-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Si una persona mantiene constantemente su mente concentrada en hacer obras de bien, estará libre de pensamientos que lo conduzcan a la tristeza "   Rabí Pinjas de Koretz

Yad Vashem se disculpa por videos difundidos

Varios destacados académicos y activistas de la recordación del holocausto dijeron que el Memorial Nacional del Holocausto de Israel debe explicar cómo permitió que varios videoclips ampliamente criticados para promover una narrativa revisionista de la Segunda Guerra Mundial fueran proyectados  en el evento del mes pasado que marcó el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz.

Yad Vashem se disculpó el lunes por “imprecisiones” y hechos “parciales” presentados en el Foro Mundial del Holocausto en Jerusalem, luego de ser criticado por enfatizar demasiado el papel de Rusia en poner fin a la guerra y evitar la información que Moscú considera desagradable. Sin embargo, la institución se niega a explicar con precisión quién produjo los videos o qué procedimientos se siguieron para examinar su contenido.

“Esto es lo que sucede cuando se usa la historia para lograr propósitos políticos”, dijo la académica del Holocausto Deborah Lipstadt, cuya batalla judicial contra el negador del Holocausto David Irving se convirtió en una importante película de Hollywood en 2016.

Estoy absolutamente desconsolada porque Yad Vashem, que tiene una reputación tan estelar y se mantuvo por encima de la refriega política, se haya convertido en parte de esta politización de la historia”, se lamentó. “El daño potencial a la reputación de Yad Vashem es inmenso y simplemente está mal” que se haya permitido que esto suceda.

“Uno esperaría que fueran más transparentes para que algo como esto nunca vuelva a suceder. La Shoah misma es tan importante, la tragedia inherente es tan inmensa, el dolor de las víctimas y de los sobrevivientes es tan grande, que usar esto como arma política es solo una profanación de todo lo que representa la Shoah”.

“No sabemos exactamente qué sucedió detrás de escena, pero está claro que este fue un evento altamente político y politizado”, dijo Izabella Tabarovsky, académica del Instituto Kennan que se enfoca en la política de la memoria y el Holocausto.

“Es lamentable que al final fue la reputación de Yad Vashem la que se puso en juego. Conozco a muchos académicos de Yad Vashem y el excelente trabajo que realizan, por lo que mi fe en la credibilidad de Yad Vashem no disminuyó”.

Los videos presentados en la ceremonia, a la que cual asistieron docenas de líderes mundiales, entre ellos el presidente ruso Vladimir Putin, se centraron casi exclusivamente en el papel de la Unión Soviética en la derrota de los nazis, mientras que minimizaban el papel de Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países. Tampoco mencionaron el trato de Joseph Stalin con Adolf Hitler en el Pacto Molotov-Ribbentrop que precedió a la guerra, la ocupación rusa de partes de Polonia y otros hechos incómodos para Moscú.

“Desafortunadamente, los cortometrajes que acompañaron el evento, y especialmente la película que debía presentar brevemente los puntos clave de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, incluyeron una serie de imprecisiones que resultaron en una presentación parcial y desequilibrada de los hechos históricos, El profesor Dan Michman, jefe del Instituto Internacional de Investigación del Holocausto Yad Vashem, escribió en un comunicado en el sitio web del Memorial.

“Pedimos disculpas por los desafortunados errores en estos cortometrajes, que no representan el enfoque de Yad Vashem a los problemas históricos representados”.

“La distorsión de la historia de Yad Vashem en relación con el papel de la Unión Soviética durante la 75 ° conmemoración de la liberación de Auschwitz es lamentable”, dijo el ex director nacional de la Liga Anti-Difamación Abe Foxman. “Es necesario alguna explicación de cómo y por qué ocurrió. Esto, sumado a la disculpa, restaurará la credibilidad de Yad Vashem”.

Cuando se le preguntó si los videos en cuestión habían sido producidos por el propio Yad Vashem o por un socio externo, un portavoz del Memorial dijo que “los videos y el evento fueron organizados por el Foro Mundial del Holocausto en cooperación con Yad Vashem”.  Yad Vashem no quiso comentar si las películas fueron examinadas por historiadores internos o si existían mecanismos de supervisión para examinar su contenido antes de ser proyectadas”.

El Foro Mundial del Holocausto es una organización dirigida por Moshe Kantor, un multimillonario ruso con sede en Londres que tiene fama de estar cerca de Putin y que también dirige el Congreso Judío Europeo.

“Los académicos (total o parcialmente) dentro de Yad Vashem se sorprendieron de estas películas tan problemáticas y sintieron que algo había que decir”, dijo Havi Dreifuss, historiador del Holocausto en Europa del Este en la Universidad de Tel Aviv y director del Centro de Investigación de Yad Vashem sobre el Holocausto en Polonia.

“Algunos de nosotros pensamos que debería haberse hecho una declaración mucho más explícita. No solo para disculparse (lo que seguramente debiera hacerse) sino también para proporcionar una explicación histórica de lo que se tergiversó y lo que debería haberse mostrado en esas películas. Como historiadores comprometidos con la historia, podemos ser y debemos ser mucho más precisos”.

Cuando se le preguntó si Yad Vashem había consultado a alguno de sus académicos antes de dirigir las películas, Dreifuss dijo que, como estudiosa de medio tiempo en Yad Vashem, no los conocía y solo sabía que “muchos en Yad Vashem se sorprendieron de una manera desagradable por las películas.” Realmente no sé quién fue consultado y quién las hizo”.

El profesor Yehuda Bauer, ampliamente considerado el decano de los académicos israelíes del Holocausto y uno de los oradores en el Foro, dijo que entendió que “hay una investigación interna seria por parte de Yad Vashem de cómo pudo haber sucedido esto”.

“La disculpa que se publicó fue apropiada pero no respondió la pregunta de quién era el responsable. Creo que habrá un análisis interno para descubrir cómo pudo haber sucedido esto”, dijo. “Estoy seguro de que mis colegas están tratando de averiguar qué sucedió”.

El profesor Joshua Zimmerman, de la Universidad Yeshiva, autor de “The Polish Underground and the Jews“, dijo: “Presentar un video sobre la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial que enfatice su papel en la derrota de Hitler pero excluye el Pacto Molotov-Ribbentrop, la ocupación del este de Polonia en 1939-1941 y las atrocidades que cometió en ese momento en Katyn, es una clara tergiversación del pasado. Me alegra que Yad Vashem haya reconocido esto”.

“Yad Vashem nunca se ha involucrado en la distorsión del Holocausto; exactamente lo contrario “, comentó Efraim Zuroff, un cazador de nazis que dirige la oficina de Jerusalem del Centro Simon Wiesenthal, con la suposición de que “el material no fue revisado por los principales historiadores de Yad Vashem” antes de ser presentado públicamente.

“Sería totalmente impensable que un instituto de investigación del Holocausto serio y respetado como Yad Vashem apruebe un video con errores tan evidentes”, dijo.

“Esta no es la primera vez que Yad Vashem se encuentra inmerso en la política en la memoria del Holocausto”, señaló Jelena Subotic, profesora de ciencias políticas en la Universidad Estatal de Georgia y autora de “Estrella amarilla, estrella roja: recuerdo del Holocausto después del comunismo”.

“Es una institución estatal, no un cuerpo académico independiente no estatal, y como tal puede estar a merced de diversas necesidades políticas internas, especialmente diplomáticas y de política exterior israelíes. Pero cada vez que Yad Vashem da el escenario a políticos y no académicos, corre el riesgo de perder el control de su propia independencia académica. Es extremadamente vergonzoso que una de las principales casas del mundo de la memoria del Holocausto sea el escenario del revisionismo del Holocausto, las medias verdades y la utilización política”.

Subotic fue uno de varios académicos que criticaron a Putin por su discurso en el Foro del Holocausto, donde el presidente ruso afirmó que el 40 por ciento de los judíos que murieron en el Holocausto eran ciudadanos de la Unión Soviética. Putin había intentado recientemente minimizar el papel de su país en el estallido de la guerra, en lugar de buscar echar la culpa del conflicto a Varsovia. El presidente polaco, Andrzej Duda, se negó a asistir al evento en Jerusalén porque se le negó la oportunidad de dirigirse a la reunión, y su portavoz dijo que “una situación en la que el presidente de la República de Polonia se sentará y escuchará las mentiras y falsas palabras del presidente Putin, sin tener la posibilidad de responder, no es bueno”.

La controversia sobre la distorsión histórica de Yad Vashem se produce menos de dos años después de que varios de sus historiadores criticaran al primer ministro Benjamín Netanyahu por participar en la distorsión del Holocausto después de que parecía respaldar una narrativa polaca de los años de guerra y emitió una declaración conjunta con su homólogo polaco, Mateusz Morawiecki, defendiendo el registro de tiempos de guerra de Polonia.

Esa declaración fue en sí misma un esfuerzo por reparar los lazos rotos después de que Jerusalén condenara a Polonia por una ley polémica que convirtiera en un delito responsabilizar a Polonia por los crímenes nazis.

Bajo Netanyahu, un número creciente de académicos ha acusado a Israel de ignorar y minimizar el revisionismo del Holocausto en Europa Central y Oriental, con Yad Vashem atrapado en el medio.

Como un miembro del personal le dijo al New York Times en 2018, “muchos de nosotros vemos una colisión entre lo que creemos que son las lecciones del Holocausto y lo que vemos como nuestro trabajo, y entre la forma en que Yad Vashem está siendo maltratado con fines políticos”.

Traducido por Alicia Weiss para Radio Jai con información de Times of Israel

Mostrar más