Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Heydrich el redactor de la Solución Final

El 31 de julio de 1941, en la Alemania nazi, Reinhard Heydrich, el segundo al mando de las SS, finalizó la redacción del documento T/179, N.º 461, detallando la Solución Final al Problema Judío.

Pero el holocausto no arrancó el 31 de julio de 1941 cuando se emitió el referido documento, o ‘Endlösung der Judenfrage’, pues comenzó mucho antes. Desde principios del siglo XX ya existía un odio explícito hacia los judíos en Europa, mucho antes que Hitler asomara la cabeza.

El antisemitismo ya estaba naturalizado cuando en 1921 se puso en la punta de esa pirámide. Como bien reflexiona Daniel Goldhagen en ‘Los verdugos voluntarios de Hitler’, la base de esa pirámide era vasta y firme, por lo que el Fhürer no apareció, surgió. Su discurso nacionalista tenía un inicio teóricamente impecable en las consecuencias que sufrió Alemania luego de la Primera Guerra Mundial. Pero traído de los pelos incluía a los judíos como una traba para el desarrollo. Rápidamente encontró eco entre sus acólitos que se reproducían como conejos, cada vez más virulentos y radicalizados.

Resultado de ello fueron las segregacionistas “Leyes de Núremberg”. En 1938 todo se desmadró, expropiaciones, persecuciones, linchamientos, pogromos, ghettos, deportaciones y como corolario ‘La noche de los cristales rotos’.

Antes de empezar la Segunda Guerra Mundial ya funcionaban los campos de concentración de Sachsenhausen, Buchenwald y Dachau. En 1941 empezaron las discrepancias, Hitler mantenía un plan a largo plazo de crear de un Estado sionista en la isla de Madagascar, pero los fracasos militares hicieron que se negara a utilizar los ferrocarriles para trasladarlos a territorios ocupados.

Aquí es donde entraron sus monstruosos y fieles laderos. Reinhard Heydrich recibió de Hermann Göring el documento el borrador del documento “T/179, Nº 461” donde se habla abiertamente de la ‘Solución final’, cuya redacción él terminó. Por más que lo hayan llamado evacuación, desplazamiento, emigración o reinstalación, se trató de un aceitado plan de ejecuciones masivas. Hitler dio la orden directa y delegó la orden en Himmler, Göring y Heydrich.

Definido como el “alemán ideal” por su físico espectacular: rubio, 1,88 metros, ojos azules y una presencia imponente, Reinhard Tristan Eugen Heydrich, el verdugo de Hitler, considerado uno de los jerarcas nazis más abyectos, nació el 7 de marzo de 1904. Era un hombre ambicioso, frío y calculador. Convertido en el jefe de seguridad del Tercer Reich, fue ideólogo de la “solución final” y responsable de llevar a la muerte a millones de judíos.

Fue el artífice del plan que sirvió para que Alemania tuviera la excusa perfecta para atacar a Polonia e iniciar así la Segunda Guerra Mundial. Dentro de la llamada Operación Himler, las SS simularon un ataque por parte del ejército polaco a una estación de radio alemana en la localidad polaca de Gleiwitz, muy cerca de la frontera. En realidad se trataba de media docena de militares alemanes disfrazados con uniformes polacos y liderados por el mayor de las SS Alfred Naujocks.

Una de las acciones más audaces e ingeniosas que se atribuyen a Heydrich fue la de orquestar la Operación Skoblin, que consistió en la falsificación de documentos para implicar a generales rusos –de uno de los cuales, Nikolai Skoblin, tomó el nombre la operación– con los servicios de espionaje alemán. Como resultado de aquella operación, Stalin purgó a casi todo el Alto Mando del Ejército Rojo, debilitando así la resistencia militar de la URSS ante el Tercer Reich. En el apogeo de su carrera ostentó el rango de SS-Obergruppenführer und General der Polizei y fue jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA) —organismo que agrupaba a la Policía Secreta del Estado, a la Policía Criminal y a la SD, a la que nos referiremos más adelante. Fue también Stellvertretender Reichsprotektor del Protectorado de Bohemia y Moravia, la actual República Checa. También fue presidente de la Organización Internacional de Policía Criminal.

Como consecuencia de sus acciones represivas, recibió varios apodos: El Verdugo, el Carnicero de Praga y la Bestia Rubia. Fue el líder fundador del Sicherheitsdienst (SD), la organización de inteligencia encargada de buscar y neutralizar la resistencia al Partido Nazi a través de detenciones, deportaciones y asesinatos.

En enero de 1933, el SD liderado por Heydrich se había convertido en la agencia de inteligencia más importante dentro del partido nazi. En junio de 1934, el vicejefe del partido nazi, Rudolf Hess, la nombró la única agencia autorizada para reunir información de inteligencia política dentro del Tercer Reich. Fue también uno de los organizadores de la noche de los cristales rotos, una serie de ataques coordinados contra los judíos por toda la Alemania nazi y partes de Austria durante la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938. Los ataques fueron llevados a cabo por las tropas de asalto SA y por civiles, y fueron un presagio de lo que ocurriría durante la posterior contienda: el Holocausto.

El 27 de mayo de 1942, mientras Heydrich viajaba rumbo al aeropuerto para volar al cuartel general de Hitler, dos agentes checos en paracaídas lanzaron una granada de mano bajo su vehículo. Si bien el propio estallido no logró herirlo de muerte, las astillas de la granada en su pierna y la parte inferior de su espalda causaron una infección que le provocó la muerte el 4 de junio de 1942.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni