Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Vándalos desentierran la tumba de Reinhard Heydrich

La tumba de un alto jerarca nazi que ayudó a planear el Holocausto, y fue asesinado por agentes entrenados por los británicos durante la Segunda Guerra Mundial, fue excavada en Berlín, dijo el lunes la policía alemana.

La tumba de Heydrich  fue “excavada en la noche entre el miércoles y el jueves” y se abrió una investigación por cargos de alteración de un cementerio, dijo una portavoz de la policía a AFP.

Los medios alemanes dijeron que parecía que no se había eliminado nada de la tumba.

Heydrich era el poderoso jefe de la Oficina de Seguridad del Reich de Hitler, que incluía a la Gestapo.

Menos conocido que otros líderes nazis, sin embargo, fue muy influyente y se caracterizó por su crueldad incluso dentro de la élite del Tercer Reich.

La tumba de Reinhard Heydrich, poderoso jefe de la Oficina de Seguridad del Reich de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. (Odd ANDERSEN / AFP)

Adolf Hitler solía referirse a él con admiración como “el hombre con el corazón de hierro”, según la biografía “Heydrich: “La cara del mal” de Mario Dederichs.

Heydrich fue el anfitrión de la Conferencia de Wannsee el 20 de enero de 1942, cuando los principales nazis discutieron el exterminio de los judíos en la Europa ocupada por los alemanes. En esa conferencia se diseñó y definió “la solución final al problema Judío” que fue el plan de aliquinamiento de la judería europea.

Durante la ocupación nazi de lo que ahora es la capital checa, se le conoció como “el Carnicero de Praga”.

Su automóvil fue atacado con una mina antitanque en la ciudad el 27 de mayo de 1942 por agentes checoslovacos entrenados en secreto por fuerzas de Operaciones Especiales de Gran Bretaña.

Heinrich Muller, jefe de la Gestapo, SS-Obergruppenführer Reinhard Heydrich, Reichsführer-SS Heinrich Himmler, jefe de la policía criminal alemana Arthur Nebe y jefe de la policía estatal y Gestapo en Viena, Franz Joseph Huber, se reúnen en Munich, Alemania, en noviembre de 1939.
Heydrich murió de sus heridas unos días después.

Su cuerpo fue devuelto a Berlín y enterrado en el Invalidenfriedhof de la ciudad, un cementerio militar.

 

 

Como consecuencia de sus acciones represivas, a lo largo de su carrera fue conocido por distintos apodos: El Verdugo, el Carnicero de Praga y la Bestia Rubia. Fue el líder fundador del Sicherheitsdienst (SD), una organización de inteligencia encargada de buscar y neutralizar la resistencia al Partido Nazi a través de detenciones, deportaciones y asesinatos. Fue también uno de los organizadores de la Kristallnacht, una serie de ataques coordinados contra los judíos por toda la Alemania nazi y partes de Austria la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938. Los ataques fueron llevados a cabo por las tropas de asalto SA y por civiles, y fueron un presagio de lo que ocurriría durante el Holocausto. En la Europa oriental fue directamente responsable de los Einsatzgruppen, los comandos especiales que acompañaban a los Ejércitos alemanes en su avance y procedieron al asesinato de un millón trescientos mil personas —incluidos comunistas, intelectuales y judíos— por medio de asesinatos masivos mediante fusilamiento o fueron gaseados. A finales de 1941, tras su llegada a Praga como Reichsprotektor, Heydrich trató de eliminar la oposición a la ocupación nazi mediante la supresión de la cultura checa, así como la deportación y ejecución de miembros de la resistencia checa.

 

Durante la Guerra Fría, el cementerio se convirtió en tierra de nadie a lo largo del Muro de Berlín y su tumba, junto con las de otros nazis de alto rango, fue desmantelada.

Pero los restos de Heydrich nunca fueron desenterrados y la ubicación de la tumba fue un secreto a voces.

En el 2000, un grupo de antifascistas dijo que abrieron la tumba del soldado de asalto nazi Horst Wessel en Berlín, le tomaron el cráneo y lo arrojaron al río Spree, según el periódico Tagesspiegel.

La policía en ese momento dijo que no se robaron restos.

 

 

 

 

Fuente: Times of Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni