Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Grecia, Turquía y el entrelazado conflicto que involucra a todos en la región

Por Ezequiel Naidich

La Turquía liderada por Recep Tayip Erdogan se encuentra en medio de varios conflictos. Se enfrenta al régimen sirio de Bashir al-Assad apoyado por Rusia y este año, Ankara se hizo cada vez más presente en el conflicto libio, apoyando al Gobierno de Acuerdo Nacional con base en Trípoli. Una de las motivaciones de esa intervención une la Guerra Civil Libia con enfrentamientos en el Mar Mediterraneo Oriental, que involucran a Grecia, Chipre e Israel.

Los tres países son constantemente hostigados por Turquía. Grecia es el enemigo histórico de Ankara desde los tiempos del Imperio Bizantino y por el control griego de islas del Mar Egeo demasiado cercanas a la masa continental turca. Chipre, excolonia británica con población mayoritariamente griega, fue invadida por Turquía y dividida en la década del 70 entre una mitad griega y otra turca, donde la segunda es destino numerosos asentamientos y transferencia de población civil turca para asentar el dominio sobre la isla. Israel, por último, se ha convertido en chivo expiatorio de Erdogan que cada vez que necesita revitalizar el apoyo doméstico y de la comunidad árabe internacional, apunta hacia Jerusalem.

A raíz de esto, y de la cercanía geográfica, la relación entre los tres países fue siempre amistosa. Pero en la última década esta alianza se fortaleció aún más al descubrirse varios posos de gas natural en el Mar Mediterráneo Oriental. Los tres trabajan conjuntamente en un gasoducto llamado EastMed, que llevaría el gas de la región a Europa, con el objetivo de proveer a este continente con el 10% de su demanda energética. Una importante vulnerabilidad del proyecto es la imprescindibilidad de Chipre, central en el recorrido del gasoducto, que no es reconocido por Ankara.

La principal estrategia de Turquía para dificultar la conclusión del proyecto es el hostigamiento a los buques de exploración de las tres naciones, particularmente a las chipriotas, acercando buques militares y forzándolas a retirarse, e incluso escoltando a buques de exploración turcos en zonas exclusivas chipriotas. Sin embargo, la más grande provocación nos retrae a la Guerra Civil en Libia.

El 27 de noviembre de 2019, Turquía firmó con Libia un acuerdo marítimo, donde se definían los límites de sus zonas de exclusividad económica, en el cual la zona turca se solapaba con la griega y chipriota. De tomarse en cuenta estas fronteras marítimas, el gasoducto EastMed atravesaría la zona de exclusividad de Turquía, y Ankara podría también participar en las exploraciones de los yacimientos de gas. Para entender esta jugada se debe recordar el conflicto histórico con Grecia, cuyas islas reclama como propias, y Chipre, que no reconoce, y que a causa de estas islas Turquía posee muy poco territorio marítimo en relación con la gran costa sobre el Mediterráneo.

Este acuerdo explica en parte la intervención turca en Libia, en defensa del Gobierno de Acuerdo Nacional, quien firmó el tratado. Si el gobierno de Tripoli cayese, el acuerdo no sería respetado.
De todas formas, la exploración de gas en el Mediterraneo Oriental está sufriendo más que la agresividad turca. Al expandirse la pandemia del COVID-19 por Europa, los precios del petróleo y el gas se desplomaron, imposibilitando estos costosos proyectos. Intuitivamente, se debería reducir la tensión, al menos momentáneamente. Pero antes de afirmarlo, pensemos en uno de los últimos eventos.

El 9 de junio Italia y Grecia firmaron un acuerdo de demarcación de las fronteras marítimas, el primero que Atenas firma con un vecino, y no es un tema menor. Es el antecedente que Grecia necesita para conseguir acuerdos similares con los demás países, especialmente con Egipto. Este acuerdo, actualmente en tratativa, se opone completamente al acuerdo entre Turquía y Libia, funcionando como un acuerdo contra los intereses expansionistas de Ankara. E incluso el gobierno libio en Tobruk, apoyado por Egipto, los Emiratos Árabes y Rusia considera firmar un tratado marítimo con Grecia.
Los esfuerzos cruzados por asegurar las zonas de exclusividad económica en el Mediterráneo Oriental suman actores y tensión a la confrontación de la que hablábamos la semana pasada, que coloca a Turquía frente a Rusia y el Mundo Árabe.

Autorizada la reproducción por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni