-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

Pérdidas agrícolas millonarias por la ola de calor en Israel

Manzanas, pepinos, tomates y aves de corral. Al menos 600 agricultores informaron acerca de daños en su producción a causa de la ola de calor. Un hecho que, según los registros, se agravó en los últimos años.

La ola de calor extrema que golpeó a Israel en los últimos días causó daños graves sobre la producción agricola. Según las primeras estimaciones, se pueden calcular daños por 15 millones de shekels (unos 4,5 millónes de dólares). Las áreas más afectadas serían los cultivos de manzanas, las hortalizas y las aves de corral.

Desde Kanat, el Fondo de Seguridad Agrícola de Israel, informaron que desde el inicio de la ola de calor, hace diez días, recibieron más de 600 informes de agricultores de todo el país sobre daños en sus cultivos.

El daño proviene de la insolación extrema que hace que la fruta se queme en los árboles. Estas quemaduras impiden su posterior comercialización. En el caso de las manzanas, el calor que azotó al norte de Israel, su principal zona de cultivo maduró la fruta de manera prematura, todavía en el árbol.

Según Kanat el daño producido por esta ola de calor se suma a un hecho de más largo alcance que es el calentamiento global y el aumento de eventos extremos en el clima de los últimos años. Los datos de la entidad muestran que en los últimos cinco años los daños a la agricultura aumentaron un 45% respecto a los cinco años anteriores.

Shmulik Turgeman, director de Kanat, expresó que “para los agricultores, el calentamiento global no es sinónimo de más calor. El principal problema es la frecuencia de eventos extremos. El número de estos episodios es 150 veces mayor en la actualidad que hace unos treinta años. Nos referimos a inundaciones, tormentas, olas de calor extremo, olas de frío extremo, incendios, brotes de plagas, enfermedades y más”.

Según Turgeman, “es el Estado el que debe entrar aquí en escena con el fin de mantener un suministro fresco y regular de productos agrícolas israelíes, y evitar los altibajos en la producción que significaría saltos significativos en los precios”.

Con información de Ynet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni