Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Gildo Insfrán, el gobernador que se vanagloria de no haber dado jamás un reportaje

Por Silvia Mercado*                                                                                                                                     Cronista de Radio Jai en Casa Rosada

Una de las preguntas que se repite es, por qué, a pesar de los costos políticos que le genera en los centros urbanos, el Gobierno nacional sigue sosteniendo a Gildo Insfrán, el gobernador de Formosa que forma parte del poder de su provincia desde 1983, cuando llegó a la Cámara de Diputados en la boleta del Partido Justicialista, y nunca volvió al llano.

¿Por qué ningún funcionario se anima a criticarlo en público y, a veces, ni siquiera en privado?  ¿Por qué el PJ emite documentos bochornosos de respaldo explícito y criticando a los “medios hegemónicos? ¿Por qué las organizaciones de derechos tienen la boca cerrada? ¿Por qué tampoco la abren las organizaciones feministas?

En Casa Rosada se percibe un hastío con el personaje. No solo estos días, cuando se esperaba la renuncia del poderoso ministro de Gobierno, Seguridad y Trabajo, Pablo González, y lo primero que hizo cuando Insfrán volvió a su provincia es dar una conferencia de prensa, como si nada. O ayer mismo, cuando no podían creer que le dieran más promoción a la dirigencia opositora negándole al presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, a los diputados Mario Negri y Karina Banfi y al senador Luis Naidenoff, ingresar a Clorinda, donde los esperaban para hacer un acto que siga visibilizando el conflicto de los formoseños con el gobierno local. 

Otros signos del cansancio que Insfrán ya provoca en la Rosada es que en ese viaje que realizó, donde esperaba ser recibido como un héroe, no logró ninguna audiencia oficial, tampoco una foto con abrazo. Apenas un saludo de parte del Presidente, uno como el que Alberto Fernández tuvo con cada uno de los gobernadores que firmaron la iniciativa que prepararon para el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.
Gildo esperaba que lo recibiera Wado de Pedro, con quien venía teniendo una relación estrecha, donde varias ofició de consejero del joven dirigente de La Cámpora, que valoró como pocos su sabiduría de Viejo Vizcacha, el personaje del Martín Fierro que conocía como pocos los caminos sin escrúpulos del alma humana.
Tampoco lo recibió Santiago Cafiero. El Jefe de Gabinete aceptó calcinarse públicamente haciéndole el aguante a insfrán en el acto que se realizó en el Museo del Bicentenario, al tanto seguramente de que los fotógrafos se estaban deleitando con ese cuadro, pero lo hizo solo para cubrirlo al Presidente. Ninguno de los dos quería mostrar que se recibía al Gobernador, tampoco que se lo abrazaba delante las cámaras. 
Sin embargo, Insfrán tuvo su encuentro con Fernández, sin foto. Y aunque poco trascendió, se supo que se le pidió que salga de la fase 1 en la provincia lo más rápido posible.
“Gildo quiere poner la pasta de dientes que se salió en el tubo, y eso no es posible”, dijo un agudo conocedor del alma peronista y formoseña. Ya nadie en esa Provincia, ni en ninguna otra, acepta el confinamiento que se toleró al inicio de la pandemia. No hay plata, no hay vacunas, hay inflación, continúan los contagios. ¿Quién acepta volver hacia atrás? Tampoco en Formosa, a pesar de que tenga un modelo cuasibolivariano, donde Gildo pretende seguir controlando la vida de cada uno, como si no viviéramos en el siglo XXI.

Decir que el Modelo Insfrán de Gestión es propio del pasado es decir lo obvio. Hasta él lo sabe. “Hace muchos años lo escuché decir que los hijos de su modelo serán los que lo echarán del poder”, comentó a RadioJai un experto en peronismo. Lo que parece que nunca imaginó es que ese momento le llegaría en plena pandemia y con la perspectiva de que los recursos del Estado nacional se irán cayendo a lo largo del mandato.
Al parecer, Gildo desplegó su sistema de dominación mirándose en Cuba, donde también fueron los “hijos de la revolución” lo que empezaron a cuestionar a los dictadores, agobiados por el control personal y la falta de perspectivas dentro del propio territorio. Para crecer, hay que irse. Y en medio de la pandemia, si te vas no podes volver a entrar. Una verdadera pesadilla.

Para colmo, existen las redes sociales, donde cada ciudadano puede ser un periodista que, rápidamente, encuentra más difusión con otros periodistas, los profesionales de los “medios hegemónicos”, es decir, los que no mantienen vínculo con Insfrán y su extraño equipo de funcionarios, personas que desconocen los más elementales códigos de la vida social en libertad.
Cuentan en Casa Rosada que le pidieron al gobernador que él, y los que él designe, salgan a hablar con los medios de comunicación de las grandes ciudades para explicarse y facilitar la comprensión del “modelo Formosa”.
¿Hablar con los medios?
Gildo se vanagloria de no haber dado un reportaje en 26 años de gobernador. Y de no hablar con periodistas. Parece desopilante, pero es así. Un gobernador del siglo XIX, que llegó al poder en el siglo XX, y pretende mantener a su población aislada de todo vínculo social por meses, quizás años, como si se viviera en el siglo XVIII.
¿Lo va a lograr? Parece difícil.

 

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni