Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Las eternas discusiones por la soberanía de Israel en Cisjordania

Cuando el Primer Ministro Netanyahu dijo a los miembros de su partido que ha estado “hablando durante un tiempo” con la administración Trump sobre la soberanía israelí en Cisjordania, ¿qué quiso decir con eso?

Tomando literalmente lo que dijo, probablemente el principal diplomático de Israel en Washington, Ron Dermer, ha estado explicando durante meses al personal de la Casa Blanca el razonamiento detrás de la política actual de Israel en el territorio en disputa, y su creciente apetito político por la soberanía allí.

Por supuesto, los israelíes han hablado con los estadounidenses sobre la posible anexión de Cisjordania, en su totalidad o en parte. Pero eso no significa que los estadounidenses hayan respondido afirmativamente.

Este es el trabajo de cualquier diplomático: explicar, defender y, cuando sea necesario, luchar por las posiciones de su gobierno. En la administración Trump, los diplomáticos israelíes ven a un gobierno estadounidense más receptivo y potencialmente amigable con las posiciones conservadoras de Netanyahu. No debería sorprender entonces que los israelíes hayan estado evaluando a los funcionarios de la Casa Blanca en los últimos meses para ver hasta qué punto están dispuestos a apoyar el crecimiento de la presencia de Israel en Cisjordania.

Si algo sorprende, es el rechazo público de la administración de los EE. UU. contra la sugerencia de que de alguna manera ha consentido la anexión de Cisjordania. El equipo de paz del presidente Donald Trump exigió a Netanyahu que retractara sus comentarios, que se produjeron pocos días después de que Trump en una entrevista calificara la actividad de asentamientos como un impedimento para la paz con los palestinos.

En respuesta a los comentarios públicos de Netanyahu, los críticos asumieron que la administración había conspirado en privado una toma del territorio codiciado por Israel, convencido de que Trump, al final, abandonaría los esfuerzos de paz a medias y atendería las necesidades políticas de Netanyahu.

Por el contrario, el “equipo de paz” de la Casa Blanca, dirigido por Jared Kushner, yerno del presidente, y Jason Greenblatt, su representante especial para las negociaciones internacionales, siguen firmemente trabajando en un plan para las negociaciones entre israelíes y palestinos, insisten.

Traerán a Ramallah a la mesa y exigirán concesiones serias a Jerusalem.

La aguda respuesta del equipo de paz a Netanyahu fue contar sus pensamientos actuales. Si la Casa Blanca no quiere asociarse con planes de contingencia israelíes para anexar Cisjordania, entonces es lógico que su plan se oponga a la soberanía israelí allí.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni