-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

Como judía negra, me veo obligada a caminar por la cuerda floja después del ataque de Monsey

Hoy me he puesto un collar chai y una kipá. No suelo usar una kipá, pero hoy necesitaba que mi judaísmo fuera tan evidente como mi negrura.

Necesitaba romper la cuerda floja que siento que me están obligando a caminar en respuesta al apuñalamiento en la casa de un rabino en Monsey, Nueva York y por una serie de ataques que ocurrieron recientemente en Brooklyn y Jersey City. Como profesional judía negra, los actos violentos de racismo y antisemitismo me hacen sentir muchas emociones: ira, miedo, urgencia. Y en medio de todo este dolor, me han hecho preguntas para las que no tengo las respuestas. Preguntas que frotan con sal las heridas que no sanan. Estas preguntas provienen de mis amigos, familiares y completos extraños.

“¿Por qué todos los negros están matando a los judíos?”
“¿Qué le están haciendo los judíos a los negros en Nueva York? ¿Qué hacen para que todos los odien?

Con estas preguntas vienen muchas suposiciones y acusaciones. Las acusaciones de que toda la comunidad negra es inherentemente antisemita. Suposiciones de que las personas negras no existen en la comunidad judía. Las acusaciones de que toda la comunidad judía es inherentemente racista. Suposiciones de que ser judío es sinónimo de ser blanco y rico.

Más personalmente, se han hecho suposiciones sobre mi identidad, de mi propia gente. Del pueblo judío, he escuchado que debido a que soy un conversa, no puedo entender completamente el antisemitismo. Esto me preocupa porque los conversos al judaísmo son judíos. Según nuestra tradición compartida, mi neshama, mi alma, estaba con la suya en el Monte Sinaí y achim sheli, mis hermanos, están con ustedes ahora. Siento el mismo miedo que sientes cuando oigo hablar de ataques contra judíos. Les aseguro que el pelo en la parte posterior de mi cuello también se eriza cuando escucho a la gente hablar de judíos de manera negativa en los espacios públicos. También me enojo cuando la gente acusa a Ashkenazim de ser judíos falsos, algo que alguien realmente me ha dicho. Yo también siento tu miedo y comparto tu dolor.

De los negros, he oído que, como mujer negra, abrazar el judaísmo es un reflejo de mi odio hacia mí misma y un intento de blancura. “¿No sabes que los otros judíos nunca te verán como un igual?” Mis hermanos y hermanas, escuché que están preocupados por mi bienestar y seguridad. Le agradezco su preocupación, pero no soy judía porque odio ser negra. Y no dejé de ser negra cuando me convertí en judía. Mi judaísmo es un reflejo del amor propio y una afirmación de todo mi ser, la negrura y todo. Estoy caminando en un cuerpo negro contigo todos los días. Las balas también han atravesado a mis seres queridos. Pero sé que ‘si Dios nos tiene, entonces’ estaremos bien’. Hermosas personas melanizadas, sangro con ustedes.
Sé que estas preguntas provienen de un lugar de angustia, miedo y congoja. Sé que estas palabras son un llamado de mis pueblos para escuchar y reconocer su dolor, pero no puedo evitar sentirme con los ojos vendados y perturbados. No creo que deba ser la voz única de ninguna de estas comunidades. No tengo las respuestas a ninguna de estas preguntas, pero sí sé que no podemos seguir imponiendo estas suposiciones y acusaciones narrativas entre sí.

Para mí, ser apológicamente negra y judía es un acto revolucionario. Mis dos pueblos son resistentes. Y el hecho de que mis dos pueblos continúen existiendo a pesar de todo es un desafío absoluto. Hoy, por eso estoy usando mi kipá.

Traducido por Alicia Weiss para Radio Jai con información de JTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni