Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

G-7 y OTAN frente a Rusia y China

Por Ricardo López Göttig

 Desde el viernes, con la llegada del presidente Biden a suelo británico para reunirse por primera vez con sus pares del G-7, que nuclea a las democracias más desarrolladas (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido), comenzó una serie de encuentros formales e informales que buscan delinear las nuevas estrategias en lo que se va configurando como una nueva guerra fría planetaria.

El G-7, un ámbito existente desde tiempos de la guerra fría, al que en los primeros años de la posguerra fría se invitó a Rusia –el G-8- hasta su anexión de la península de Crimea en 2014, busca establecer grandes acuerdos políticos de coordinación de estos actores de relieve mundial. La cumbre anterior, en 2018, resultó un fracaso por la tozudez del entonces presidente Donald Trump en cuestiones medioambientales, provocando momentos de tensión innecesaria con el primer ministro canadiense Justin Trudeau. El primer objetivo del presidente Biden es, pues, restablecer la confianza con los aliados, asegurando que la política de desinterés y desdén de su predecesor ha quedado atrás. Hoy lunes, y permaneciendo en suelo europeo, se realizará la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN, en la que se está planteando a Rusia como una amenaza –un hecho que particularmente preocupa a los países de Europa central y oriental, no sólo por el despliegue de tropas en las fronteras con Ucrania, sino también en su injerencia en Bielorrusia- y a la República Popular como un desafío, por su presencia naval en el Mediterráneo y su base militar en Djibouti, África. La ciber-guerra y la utilización del espacio con fines bélicos, así como el reparto político de vacunas frente al Covid-19 en países asiáticos, son instrumentos de una ofensiva política y militar de un régimen con aspiraciones al liderazgo global.

El presidente Biden, inesperadamente para propios y ajenos en la política de los Estados Unidos, sostiene que hay una división neta en dos campos: el de las democracias y el de las autocracias, con los regímenes de la República Popular China y Rusia a la cabeza. Las autocracias buscan presentarse como eficientes y modelos para el futuro, con creciente influencia en la opinión pública y los procesos electorales de las naciones democráticas. El principal objetivo de Biden es prepararse para el desafío chino en lo económico, simbólico, militar y geopolítico; en tanto que para sus socios europeos sigue siendo Rusia la amenaza más presente, por su proximidad y financiación de grupos anti-políticos y separatistas. Es por ello que los gobernantes europeos prestarán mucha atención a la reunión de los presidentes Putin y Biden del miércoles 16 de junio en Viena, en donde los gestos y palabras darán señales de la relación entre ambos mandatarios por los próximos años.

Más allá de estas diferencias, es claro que para los líderes de las naciones democráticas, hay una postura defensiva frente a los regímenes autoritarios, y que esto ha quedado de manifiesto en las respuestas frente a la pandemia. Lentamente, se pueden advertir los trazos gruesos de lo que los analistas internacionales están denominando como “Doctrina Biden”.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni