Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Rivlin criticó a Polonia por su rol en la Shoá

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, que este lunes se reunió con su homólogo de Polonia, Andrzej Duda, lanzó una fuerte frase sobre la complicidad de los polacos en la violencia antisemita durante y después de la Segunda Guerra Mundial, señalando que aunque el pueblo polaco luchó contra la Alemania nazi, “muchos polacos se mantuvieron al margen e incluso ayudaron en el asesinato de judíos”.

Durante una reunión en Cracovia en honor al Día Internacional de la Recordación del Holocausto y el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz, el presidente israelí agregó que aunque la Alemania nazi fue la arquitecta del Holocausto, otros en Europa que ayudaron también deben asumir su parte de responsabilidad.

“Recordamos que la Alemania nazi inició, planeó e implementó el genocidio del pueblo judío en Polonia y en otros lugares y que asume la plena responsabilidad de sus acciones”. Y también recordamos, con angustia, que una ayuda significativa vino de toda Europa, y eso también exige la aceptación de la responsabilidad”, dijo Rivlin.

El presidente además instó a Duda a que visite Jerusalem para tener “discusiones que fortalecerán nuestras relaciones y la importante cooperación entre nuestros países”.

El presidente señaló el “vínculo inquebrantable” entre las dos naciones, pero dijo que la historia debe dejarse en manos de los historiadores, sin interferencia política.

“Este es un vínculo que debe santificar la pureza de la historia, dejar el trabajo de investigación histórica a los historiadores y expertos de Israel, Polonia y otros países que investigan el Holocausto, y dejar que los líderes políticos asuman la responsabilidad de dar forma al presente y al futuro”, dijo Rivlin.

“Nuestro deber es luchar una batalla determinada, clara e inflexible contra el antisemitismo y el racismo”, agregó. “Nos dirigimos hoy al pueblo polaco y le pedimos que trabajemos juntos por el futuro de la próxima generación, respetando la historia e inspirados por la paz, la justicia, la tolerancia y la colaboración”.

Rivlin se refería a los recientes esfuerzos del gobierno polaco por restar importancia a la complicidad de algunos polacos en la violencia antisemita durante y después del Holocausto, al tiempo que afirmaba que la nación polaca, al igual que el pueblo judío, fue sólo una víctima del régimen nazi.

Rivlin fue una de las principales presencias en el Foro Mundial del Holocausto en Jerusalem la semana pasada para conmemorar el aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau por parte del Ejército Rojo. Docenas de líderes mundiales asistieron, incluyendo el presidente ruso Vladimir Putin, el vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence, el presidente francés Emmanuel Macron y el príncipe Carlos de Inglaterra.

Sin embargo, la política se inmiscuyó en ese evento después de que Putin acusó a Polonia de cooperar con Alemania en 1938, mientras que Duda se quedó en casa, acusando a Rusia de restarle importancia a su propio papel en la invasión de su nación en cooperación con los nazis al año siguiente.

Duda dijo que había evitado ir a Jerusalem porque no se le dio la oportunidad de responder en el escenario en caso de que Putin usara el evento para volver a lanzar acusaciones de antisemitismo contra Polonia.

El museo conmemorativo de Yad Vashem dijo que los oradores representaron a los vencedores de la Segunda Guerra Mundial y al país que perpetró el Holocausto: Alemania.

El lunes, Duda se dirigió a los asistentes a la ceremonia en Yad Vashem, diciendo que “la participación polaca en la lucha épica contra los nazis fue ignorada”, según la Oficina de Prensa del Gobierno de Israel.

“Quiero subrayar que los polacos lucharon por la libertad del mundo entero y muchos ciudadanos polacos cayeron en la batalla por la libertad en la guerra contra los nazis. Nuestros caídos están grabados en los anales de la historia polaca y los recordamos y honramos y esperamos que otros hagan lo mismo”, dijo Duda.

Polonia aprobó una controvertida ley sobre el Holocausto el año pasado que provocó fuertes críticas internacionales y dañó sus relaciones con Israel, Estados Unidos y grupos judíos de todo el mundo. Muchos temían que la ley, que prohibía la retórica que acusaba a Polonia de complicidad en los crímenes nazis -ya que los nazis habían ocupado Polonia, argumentaron los líderes polacos- dificultaría la educación y la investigación histórica del genocidio.

Esa disputa se resolvió cuando Polonia suavizó la ley, eliminando cualquier medida punitiva seria, y el Primer Ministro Benjamin Netanyahu y su contraparte polaca acordaron una declaración conjunta que subrayaba la participación de la resistencia polaca en la ayuda a los judíos. Se consideró un golpe diplomático para Polonia, pero Netanyahu enfrentó críticas en Israel, incluso en Yad Vashem, por aceptar una declaración que, según dijeron, distorsionaba la historia.

Destacados historiadores israelíes criticaron duramente la declaración conjunta, argumentando que adoptaba incorrectamente la narrativa polaca del Holocausto, exagerando los esfuerzos polacos para rescatar a los judíos y subestimando las atrocidades antisemitas cometidas por los polacos.

La crisis se reavivó el año pasado después de que Netanyahu fuera preguntado por The Times of Israel en Varsovia sobre el controvertido acuerdo entre Israel y Polonia. Netanyahu negó las sugerencias de que estuviera de acuerdo con el revisionismo histórico: “Aquí estoy diciendo que los polacos cooperaron con los nazis. Conozco la historia y no la encubro. La saco a relucir”, dijo.

Añadió que “un número no insignificante” de polacos había colaborado y dijo: “No conozco a ninguna persona que haya sido demandada por decir eso”.

El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki canceló luego la participación de Varsovia en una cumbre de los países de Europa Central en Jerusalem, calificando de “racista” un comentario del ministro de Relaciones Exteriores de Israel, quien dijo que los polacos “amamantan el antisemitismo con la leche de sus madres”.

El ministro de Relaciones Exteriores Israel Katz dijo a Radio Israel que “los polacos participaron del exterminio de los judíos en el Holocausto”. Polonia se convirtió en el mayor cementerio del pueblo judío”.

Duda la semana pasada dijo que se negará a reunirse con Katz porque el ministro de asuntos exteriores no se disculpará por los comentarios.

“Hay judíos que nacieron en Polonia antes de la Segunda Guerra Mundial y sobrevivieron al Holocausto que piensan que los polacos y Polonia merecen una disculpa por las palabras pronunciadas por el ministro Katz”, dijo Duda en una entrevista con la emisora pública israelí Kan.

“No tengo ninguna duda de que estas palabras fueron muy ofensivas para nosotros como polacos y para nuestro país”, agregó.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni