-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Científicos israelíes identifican la relación entre los alimentos ricos en antioxidantes y el cáncer de colon

Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem encontraron que la producción de altos niveles de metabolitos en el microbioma intestinal, que puede correlacionarse con el consumo de ciertas bacterias que se encuentran en alimentos ricos en antioxidantes como el té negro y el cacao caliente, puede estar relacionada con el desarrollo de ciertos tipos de cáncer, anunció la universidad el miércoles.

Si bien la Universidad Hebrea señala que las mutaciones del cáncer “no son necesariamente malos actores, en sí mismos”, explican que estos tipos de dietas crean floras intestinales que actúan como ambientes hospitalarios para los genes mutados y más específicamente para el desarrollo del cáncer colorrectal (colon).

Lo que llevó a los investigadores a su enfoque, correlacionar los microbiomas intestinales con las mutaciones cancerosas, fue el hecho peculiar de que sólo el 2% de los cánceres se arraigan en el intestino delgado, mientras que el 98% de los cánceres que corren a lo largo del camino digestivo se producen en el colon.

Más notablemente afirmando su viaje por la madriguera del conejo, los investigadores explicaron que mientras que el intestino delgado contiene un bajo nivel de bacterias intestinales, el colon contiene un nivel significativamente más alto de dichas bacterias, la mayor diferencia entre los dos órganos.

“Los científicos están comenzando a prestar cada vez más atención al papel que desempeñan los microbiomas intestinales en nuestra salud: tanto sus efectos positivos como, en este caso, su papel a veces pernicioso en la ayuda y la incitación a la enfermedad”, explicó el profesor Yinon Ben-Neriah del Centro de Inmunología e Investigación del Cáncer de la Universidad Hebrea, que dirigió el equipo de investigación.

Para probar sus suposiciones sobre el papel de la flora intestinal, el equipo de investigación introdujo proteínas p53 mutadas, formuladas como proteínas “cancerígenas”, en las entrañas de los ratones de campo.

Las proteínas P53, que se encuentran en todas las células, funcionan como una barrera para la célula mientras suprimen las mutaciones genéticas. Cuando la proteína p53 se daña, sin embargo, ya no funciona como un respaldo que protege a la célula, a su vez impulsando el desarrollo del cáncer.

Lo que encontraron es que, a lo largo del camino de la proteína por la vía digestiva, al llegar al intestino delgado el órgano convertirá las proteínas mutadas de nuevo en proteínas normales más fuertes que las convierten efectivamente en “super supresores”, más eficaces en la protección de la célula que el original.

Por el contrario, cuando esta misma proteína mutada se introduce en el colon, mantiene su estructura cancerosa, promoviendo la propagación y el crecimiento de los genes mutados.

“Estábamos fascinados por lo que vimos”, mencionó Ben-Neriah. “La bacteria intestinal tuvo un efecto Jekyll y Hyde en las proteínas p53 mutadas. En el intestino delgado cambiaron totalmente de curso y atacaron las células cancerosas, mientras que en el colon promovieron el crecimiento canceroso”.

Para ampliar su teoría, los investigadores administraron antibióticos para matar la flora intestinal en el colon antes de introducir la cancerosa proteína p53 en el intestino. Lo que encontraron es que, sin la presencia de la flora, la p53 mutada no podía “seguir con su racha de cáncer”.

“Científicamente hablando, este es un nuevo territorio. Nos sorprendió ver la medida en que los microbiomas afectan a las mutaciones del cáncer, en algunos casos, cambiando completamente su naturaleza”, concluyó Ben-Neriah. “Mirando hacia el futuro, aquellos que tienen un alto riesgo de cáncer colorrectal pueden querer examinar su flora intestinal con más frecuencia y pensar dos veces en los alimentos que digieren, antioxidantes y otros”.

El cáncer colorrectal es la segunda causa principal de muerte por cáncer en los Estados Unidos, y se estima que 51 mil estadounidenses mueren a causa de él cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Entre los factores de riesgo establecidos para la enfermedad se encuentran los antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal, la enfermedad del intestino irritable, ciertos síndromes que causan pólipos en el colon, la diabetes tipo 2, la obesidad, el consumo excesivo de alcohol, el tabaquismo y el hecho de tener más de 50 años, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Los síntomas del cáncer de colon avanzado típicamente incluyen diarrea o heces sueltas, pérdida de peso rápida e involuntaria, dolor abdominal, anemia y hemorragia rectal.

Para detectar el cáncer colorrectal, los expertos aconsejan que cualquier persona mayor de 50 años debe hacerse un examen anual para detectar sangre en las heces y una colonoscopia cada 10 años. Aquellas personas con antecedentes familiares de cáncer de colon deberían hacerse pruebas con mayor frecuencia y a una edad más temprana.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni