Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Incendian la estatua de Qassem Soleimani en Irán

Quema de estatua de Qassem Soleimani

La estatua de Qassem Soleimani, que se construyó durante un año a un costo de 150 millones de Tomans (rial iraní), fue incendiada y quemada por completo pocas horas después de su instalación en la plaza Qamar Bani Hashem. El viernes el Imam de Shahrekord dijo que el momento que escuchó la noticia fue como escuchar la noticia de la muerte de Soleimani.

La enorme estatua del general Qassem Soleimani  fue quemada por manifestantes hoy miércoles por la noche, apenas unas horas después de que fuera inaugurada en la ciudad provincial de Shahre Kord.

El Presidente del Tribunal Supremo de la provincia de Chaharmahal y Bakhtiari anunció el arresto de un ciudadano por la “quema de la estatua de Qassem Soleimani” en una de las plazas de Shahrekord, informó la Agencia de noticias HRANA

Ben Cohen, en un artículo para Algemeiner, publica “Activistas de la oposición iraní compartieron en las redes sociales vídeos e imágenes fijas de la estatua consumida por las llamas. Algunos comentaristas afirmaron que el aparente incendio provocado era un símbolo dramático del fracaso del régimen islamista de Irán para imponer a Soleimani como símbolo de la unidad nacional iraní. Los medios de comunicación oficiales iraníes insinuaron una conspiración más profunda detrás de la quema de la estatua”.

Un informe de la agencia de noticias ISNA  dijo que: “Este crimen traicionero se llevó a cabo en la oscuridad, al igual que el otro crimen cometido por la noche en el aeropuerto de Bagdad”, y describió la quema de la estatua como un “acto vergonzoso de individuos desconocidos”.

Soleimani fue asesinado durante un ataque con drones no tripulados dirigido por Estados Unidos mientras visitaba Bagdad el 3 de enero de 2020, esto provocaría la cólera de millones de seguidores en el mundo islámico y la convulsión frenética de las fuerzas iraquíes. El líder supremo iraní Ali Khamenei prometió vengar el asesinato, diciendo que Estados Unidos enfrentará repercusiones ‘duras’. El  multitudinario funeral mostró el liderazgo regional. 

El entonces secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo  declaró que “Se trataba de un tipo malo, y era el momento de eliminarlo”, y añadió que, como comandante de la Fuerza Quds (IRGC-QF) -el ala internacional Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos-, Soleimani había sido responsable de la muerte y el desplazamiento de miles de civiles en Irak y Siria.

La quema de la estatua de Soleimani en Shahr-e Kord, capital de la conflictiva provincia iraní de Chaharmahal y Bakhtiari, en el suroeste del país, continúa una seguidilla en los últimos meses de quema de pancartas y carteles con líderes iraníes. El pasado mes de agosto, se informó de la quema de otra estatua de Soleimani en la ciudad de Yasuj, situada en la vecina provincia de Kohgiluyeh y Boyer-Ahmad.

Al conmemorarse esta semana el segundo aniversario de la muerte de Soleimani, Irán reavivó los llamamientos para que funcionarios estadounidenses e israelíes rindan cuentas por el asesinato.

Esta vuelta de imagen que teníamos de Irán, cambia rotundamente en una sociedad cansada de su propio gobierno, del empobrecimiento causado por el desvío de dinero para apoyar a Hamas, a Hezbollah, a Yemen… Es un golpe a la imagen de unidad que buscaban vender por eso considero compartir el siguiente texto de

“Dadas las nefastas implicaciones de este acto terrorista para la paz y la seguridad internacionales, el Consejo de Seguridad debe estar a la altura de sus responsabilidades, basadas en la Carta [de la ONU], y hacer que Estados Unidos y el régimen israelí rindan cuentas por la planificación, el apoyo y la comisión de ese acto terrorista”, declaró el lunes el embajador iraní ante la ONU, Majid Takht Ravanchi, en una carta dirigida al presidente del Consejo de Seguridad de la ONU.

Este incendio en Shahr-e-Kord de una enorme estatua de Qassem Soleimani, después del ayatolá Jameini, la figura más célebre en el panteón de la República Islámica, seguramente debe poner nervioso al régimen. Ni siquiera es el primer acto de incendio político de este tipo: otra estatua de Soleimani, aunque no tan grande como la que se acaba de destruir, fue incendiada en agosto pasado en la ciudad de Yasuj. Muchos carteles y pancartas que representan a otros notables iraníes, como uno con un líder supremo Ali Khamenei con una sonrisa macabra, también han sido desfigurados y destruidos en todo Irán. Pero la destrucción de esa enorme estatua en Shahr-e-Kor de Soleimani es particularmente reveladora, porque el régimen ha estado intentando crear un culto precisamente en torno a la figura del general “mártir” de Al-Quds, y ha fracasado singularmente.

Soleimani, para muchos iraníes, representó en el régimen todo lo que es más perjudicial para su propio bienestar. Porque él era el jefe de la Fuerza IRGC Al-Quds, a cargo de todas las operaciones fuera de Irán, apoyando a los aliados de Teherán en el extranjero con dinero y armas. Fue Qassem Soleimani quien organizó el envío de ayuda a los hutíes en el Líbano, a las milicias chiítas proiraníes como Kataib Hezbollah en Irak, al dictador sirio Bashar Assad y a Hezbollah en el Líbano. Mientras tanto, los iraníes se han vuelto cada vez más pobres, en parte como resultado del costoso aventurerismo de su país en el extranjero, dirigido hasta 2020 por el difunto Qassem Soleimani. Quienes prendieron fuego a su enorme estatua en Shahr-e-Kord estaban haciendo una declaración sin palabras, pero perfectamente comprensible: “¡No a Gaza! ¡No a Palestina! ¡No al Líbano! ¡No a Irak! ¡No a Yemen! ¡Damos nuestras vidas por Irán!”.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.