Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Nuevo método para diagnosticar enfermedades a partir de fluidos tisulares o muestras de sangre

Un mayor desarrollo de esta técnica conducirá a métodos novedosos para predecir etapas de manifestación de enfermedades como cáncer, aterosclerosis y fibrosis a partir de muestras de sangre o fluidos tisulares simples.

Cada sistema biológico está naturalmente equipado con un mecanismo de defensa para prevenir cambios anormales causados ​​por interferencias locales, ambientales o bioquímicas.

Los glóbulos blancos (WBC) juegan un papel de “soldado” en nuestra respuesta inmunológica. Un tipo de glóbulo blanco, llamado macrófago, es el luchador más eficiente y profesional, porque tiene la capacidad de identificar y eliminar selectivamente invasores extraños y reparar heridas.

Dependiendo de su distribución del trabajo, los macrófagos se componen principalmente de dos tipos, M1 y M2. Las células M1 actúan como “asesinas profesionales”, mientras que las células M2 están más concentradas en la actividad curativa.

En una situación normal y saludable, el sistema inmunológico mantiene un buen equilibrio entre las células M1 y M2. Pero en condiciones de enfermedad como infecciones bacterianas, víricas, parasitarias, o inflamaciones por aterosclerosis, cáncer o artritis, el equilibrio entre M1 y M2 se ve afectado y, dependiendo de la crisis, se produce un cambio particular en la población M1 o M2.

Por otro lado, si se pueden monitorear tales cambios, las condiciones de salud se pueden diagnosticar y predecir fácilmente.

Por el momento, no existe ninguna herramienta que pueda detectar fácilmente las células M1 / ​​M2 directamente a partir de muestras de sangre o líquido tisular sin marcaje fluorescente.

En un estudio recién publicado en la revista Nano Letters, investigadores de Israel han mostrado una solución simple a este problema.

Nanopartículas a base de oro

Las nanopartículas a base de oro son bien conocidas por su prominente propiedad óptica con efectos de alta absorbancia y dispersión. Al manipular el efecto de dispersión y ajustar el revestimiento de la superficie de los GNR, los investigadores pudieron identificar cambios en la propiedad óptica de los macrófagos M1 y M2 y utilizarlos como un parámetro para monitorear los cambios fisiológicos.

Los investigadores utilizaron citometría de flujo (FCM) para capturar cambios en el tamaño de las células para identificar macrófagos cargados de GNR y determinar la dispersión específica de GNR.

El FCM se usa generalmente para identificar una población particular de células marcadas con fluorescencia. Pero en este caso, se usó en la detección sin etiqueta basada solo en la dispersión que provenía de los GNR. Con este método, los investigadores observaron que un tipo de recubrimiento de GNR exhibía una mayor selectividad hacia las células M2 que hacia M1.

Por otra parte, la Dra. Ruchira Chakraborty detalló: “Nuestro método de utilizar la dispersión GNR para identificar macrófagos M1 y M2 ha abierto una nueva estrategia para el reconocimiento celular a través de FCM mientras aumenta la dispersión de nanopartículas internalizadas”.

Por último, Chakraborty expresó: “Un mayor desarrollo de esta técnica nos llevará a construir una herramienta de biopsia que pueda predecir las etapas de manifestación de enfermedades como el cáncer, la aterosclerosis y la fibrosis simplemente a partir de los fluidos tisulares simples o muestras de sangre”.

Por GZ/RJ

Con información de LatamIsrael.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni