Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Una mujer suiza ayuda a los sobrevivientes del Holocausto a sobrellevar el segundo trauma de la pandemia: la soledad

Como hija de sobrevivientes del Holocausto, la residente de Zúrich Anita Winter se ha relacionado durante mucho tiempo con aquellos que soportaron el capítulo más oscuro de la historia judía. Hoy, en su Suiza natal, se ha convertido en campeona del número cada vez menor de víctimas vivas de Hitler en el país.

Durante el año pasado, Winter ha encabezado los esfuerzos para ayudar a los 400 sobrevivientes del Holocausto de Suiza a enfrentar mejor la adversidad causada por COVID-19. Ahora, a medida que mejora la situación de la pandemia del país, se centra en garantizar que todos los supervivientes se vacunen.

En marzo de 2020, poco después de que COVID-19 golpeara Suiza, Winter entró en acción. Creó una línea telefónica directa para sobrevivientes que todavía funciona las 24 horas del día, atendida por 40 jóvenes voluntarios, muchos de los cuales no son judíos. Prestando un oído compasivo, también compran alimentos y medicinas para los sobrevivientes.

“La pandemia [COVID-19] evocó recuerdos dolorosos de la era de la guerra para muchos sobrevivientes”, dijo Winter a The Times of Israel en una entrevista reciente de Zoom. “Algunos experimentaron un trauma renovado, incluido el miedo a carecer de los elementos esenciales necesarios para sobrevivir. El aumento de la soledad y el aislamiento ha sido particularmente difícil para ellos dado su pasado y su edad ”.

Para muchos, la línea directa es un regalo del cielo, especialmente para aquellos que están confinados en casa, discapacitados y no tienen una computadora o tienen dificultades para usarla. Además, Winter organiza asistencia financiera para quienes la necesitan para cubrir facturas médicas y artículos como audífonos, tratamiento dental y ayudas para caminar.

Como directora de la Fundación Gamaraal, que fundó en 2014, Winter, de 58 años, defiende a las víctimas vivas del régimen nazi y se asegura de que sus historias, a menudo desgarradoras, sean preservadas y compartidas, especialmente con audiencias no judías. Los donantes de la organización incluyen descendientes alemanes de aquellos que llevaron a cabo el Holocausto.

Un historial admirable

Mucho antes de COVID-19, Winter se involucró activamente con los sobrevivientes, cuya resistencia y fortaleza la inspiraron desde una edad temprana. Su voluntariado para aliviar su difícil situación y su trabajo en la educación sobre el Holocausto le valieron recientemente el reconocimiento oficial de Alemania. En febrero, en una ceremonia en la embajada de Alemania en Berna, la capital suiza, el embajador de Alemania entregó a Winter la Orden del Mérito, el mayor homenaje que Alemania rinde a las personas por logros ejemplares en diferentes campos.

La decisión de Winter de involucrarse formalmente con los sobrevivientes mediante la creación de una fundación fue el resultado de una conversación que tuvo con el actual director de la Agencia Judía y el presidente israelí entrante, Isaac Herzog. Durante un evento de la comunidad judía en Zúrich en 2011, el ex diputado israelí se lamentó a Winter que Israel no había apoyado más a sus sobrevivientes del Holocausto, inicialmente prestando poca atención a su trauma y otros desafíos que enfrentaban. Para Winter, la conversación tocó una fibra sensible.

Preservando la historia

Actualmente, a pesar de la disminución del número de supervivientes, el más joven de 82 años, el mayor de 100, Winter y su fundación están ocupados atendiendo sus necesidades y desarrollando la educación sobre el Holocausto basada en sus historias. Uno de los principales objetivos de la fundación es la prevención del genocidio. Con ese fin, desarrolla programas, que incluyen llevar a los sobrevivientes a hablar con los estudiantes sobre sus experiencias pasadas. Los voluntarios de la fundación ayudan a preservar los testimonios de los sobrevivientes para mantener viva la memoria del Holocausto.

Anita Winter con la sobreviviente del Holocausto Germaine Goldberg en Luxemburgo para la exhibición ‘Los últimos sobrevivientes suizos del Holocausto’ en 2020. (Cortesía)

Winter está orgullosa de la exposición itinerante multimedia que inició titulada “Los últimos supervivientes suizos del Holocausto”, en la que trabajaron sus cuatro hijos. Con fotografías, textos y videos, cuenta las desgarradoras historias de 14 sobrevivientes. Desde 2017, se ha mostrado en numerosos países de Europa, Asia y Estados Unidos, incluida la sede de la ONU en Nueva York.También apoya viajes educativos de campo a Auschwitz y otros sitios donde tuvo lugar el genocidio nazi. La fundación desarrolla material didáctico para mostrar a los estudiantes las consecuencias del Holocausto, cómo los sobrevivientes continuaron con sus vidas y el impacto de sus experiencias en sus hijos y nietos.

Luchamos contra la indiferencia todos los días, difundiendo los mensajes de los sobrevivientes, manteniendo vivos sus testimonios, educando a la nueva generación”, dice Winter, quien habla cinco idiomas, incluida su lengua materna, el alemán. “Es crucial seguir haciéndolo porque el legado vivo y los testimonios de los testigos presenciales de los sobrevivientes del Holocausto no estarán con nosotros para siempre. Estamos obligados a preservar sus recuerdos y correr la voz “.

 

Anita Winter con el sobreviviente del Holocausto Fishel Rabinowicz en la inauguración de la exposición de la Fundación ‘Los últimos sobrevivientes suizos del Holocausto’ en el Memorial de la Shoah en Milán, Italia, mayo de 2019

Nacida en Baden, una pequeña ciudad suiza de habla alemana cerca de Zurich, Winter y sus tres hermanos crecieron allí a la sombra de lo que vivieron sus padres, ambos nacidos en Alemania, justo antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

“Según estudios de sobrevivientes, hay quienes nunca hablan de lo que vivieron y otros que son lo contrario”, dice Winter. “Tenía a ambos en mi familia. Mi madre no dijo una palabra. Fue como un tabú. Mi padre hablaba de eso todo el tiempo porque quería que la próxima generación supiera lo que sucedió para que nunca vuelva a suceder”.

La madre de Winter pasó parte de la guerra escondida en un monasterio en Francia tras escapar de un tren de deportación. El padre de Winter experimentó la creciente persecución de los judíos en Alemania, incluido el pogrom de Kristallnacht en noviembre de 1938, antes de huir del país y entrar en Suiza gracias a un tío que ya vivía allí.

No tan neutral como parecía

En conjunto, los supervivientes a los que ayuda Winter son un grupo diverso, en su mayoría judío, que incluye a otras víctimas de la persecución nazi (romaníes, sinti, testigos de Jehová, homosexuales y activistas políticos). También ha descubierto a aquellos que, con la esperanza de evitarles a sus hijos un destino similar, nunca les dijeron que estaban en campos de concentración. Algunos no quieren ser incluidos en la lista de la fundación, prefiriendo no ser identificados como judíos debido a su condición postraumática o por temor a que la historia se repita.

La mayoría de los supervivientes son originarios de otros países, habiendo inmigrado después de la Segunda Guerra Mundial. Algunos soportaron campos de concentración, otros sobrevivieron huyendo o vivieron escondidos. Una minoría pasó la guerra en Suiza, cuya neutralidad oficial la dejó ilesa pero no contaminada, especialmente en lo que respecta a los judíos.

Pasaron décadas antes de que los suizos reconocieran su complicidad en el Holocausto y su colaboración con el régimen nazi. En 1995, en la primera admisión oficial de culpabilidad de Suiza, el entonces presidente Kaspar Villiger dijo: “Llevamos una carga considerable de culpa por el trato que nuestro país ha dado a los judíos”. Admitió que Suiza tenía un pacto secreto con Hitler para prohibir a los judíos que intentaran cruzar la frontera para escapar de la persecución nazi.

En 1999, en un informe encargado por el gobierno suizo, un panel internacional de nueve historiadores dijo que Suiza era cómplice del Holocausto, habiendo rechazado a 25.000 judíos “en peligro de muerte” entre 1940 y 1945. El panel reconoció que Suiza también admitió a 51.000 refugiados durante la guerra, incluidos 20.000 judíos.

Las innobles acciones de Suiza hacia las víctimas judías de Hitler no terminaron con la guerra. En la década de 1990, se supo que durante décadas los bancos y las compañías de seguros suizos habían retenido deliberadamente grandes cantidades de dinero de las familias de las víctimas del Holocausto que tenían cuentas allí. Como parte de su ofuscación para obstaculizar la recuperación de esos activos, los bancos inicialmente reconocieron un número mucho menor de cuentas inactivas que las 54.000 descubiertas más tarde por los investigadores.

Anita Winter con su familia en una ceremonia por su esposo, quien recibió un doctorado honorario en el Instituto Weizmann de Israel en noviembre de 2014.

El esposo de Winter, Herbert Winter, un abogado de negocios internacionales, jugó un papel clave en ayudar a los sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes a recuperar estas cuentas inactivas. Activo en el Congreso Judío Mundial y el Congreso Judío Europeo, se desempeñó durante 12 años como presidente de la Federación Suiza de Comunidades Judías, que representa a los 20.000 judíos del país. Actualmente está ayudando a familias a recuperar arte y otros objetos culturales saqueados por los nazis que pertenecieron a sus antepasados.

Defendiendo a Israel y a los judíos

Además de la fundación, Anita Winter ayuda a otras iniciativas relacionadas con los judíos. Durante varios años, ha sido miembro del Grupo Asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suiza con respecto a su delegación a la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA). Desde 2014, ha hablado regularmente en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHRC) en Ginebra en representación de B’nai Brith International.

En su aparición más reciente el 27 de mayo, deploró el enfoque obsesivo del CDH en Israel y su respuesta al lanzamiento de cohetes de Hamas. “Israel no solo tiene el derecho sino el deber de proteger a sus diversos ciudadanos del terrorismo”, dijo. “Sin embargo, este consejo, aunque ignora innumerables atrocidades en todo el mundo, critica singularmente al país más humano de Oriente Medio”.

Anita Winter en la azotea de la ONU en Ginebra con una delegación de B’nai Brith.

Winter atribuye gran parte de su motivación a su padre.

“Incluso cuando éramos niños, mi padre nos contaba su pasado”, recuerda Winter, quien solía trabajar en el negocio textil de la familia. “Quería que nunca olvidáramos de lo que la gente es capaz. Para él era importante sacar las conclusiones correctas de la historia de su vida y las dificultades que experimentó. Siempre dijo que algo como el Holocausto podría volver a suceder y que debemos estar atentos y listos para huir si la situación lo requiere ”.

A menudo acompañaba a su padre cuando hablaba con estudiantes y otros grupos sobre lo que vivió.

“Después de la Segunda Guerra Mundial, muchas personas, incluidos algunos judíos, creyeron que el Holocausto significaría el fin del antisemitismo”, agrega Winter, cuyos padres murieron hace unos años. “Mi padre era mucho más pesimista. No creía que la gente realmente hubiera aprendido de esta ruptura en la civilización. No creía que la gente aprenda de la historia y se vuelva más inteligente. A menudo decía, basándose en lo que vivió, que el camino de la civilización a la barbarie es corto “.

Anita Winter con el sobreviviente del Holocausto Bronislav Erlich en la oficina de la Fundación Gamaraal. (Cortesía)

Inicialmente, cuando se le preguntó qué tan segura se sentía como judía en Suiza hoy, Winter no respondió.

“Me siento segura en Suiza”, respondió más tarde. “Afortunadamente, a pesar del creciente antisemitismo, no se han producido ataques físicos contra judíos. Pero los mitos de la conspiración que rodean al coronavirus y a los judíos son virulentos en Suiza, como en otros lugares. Debemos estar atentos. Tenemos una democracia sólida y una sólida protección para las minorías, que deben mantenerse y protegerse constantemente. Por eso trabajo en el campo de la educación sobre el Holocausto ”.

Fuente: The Times Of Israel

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni