Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Doctor Lampel, dijo, por favor, vístase. Mi abuelo se levantó y se vistió. “La bolsa”, le dijo a su madre…

Visita muy conmovedora al Memorial de Mauthausen en #HolocaustRemembranceDay

El Ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, se dirigió hoy jueves 27 de enero de 2022 a la ceremonia del Día Internacional del Recuerdo del Holocausto en el campo de concentración de Mauthausen en Austria. A continuación su discurso:

Estimado Canciller Karl Nehammer, Ministro Alexander Schallenberg, Ministro Gerhard Karner, Gobernador Thomas Shtelzer, Presidente Oskar Deutsch, estimada Directora Dra. Barbara Glück, damas y caballeros,

La mayoría de las personas no saben el punto exacto en el que pasaron de niños a adultos. Pero mi padre lo sabía. Se hizo adulto a los 12 años, en una noche, entre el 18 y el 19 de marzo de 1944.

A las seis de la mañana, papá era todavía un niño. Dormía en una cama grande junto a su padre, mi abuelo, debajo de la manta grande.

Mi abuelo era un hombre gordo, y su cálido aliento era un metrónomo cuerdo y relajante en un mundo que se había vuelto loco.

Exactamente a las seis de la mañana, papá escuchó a su abuela, Hermina: “Ya, Biteh, Biteh”, le dijo a alguien en alemán, y la puerta del dormitorio se abrió.

“Bela”, le dijo a mi abuelo, “hay un soldado alemán en la puerta que quiere verte”.

El soldado no esperó.  Él la siguió al dormitorio, sosteniendo un rifle, con un uniforme gris verdoso, con las letras “SS” en la esquina de su cuello, notablemente amable.

“Doctor Lampel”, dijo, “por favor, vístase”. Mi abuelo se levantó y se vistió. “La bolsa”, le dijo a su madre, y ella se fue y regresó con una bolsa. No había necesidad de empacar.

Desde el comienzo de la guerra, todos los judíos de Europa tenían una bolsa lista para llevar.

Mi bisabuela dio uno o dos pasos hacia el soldado rubio con su bayoneta, y cuando estuvo muy cerca de él, se agarró del reposacabezas y lentamente, como hacen los viejos, se puso de rodillas.

El alemán guardó silencio. Ella abrazó sus rodillas, aferrándose a sus botas lustradas. Ella levantó la cabeza, buscando sus ojos azules.

“Señor”, dijo, “no olvide que su madre también lo está esperando en casa”. Y luego agregó: “Dios te bendiga”.

El rostro del alemán se contrajo por un momento, y luego asintió con la cabeza hacia mi abuelo. Es la hora.

Mi abuelo se agachó y le quitó la manta a mi papá. Papá lloró.

Abrazó a mi papá y dijo las palabras que en una noche convirtieron a mi padre en un hombre adulto:

“Hijo mío”, dijo, “o te vuelvo a ver vivo o no”. Nunca más lo volvió a ver.

A mi abuelo lo enviaron a Auschwitz y después lo enviaron aquí, a Mauthausen. Cuando llegó aquí, ya no era un papá, ya no era gordo, ya no era una persona.

Él era un número. Los nazis hicieron todo lo posible para numerar a sus prisioneros. Mi abuelo, como todos los que venían a Auschwitz, tenía un número tatuado en el brazo.

Los archivos estaban organizados. Decenas de miles de cuadernos con cuidadosa documentación de los presos.

Hicieron esto porque les permitió decirse a sí mismos: “Esto no es un asesinato, son estadísticas”.

Que no estaban matando a gente que no les hacía daño, sino borrando números de una libreta.

Vine aquí hoy para recordarle al mundo que Bela Lampel no era un número. Él era mi abuelo.

Amaba a su hermosa esposa. Iba a los partidos de fútbol con su hijo. Le encantaba tener una tortilla en la cafetería al lado de su casa. Nunca le hizo daño a nadie.

No era un hombre importante. No odiaba a nadie.

Era simplemente… judío.

Así que lo tomaron en medio de la noche y lo enviaron de campamento en campamento hasta que llegó aquí.

Cuando llegó aquí, los nazis ya sabían que habían perdido la guerra.  La poderosa máquina que era el ejército alemán se había derrumbado.

Necesitaban a cada soldado, cada rebanada de pan, cada rifle y, sin embargo, continuaron matando judíos hasta el último momento.

Según los registros aquí en Mauthausen, mi abuelo murió en abril de 1945.

Un par de semanas después, la Alemania nazi se rindió.

Esa fue la última cosa importante que hicieron los nazis: matar a mi abuelo.

Pero morir no fue lo último significativo que hizo.

Porque mi abuelo hizo otra cosa, incluso si lo hizo después de su muerte: me envió aquí hoy.

El abuelo Bela, un hombre tranquilo cuyo apodo familiar era “Bela el Sabio”, me envió aquí hoy

para decir en su nombre que los judíos no se han rendido. Han establecido un estado judío fuerte, libre y orgulloso, y enviaron a su nieto para que los represente aquí hoy.

Los nazis pensaron que ellos eran el futuro y que los judíos serían algo que solo se encuentra en un museo.

En cambio, el estado judío es el futuro y Mauthausen es un museo.

Descansa en paz, abuelo, ganaste.

Yair Lapir
Yair Lapid
Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN