Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

¿India o Israel? Conozca la otra ‘nación de la vacunación’

Apodada la “farmacia del mundo” incluso antes de la pandemia, el país producía el 60% de las vacunas a nivel mundial.

El primer ministro Benjamin Netanyahu ha llamado a Israel la “nación de la vacunación” debido al éxito del país en la inoculación de más de cinco millones de personas en solo unos pocos meses. Sin embargo, a menos de 3,000 millas de distancia, otro país vacunó a esa cantidad en solo tres días y fabricó millones de vacunas COVID-19 en solo unos pocos meses.

Apodada la “farmacia del mundo” incluso antes de la pandemia, el país producía el 60% de las vacunas a nivel mundial. Ahora, está preparado para convertirse en el segundo fabricante de vacunas COVID más grande del mundo después de Estados Unidos, con la capacidad de producir dosis suficientes para proteger su propia población y la de otros países en desarrollo.

“Independientemente de a quién se le ocurra una vacuna o dónde se invente, no tendría sentido si no se fabricase a gran escala”, dijo a The Jerusalem Post el embajador de India en Israel, Shri Sanjeev Kumar Singla. “Ahí es donde las fortalezas de fabricación de la India se convierten en un activo global crucial”.

Dijo que “India tiene fuertes fortalezas en biotecnología y en el sector farmacéutico, tanto en investigación y desarrollo como en manufactura. Las empresas indias han estado produciendo vacunas para el mundo incluso antes del COVID-19. Por lo tanto, la transición para ellos no ha sido un gran desafío ”.

La planta de fabricación de vacunas más grande del mundo pertenece a una empresa privada en Pune llamada Serum Institute of India.

Varias empresas globales ya se han asociado con las farmacéuticas indias para la producción de vacunas COVID-19. Estas incluyen la británica AstraZeneca, la rusa Sputnik V y dos empresas estadounidenses: Johnson & Johnson y Novavax. Johnson & Johnson también está llevando a cabo parte de su ensayo clínico de fase III en el país.

Se espera que se produzcan mil millones de dosis de la vacuna estadounidense en la India para su distribución el próximo año a los países de la región del Indo-Pacífico, dijo Singla al Post India no solo ha vendido, sino que ha regalado millones de dosis de COVID-19 a varios países.

“Tenemos una creencia civilizatoria fundamental que debemos compartir con todos los demás, especialmente con los países en desarrollo”, dijo Singla sobre la exportación del país de más de 64 millones de dosis de vacunas a más de 82 países, excediendo en ese momento la cantidad de vacunas que se habían administrado internamente.

“Esta creencia está encapsulada en el término sánscrito ‘Vasudhaiva Kutumbakam’, que significa que el mundo es una familia”, explicó. “COVID-19 solo ha reiterado esto porque ha demostrado que ningún país es una isla y no estamos seguros hasta que todos los demás estén a salvo”.
India vendió unas 25.000 dosis de la vacuna AstraZeneca a la Autoridad Palestina a principios de este año y dijo que proporcionaría más si se le solicitaba.

Aproximadamente el 18% de las demás vacunas exportadas se destinaron a países cercanos a Israel, como Argelia, Bahréin, Egipto, Irán, Kuwait, Marruecos, Omán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Yemen. Otro 40% se distribuyó a países de África, y aproximadamente el 28% se destinó al programa COVAX de la Organización Mundial de la Salud, que tiene como objetivo proporcionar dosis de vacuna COVID para al menos el 20% de la población de cualquier país que de otro modo no podría pagarlas.
También suministró vacunas a las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU.

Si bien Singla dijo que “es demasiado pronto” para considerar la vacunación en términos geopolíticos, admitió que “la gente recuerda quién acudió en su ayuda en momentos de necesidad. La buena voluntad permanece”.

“Dichos beneficios serían un corolario, pero no son el motor principal” de los esfuerzos de fabricación y distribución del país, dijo. De hecho, el país pidió recientemente a la Organización Mundial del Comercio que utilice la disposición proporcionada en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) para otorgar una exención temporal de los derechos de propiedad intelectual de las vacunas COVID-19 para que puedan ser producidas en mayor volumen. La solicitud no fue aceptada.

Mientras tanto, como se mencionó anteriormente, la India ha realizado enormes esfuerzos para vacunar a su propia población de 1.300 millones de personas. Hasta la fecha, según el Ministerio de Salud de la India, la India ha distribuido más de 90 millones de dosis a su población a un promedio de 2,2 millones de personas por día.

Su tasa de vacunación diaria es la segunda del mundo, después de Estados Unidos. Sin embargo, con 1.300 millones de personas en el país, se espera que la campaña tarde meses, si no más de un año, en completarse.

Están utilizando dos vacunas: AstraZeneca y su propia vacuna desarrollada localmente conocida como Covaxin, que fue creada por Bharat Biotech en asociación con el Consejo Indio de Investigación Médica y el Instituto Nacional de Virología de la India.

Los ensayos clínicos de la vacuna demostraron que tiene una efectividad del 81%. Hasta ahora, la vacuna ha sido aprobada para uso de emergencia en Irán, Mauricio, Myanmar, Paraguay y Zimbabwe.
Modi fue inoculado con la vacuna india.

El país también tiene otra vacuna candidata local, conocida como ZyCoV-D, que está siendo desarrollada por la firma india Zydus Cadilla y actualmente se encuentra en medio de su ensayo de Fase III.
Pero no todo ha ido bien para India durante el año pasado. Unas 166.000 personas han muerto a causa del virus, una gran cantidad, aunque la población es muy grande y, por lo tanto, su tasa de letalidad sigue siendo una de las más bajas del mundo. India.

Al igual que Israel, ofrece servicios de atención médica universales y gratuitos. Sin embargo, la atención médica en la India ha estado crónicamente subfinanciada y el sistema público tiende a ser utilizado solo por las clases más bajas: el embajador señaló que el país está aumentando su gasto público en salud a casi el 2.5% de su PIB al duplicar su asignación presupuestaria a más de $ 30 mil millones.

India se encuentra en medio de otra ola de coronavirus, con alrededor de 100,000 nuevos casos registrados cada día, principalmente en seis estados, en parte debido al comportamiento del público. Actualmente es la “temporada de festivales” y hay una campaña electoral en curso.

Algunas partes del país ya se han cerrado y se habla de un posible cierre nacional.

Si bien India no ha sellado completamente sus fronteras, independientemente del estado de vacunación, cualquier persona que llegue al país debe haberse realizado una prueba de PCR antes de abordar el avión y al llegar. También existe un requisito de cuarentena obligatoria si una prueba da positivo.
Debido a que India entiende que “es poco probable que el COVID desaparezca el próximo año y podríamos tener otras pandemias”, el embajador dijo que también está participando en otros esfuerzos para mejorar la gestión del COVID-19.

En algunas de esas iniciativas están con Israel. India e Israel están cooperando en el desarrollo de analizadores de aliento no invasivos basados ​​en audio, Terahertz, y kits de diagnóstico de aromas para detectar COVID-19. Durante el verano, una delegación de personal médico y de defensa israelí viajó a la India para iniciar el programa, probando los nuevos kits de detección en unos 25.000 ciudadanos indios.

Singla dijo que la Dirección de Investigación y Desarrollo de Defensa de Israel está calibrando los resultados. Una vez concluido el trabajo, tenía un cronograma, dijo que “tiene el potencial de transformar la forma en que abordamos la pandemia”.

Israel e India también están explorando la colaboración en el uso de inteligencia artificial para mapear y pronosticar la propagación espacial del virus.

“Existe el deseo de volver a nuestra vida normal, y para hacerlo, necesitamos una vacuna muy rápidamente”, dijo Singla.

“En la medida en que podamos ayudar a controlar [el virus], estaríamos muy felices”, continuó, y agregó que “nadie se preocupa por los países en desarrollo en este mundo, así que tenemos que cuidarnos unos a otros”.

Por MB/RJ
(The Jerusalem Post)

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni