Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Guerra de los Seis Días: el conflicto relámpago de Israel con Egipto, Jordania y Siria

Guerra de los Seis Días: el conflicto relámpago de Israel con Egipto, Jordania y Siria; que cambió para siempre Medio Oriente. Los casi seis días que duró la Guerra de 1967 fueron suficientes para enterrar en la arena del Sinaí el proyecto del nacionalismo árabe auspiciado por el entonces presidente egipcio Gamal Abdel Nasser, con un reequilibrio de fuerzas en la región que se decantó hacia las monarquías del Golfo.

Los ataques relámpago que Israel lanzó contra Egipto, Jordania y Siria, que desencadenaron la Guerra de los Seis Días y la ocupación de Jerusalén Este, Cisjordania, Gaza, los Altos del Golán y el Sinaí egipcio; lo cual creó un escenario que ha marcado hasta día de hoy la región.

La aplastante victoria de Israel contra sus vecinos árabes, mostró los cálculos erróneos de Nasser y de los dirigentes árabes que habían prometido, “tirar los judíos al mar” tras cerrar el Estrecho de Tirán, lo que generaba un bloqueo a la actividad económica israelí

Los acuerdos tras la Segunda Guerra Mundial para ubicar el estado de Israel en 1948 seguían generando animadversión en la zona dos décadas después y, en mayo de 1967, el presidente egipcio solicitó a la ONU que se retirase de la península del Sinaí, fronteriza con Israel y donde tropas internacionales estaban desplegadas desde la Guerra de Suez de 1956.

En medio de una creciente tensión, Nasser apostó a miles de sus soldados en la zona limítrofe, lo que despertó la alarma de Israel, que el 5 de junio lanzó un rápido ataque que tomó por sorpresa al Ejército egipcio, incapaz de reaccionar y que perdió en cuestión de horas parte del Sinaí y Gaza, bajo su control.

Tras el revés militar, se involucraron en la guerra Siria y Jordania, seguros de que vencerían al Estado judío, algo que no ocurrió y dio lugar a una derrota a la que siguió la ocupación de territorio sirio, palestino -entonces controlado por Egipto y Jordania- y parte del Sinaí, devuelto con un acuerdo de 1979 que convirtió a Egipto en el primer país árabe en firmar la paz con Israel.

Al encontrarse en considerable desventaja numérica, la estrategia utilizada por el Estado de Israel fue la de realizar un ataque preventivo, entendiendo que el factor sorpresa era la alternativa a la superioridad de sus enemigos. Fue así que en la madrugada del día 5 de junio llevaron a cabo la llamada Operación Foco, en la cual los cazas israelíes bombardearon y destruyeron gran parte de la aviación de combate egipcia que se encontraba en sus bases. El mismo accionar se produjo contra la aviación de los otros países de la coalición árabe.

La Operación Foco, que logró que las fuerzas israelíes controlaran el espacio aéreo, fue coordinada con la movilización de las fuerzas militares de Israel por tierra.

Los enfrentamientos terrestres se dieron en distintos frentes, desarrollándose principalmente en la península del Sinaí para luego concentrarse en los frentes jordano y sirio. Las fuerzas de Irak no llegaron a tiempo a intervenir en la contienda. La destrucción de la fuerza aérea egipcia incluyó a los Aviones Mig-21 que fueron destruidos en su base tras el ataque israelí, del 5 de junio de 1967.

Durante la Guerra de los Seis Días, el Estado de Israel, creado sólo veinte años antes, demostró su superioridad militar en la región. Su territorio se amplió al extenderse sobre los estados derrotados, ocupando la península del Sinaí, luego devuelta a Egipto tras el tratado de paz, la Franja de Gaza, Cisjordania, incluyendo la ciudad de Jerusalén y los Altos del Golán

Pero el mayor error de cálculo cometido por Nasser fue, como dijimos al referirnos a Moshé Dayan, no comprender que su ingreso a la plana mayor de gobierno de Tel Aviv significaba lisa y llanamente que Israel le declaraba la guerra. Tampoco comprendió que con la presencia de Dayan esa guerra aún no declarada ya estaba ganada. Pocos días después tuvo que comprenderlo dolorosamente, cuando Dayan, secundado por el general Rabin, repitió sus hazañas de 1948 y de 1956 y ganó la tercera guerra israelí contra los árabes. Así la atención mundial volvió a centrarse en la gallarda figura del general tuerto, tal vez el mayor genio militar en lo que va del siglo.

Dr Mario Burman

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN

1 Comentario

  • Assbreaker
    Assbreaker

    Coincida con sinwar,la proxima guerra los sacara del medio definitivamente .-Israel,por diferentes razones no acaba ,como podria facilmente hacerlo con hamas .- Hamas deberia ser mas cauto ,porque en ello les va su existencia .- A mi juicio Israel se equivoca al dejar crecer a esas facciones que no tienen atisbos de humanidad ni con su propio pueblo

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni