-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" En cada generación uno debe verse asimismo como si estuviera saliendo de Egipto "   

El Padre del Mossad: un verdadero héroe de Israel

Avraham Dar, quien falleció recientemente a la edad de 94 años, no era un agente de inteligencia típico. No se parecía en nada a los agentes insensibles que se esconden en las sombras como se ve en las películas antiguas. Dar era un genio alegre y divertido que hablaba cinco idiomas con fluidez y se hacía amigo de con quien se encontraba. Estos rasgos únicos, combinados con su capacidad de escapar creativamente incluso de las situaciones más complicadas, a menudo salvaron a Dar de la muerte.

“Mi padre era un actor nato”, dice su hijo Gidi Dar, director de cine y productor. “Soy el que más se le parece a él en la familia. Nadie hubiera adivinado que trabajaba como agente de inteligencia. Era súper intelectual y amaba la historia. Ajustaba su comportamiento dependiendo de con quién estaba hablando. Si hablaba con un árabe, actuaría igual que los árabes. Si hablaba con un inglés, de repente estaría hablando y moviéndose como lo hacen en el Reino Unido. Y era agradable con todos. Nada sobre él era simple y nunca respondía preguntas como lo hubiese hecho una persona normal. Creció en una atmósfera intelectual europea, pero adoró la cultura árabe hasta el día de su muerte”.

Dar fue uno de los pioneros del establecimiento de inteligencia israelí. La mayoría de las operaciones de inteligencia en las que participó durante su carrera hasta el día de hoy son confidenciales. Nació en Jerusalem en 1925 de un padre británico-yemenita que sirvió como oficial en el ejército británico y una madre que proviene de una veterana familia de Jerusalem. Cuando era niño, le encantaba estar enredado en una amplia gama de culturas y así aprendió cinco idiomas con nivel de lengua materna: árabe, español, inglés, hebreo y francés.

“Mi padre se crió en Jerusalem durante el período del mandato británico, con ecos del anterior gobierno otomano. Sus amigos del barrio eran kurdos, ingleses y árabes. Todos sabían lo inteligente que era. Terminó la escuela mucho antes que los demás. Siempre hacía trucos, y absolutamente todos lo amaban. Era muy curioso  y tenía un gran respeto por la cultura árabe.

“Su abuelo trabajó con las familias más ricas del mundo y su padre fue un soldado respetado. Los disturbios estallaron en Hebrón cuando tenía solo cinco años y fue salvado por los jeques que lo escondieron y lo protegieron, por respeto a mi abuelo. Entendió profundamente todas estas culturas diferentes y su capacidad para moverse sin problemas de un escenario a otro lo ayudó en los años posteriores como agente secreto. Algunas personas incluso han llegado a proclamar que era el espía perfecto  y tengo que estar de acuerdo con esta evaluación.

“Recuerdo que mi padre solía contar muchas historias”, continúa Gidi. “En un momento, su padre fue puesto a cargo de un almacén del ejército británico. Mi padre andaba por ahí, diciéndoles a los soldados que estaba reuniendo walkie-talkies que necesitaban arreglarse. Más tarde, alguien del Irgun vino a recogerlos. Pero cuando salían de la base del ejército, el auto de los miembros de Irgun se descompuso y mi padre, con su inglés perfecto y su actitud amable, pudo convencer a algunos soldados británicos para que los ayudaran a reparar el auto.

“Más tarde, cuando los británicos comenzaron a investigar el robo de los walkie-talkies, mi abuelo lo abofeteó frente a los investigadores. Cuando mi padre le preguntó por qué había hecho eso, respondió que de esta manera los británicos creerían que no sabía nada al respecto. Luego, plantaron algunos de los dispositivos en las aldeas árabes e informaron a los británicos sobre su ubicación. Como resultado, los investigadores le pidieron disculpas a mi abuelo”.

Para el momento en que Israel obtuvo su independencia, Dar ya había acumulado una tremenda experiencia en el mundo de la inteligencia. Cuando surgió la preocupación de que los egipcios pudieran invadir por mar, Dar se embarcó en una excursión de recolección de inteligencia y finalmente fue capturado en Chipre. Allí, sus captores le rompieron los dientes con la culata de un rifle. Dar logró escapar al vestirse como ciudadano británico y, al regresar a Israel, pudo informar sobre sus hallazgos: Egipto no era una amenaza en este momento.

“En otro incidente que tuvo lugar mientras servía en el Palmach, resultó que mi padre estaba visitando a un amigo en el Kibbutz Yagur en el Black Shabbat cuando el kibbutz fue atacado. Estaba durmiendo cuando, de repente, un soldado escocés lo despertó. Mi padre fingió que era un soldado británico del mismo pueblo que el soldado escocés y de esa manera pudo salvarse. Una y otra vez, fue capaz de improvisar en el acto y así escapar de ser por poco asesinado. Solíamos bromear diciendo que si él no hubiera trabajado como agente de inteligencia, mi padre probablemente hubiese terminado siendo un criminal”.

Dar se unió al Palmach cuando tenía solo 17 años. A los 25 años, se convirtió en un agente de inteligencia israelí y ocupó varios puestos diferentes. Estuvo involucrado en el asesinato de Fedayeen en Egipto y en el establecimiento de la Unidad de Reconocimiento del Estado Mayor de las FDI (también conocido como Sayeret Matkal), participó en docenas de operaciones clandestinas e ilegales, y formó una red de espionaje en Egipto, incluido el asunto Lavo- una operación encubierta israelí fallida, llamada en código Operación Susannah, llevada a cabo en Egipto en el verano de 1954.

“En realidad, la única persona involucrada que nunca fue acusada en el asunto de Lavon fue mi padre”, dice Gidi. “Su trabajo había sido crear una red de espionaje y lo logró. Tenía solo 25 años cuando fue enviado solo a Egipto. Le dijeron: ‘Establezca una red de espías’, por lo que viajó al Reino Unido y se creó una identidad falsa: un tal John Darling, nacido en Gibraltar. No tenía mentores ni un sistema de apoyo. Estaba completamente solo. Siempre me decía: ‘Para mentir con éxito, el 99% debe ser verdad. De esa manera, si te atrapan, casi todo sobre ti es real. Cuando llegó a Egipto, se hizo amigo de miembros de la Hermandad Musulmana. Cuando uno de sus amigos cercanos sospechó que era un espía, mi padre le hizo creer a su amigo que era un espía británico. Mi padre ya se había ido cuando se descubrió la red. Trató de rescatar a sus colegas, pero le dijeron que su refugio había sido descubierto, por lo que no podía regresar a Egipto”.

Cuando DAR regresó a Israel, estableció dos redes de espionaje y luego se le pidió que dirigiera la Unidad 131, la unidad más prominente del Mossad. Sin embargo, rechazó la oferta, ya que creía que un oficial de mayor rango, con experiencia militar, debería recibir ese puesto. Nunca trató de ser el centro de atención y nunca ocultó su decepción y enojo hacia los responsables del asunto Lavon.

“Mi padre nunca recurrió a la violencia durante sus operaciones. Ese no era su estilo. Siempre se le ocurría una historia y se abría camino a través de situaciones difíciles. De esa manera, logró derrocar a Mustafa Hafez, el jefe del Fedayeen egipcio, después de años de que otros hayan tenido intentos fallidos. Hafez lideró escuadrones de la muerte a través de la frontera hacia Israel para matar judíos antes de regresar a Egipto. Se hicieron muchos intentos de asesinato. Uno de los objetivos principales de la Unidad 101 era eliminar al Fedayeen, pero Hafez era inteligente y no dejaba que nadie se acercara a él. Nunca abrió su propio correo, por lo que las bombas de cartas no funcionarían.

“Entonces, mi padre pidió ese trabajo. Se había hecho amigo de un doble agente beduino y fabricó una historia, alegando que el jefe de la policía de Gaza controlada por Egipto estaba cooperando con los israelíes. Le confió esto al agente y le dio una copia del mensaje en código dentro de un libro, haciéndole prometer mantenerlo en secreto. Por supuesto, el agente corrió directamente hacia Hafez y con entusiasmo le contó sobre la increíble información que había descubierto. Hafez tuvo que abrir el libro él mismo, ya que incluía información sobre algunos de sus hombres. Cuando Hafez abrió el libro, explotó en su rostro y él y todos sus hombres en la sede de Fedayeen fueron asesinados. Una bomba similar eliminó a su asistente en Jordania solo unas horas después. Este intento fue exitoso ya que la historia de mi padre había sido perfectamente elaborada”.

A Dar le encantaba vivir en zonas rurales y se casó dos veces con mujeres de un kibbutz o moshav. Construyó una casa en el bosque de Carmelo. Cuando nació Gidi, Dar ya había abandonado el mundo del espionaje. “Tuve una infancia mágica, viviendo en el bosque con cuatro caballos y muchas armas en casa”, recuerda Gidi. “Éramos como vaqueros urbanos. Mi padre conducía un elegante auto deportivo y nos hizo sentir que podíamos hacer lo que quisiéramos. Yo sabía que mi padre había sido espía y que nunca se nos permitía hablar de eso con nadie. La gente lo apodó “el granjero”. Yo les contaba  a mis amigos que mi padre había estado en todo el mundo, pero ninguno de ellos me creyó. Me llamaban mentiroso y luego generalmente terminábamos en una pelea a puñetazos. Mi padre era como un James Bond israelí. La misión de su vida había sido trabajar por el bienestar del Estado de Israel. Lo entristeció la corrupción que veía a su alrededor pero era optimista sobre lo que sucedería en el futuro.

 

Traducido por Alicia Weiss para Radio Jai

Mostrar más