros, sino intentar lograr que haya respeto mutuo por lo que cada uno es, hace y siente.

En este contexto, el conflicto complejo es con Irán. Las conversaciones llamadas no formales en Viena entre las potencias e Irán, para reflotar el Acuerdo que habían firmado en 2015, parecen cada día más fuera de lugar. En esta semana, el llamado líder supremo de la revolución iraní declaró que lo que se plantea en Viena “no vale la pena escucharlo ni por un segundo, ya que son planteos arrogantes y humillantes que no vamos a tolerar”. Y todos saben que las opiniones de Ali Khamenei son la palabra definitiva en Irán.
Esta declaración llegó enseguida después que el sitio nuclear de Natanz fuera atacado y sufriera una fuerte destrucción.

El Presidente de Irán Hassan Rouhani acusó a Israel de “terrorismo nuclear” y anunció que empezaría a enriquecer uranio al 60%, en violación total y absoluta de todo lo acordado desde 2015. Con un sentido muy peculiar del humor, Rouhani dijo que el enriquecimiento de uranio es legal y está destinado a fines pacíficos. La televisión israelí ha señalado que los daños en Natanz son grandes y que en realidad la amenaza de enriquecer uranio al 60% es una declaración política y no algo que puedan llevar a la práctica por un tiempo.

Francia, Alemania y Reino Unido consideraron ayer que el anuncio de Irán sobre el enriquecimiento de uranio hasta el 60% representa una “gran preocupación y es contrario al espíritu constructivo y la buena fe de estas negociaciones”. Sigue el humor. ¿De buena fe con Irán? Claro, el Acuerdo absurdo de 2015 permitía un enriquecimiento de 3.67%, Irán lo aumentó en enero de este año a 20% y ahora amenaza con el 60% que lo acerca al 90% que precisa una bomba. Nunca hubo buena fe. Hubo negociaciones políticas fallidas y demasiado silencio mientras Irán invadió Siria, Irak, se apoyó en Hizbollah y llenó y llena de armas a Hamas. Cero buena fe, cero condena en los organismos de ONU, generosa impunidad y un gran temor en todo Medio Oriente que, entre otras cosas, ha acercado a varios países árabes a Israel.
Al llegar a los 73 años, Israel tiene una relación regional que no había podido lograr en 72 años. El conflicto por territorios en disputa con los palestinos sigue yaciendo en la oscuridad. La nueva Administración de Estados Unidos no ha modificado la situación con Irán, como los hechos lo van demostrando. Intenta hacerlo con la Autoridad Palestina. Aunque no lo quieran ver en lo inmediato, las prometidas elecciones palestinas del mes que viene pueden desbarrancar a Abbas y su cohorte corrupta y desprestigiada e instalar de una forma u otra a Hamas. Israel ya está preparado para ese escenario. ¿Lo están las potencias con derecho a veto en el Consejo de Seguridad?. Por la forma como actúan con Irán, sólo China y Rusia parecen estar mirando todo el panorama. Y eso, por donde se mire, es desalentador.

Pero estos 73 años de Israel no están exentos del mayor problema del planeta desde hace más de un año: el coronavirus. Que Israel haya logrado en tiempo récord vacunar con dos dosis casi al 70% de su población, que esté volviendo a la vida diaria con celeridad, quiere decir eso: Israel pudo hacerlo y hoy está recogiendo los frutos con cuidado. Pero el resto del planeta con muy pequeñas y remotas excepciones, está muy lejos de esa situación.

El escritor, investigador, Profesor israelí Yuval Harari ha dicho que “en 2020, los científicos fueron capaces de identificar rápidamente el coronavirus, descubrir medidas efectivas para contrarrestarlo, y desarrollar una vacuna. Como consecuencia, las pandemias ya no son fuerzas incontrolables de la naturaleza. Ahora son desafíos manejables. Esto ha convertido a las pandemias en un problema político. Tenemos las herramientas científicas para detener las pandemias, pero son los políticos los que deciden cómo usar esas herramientas. Por lo tanto, si una pandemia se sale de control, ya no es vista como un desastre natural que supera el control humano; ahora es visto como una falla política. Se han convertido en una prueba para nuestros sistemas políticos. Desafortunadamente, el covid-19 ha sido una prueba que demasiadas naciones han reprobado. El orden global es ahora como una casa en la que todos viven, pero que nadie repara. Si colapsa, miles de millones de personas van a sufrir terriblemente.” Si observamos el comportamiento de grandes y medianas potencias, el colapso está frente a nuestros ojos. En ese contexto han crecido los odios atávicos como el antisemitismo y se desarrollan los que creen en violencia, dictaduras, libertad cero. Los desafíos de Israel en este año 73 de su independencia son enormes, pero por haber apostado a la vida y a la ciencia, tiene defensas, no ilimitadas, sino prontas. El planeta, por su parte tendrá que ver en el corto plazo como sobrevive a lo que Harari llama una casa que nadie repara. Apenas si cada uno se ocupa de su baldosa.

*Eduardo Kohn (Montevideo, 1949) es Doctor de Relaciones Internacionales y. Director de Latinoamérica en B´Nai B´rith.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni