-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Un neonazi confesó el asesinato de un político en Alemania durante su juicio

Stephan Ernst pidió perdón a la familia de Walter Lubcke, un miembro del partido de la canciller Ángela Merkel que apoyaba la inmigración. El crimen, cometido el año pasado, despertó el fantasma del terrorismo de extrema derecha en el país.

Un neonazi alemán confesó durante un juicio haber asesinado a Walter Lubcke, político regional pro-migrantes, en un asesinato que había conmocionado al país y había despertado las consciencias sobre la creciente amenaza de la extrema derecha en el país europeo.

Ernst está acusado por la fiscalía de haber matado al responsable político de un balazo en la cabeza a quemarropa el 1º de junio de 2019.
En un primer momento Stephan Ernst había confesado el asesinato, pero luego de retracto y acusó a su presunto cómplice, Markus Hartmann.

El asesinato de este responsable político, miembro del partido conservador de Angela Merkel, despertó el fantasma del terrorismo de extrema derecha.

Subestimado en los años 2000 por las autoridades griegas a pesar de la muerte de ocho inmigrantes turcos, un griego y una policía alemana a manos del grupúsculo neonazi NSU, la amenaza es percibida hoy en día como un desafío crucial para la seguridad interior de Alemania.

El 2 de junio de 2019, Lübcke fue encontrado muerto en la terraza de su residencia en el pueblo de Istha. Le habían disparado en la cabeza a corta distancia. El 15 de junio de 2019, un sospechoso de 45 años, Stephan Ernst, fue arrestado. Se sabía que Ernst tenía opiniones políticas de extrema derecha y tenía vínculos con el partido de extrema derecha Nacional Democrático de Alemania (NPD) y la rama alemana del grupo terrorista neonazi británico Combat 18 (C18). Ernst había sido previamente condenado por ataques con cuchillo y bomba contra objetivos relacionados con minorías étnicas en Alemania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni