Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

“Para una renovación de la política habrá que esperar más de veinte años”

A pocos días de las elecciones generales en Argentina, dialogamos con el Lic. Jorge Borgogni acerca de las formas y prácticas de la política en éste país.

Consultamos al asesor político acerca de si cambia algo en la intención de voto con la cantidad de actos de cierre, spots televisivos y radiales. “Esa sería la pregunta del ciudadano, si vale la pena tanto gasto de campaña. Pero todo está planificado desde el día cero. Desde el momento en que uno se lanza a una contienda electoral dónde es una guerra entre comillas de ideas, conceptos, y de cómo lograr la mayor adhesión posible, esto pasa a formar parte de la simbología y del interaccionismo que se produce entre los seguidores y algunos otros libres para confirmar ese voto y lograr la conquista del poder” explicó.

“Hay una reformulación de cómo hacer una campaña electoral, y los actos masivos son muy siglo veinte, donde el líder maneja masas de manera psicológica y casi irracional y se lo sigue más por una razón emocional sin cuestionamientos ni preguntas. Los actos en Argentina han sido “actos grieta”, manifestó.

¿Y entonces cuando veremos cambios en la forma de hacer política?. “En diez o quince años más los milenials van a tener 50 años y va a haber nacido en democracia y eso va a significar que toda tu vida pública la vas a haber vivido sin los actos o marchas masivas del año 1983 o 1989, cierres de campaña con choripán y colectivos, y con toda una mística que va a quedar en el anecdotario de la historia argentina”, respondió Borgogni. Y agregó: “Los candidatos rondan los 55 o 60 años, y han crecido con el proceso militar, con las marchas. Y hay  un círculo rojo que se niega a olvidarlo y se plantea que pensará la gente si no se hace un acto de cierre de campaña. Es como una fiesta de 15 sin el vals. Y decís: ¿Cómo, no vamos a bailar el vals? . Y en algún momento no se va a bailar más el vals o no se harán más fiestas de 15”.

Con respecto a la importancia del mensaje en dichos actos masivos, nos acerca un dato esclarecedor: “Cuando hacemos estudios de opinión pública entre los asistentes a un acto, nadie recuerda ni dos líneas de lo que se dijo. La simbología ayuda mucho al votante fiel y cada uno le habló a su electorado y fue a pescar en su pecera”.

Pero no solo se define presidente o gobernadores. “La discusión va a ser por cómo queda conformado el congreso, y no todas las fuerzas políticas se lo plantearon así. Ese punto es interesante para los partidos más grandes pero especialmente para las fuerzas minoritarias que plantean llevar su voz al congreso”.

“Habría que revisar el sistema de las PASO en términos de que si no hay más de un candidato por una misma fuerza no se participe y esa fuerza vaya directamente a la elección general, y había que revisar el tipo de voto para evitar las listas sábana y todas las estratagemas como sobornos y votos cadena que son prácticas muy habituales y se ven más cuanto más pequeño es el distrito” reflexionó el Lic. en Ciencias Políticas.

Uno de los slogans escuchados en la campaña ha sido que el sistema democrático está en juego, pero lo cierto es que “se pone en juego la calidad democrática pero no la democracia. No creo que nadie esté dispuesto a atentar contra la misma ni están las condiciones dadas. No hay el desarrollo castrense de otras épocas y hoy los militares están con lo mínimo para sostener una posibilidad de defensa” aclaró.

“Para una renovación de la política y sus prácticas vamos a tener que esperar veinte o veinticinco años. La política le hablará a jóvenes cuya demanda no se va a encontrar nunca con la oferta a la que considerarán vieja como ya hoy los sub-cuarenta ya no hablan de golpes militares.Hoy en Argentina hay candidatos jóvenes, con herramientas e imagen del siglo 21, pero con discursos de los años ´50 o ´70. Se alejan en lo que dicen y no en el cómo” concluyó.

Permitida su reproducción citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni