Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

A 20 años de la violación y asesinato de Natalia Melmann

Miramar es un balneario de la costa bonaerense Argentina muy concurrido y apreciado por miembros de la comunidad judía. Un lugar donde las familias se sienten tranquilas y donde los niños gozan de una libertad que no se da en otros lugares.

Natalia Melmann, era una joven que fuera violada y asesinada en febrero de 2001 en Miramar por cinco policías de la Fuerza Bonaerense.

El crimen sigue parcialmente impune, hay tres policías presos, uno identificado que está procesado, y otro que no estaría aún identificado.

Nicolás Melmann hermano de Naty es músico y vive actualmente en Alemania. Desde Berlín habló con Radio Jai. Narró con dolor lo sucedido hace 20 años, y se refirió a la marcha de la causa.

Recordó a Naty, a quien describió como “una chica inocente, que pertenecía a una familia muy humilde, muy trabajadora, (vendía diarios para poder subsistir), excelente alumna y un ser humano con mucha luz”. Dijo que eran muy amigos, lo cual no es algo que se dé siempre en una relación de hermanos.

El proceso legal lleva ya 20 años: “Toda una vida, más larga que a vida de Natalia, que tenía 15 años cuando la asesinaron”, reflexionó Nicolás. Y definió al juicio como “inédito” ya que no es común que policías estén presos, pero que este es “muy lento, terriblemente corrupto y burocrático”.

Los policías gozan de salidas transitorias, que se supone, son para fines determinados, pero que los detenidos violan esta norma a su antojo. Dijo que para la familia de Naty, que no cuenta con ningún tipo de recursos para enfrentarse con las instituciones, esta es una lucha incesante que hace que ni Natalia ni ellos puedan tener paz.

Miramar es una ciudad muy chica, funciona como un pueblo en donde todos se conocen, lo que hace que, por ejemplo, familiares de los policías vivan cerca de la casa de los Melmann y que los sometan a amenazas constantes. La ciudad está dividida, muchos los apoyaron y muchos otros los boicotearon.

”La situación es muy difícil, nos sentimos sin protección y con una sensación de abandono del Estado”, expresó Nicolás.

No está muy seguro que la Justicia para su hermana pueda llegar, pero señaló que lo positivo dentro de lo “espantoso de todo esto” es que hoy la sociedad cambió para bien, que cuando mataron a Naty la palabra “femicídio” no se conocía, y que hoy ya está instalada en la sociedad, y que dichos o actitudes, naturalizadas en esa época, hoy felizmente no tienen lugar.

Hay un documental realizado por una cineasta de Miramar que se llama justamente “Natalia”, que Nico musicalizó especialmente, y que lleva como nombre “Cataplasma Ungüento”, que se puede encontrar en Spotify, en el que, ese nombre de medicinas caseras, es el mensaje de esperanza de que “lo casero, lo que se encuentra en la intimidad de la familia, en la calidez del hogar”, pueda curar ese dolor inmenso que sienten.

Por CL/RJ
Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni