-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

A un día de la anexión la atención del mundo puesta en el accionar de Israel

La decisión del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, sobre la anexión de Judea y Samaria, sigue siendo un misterio en víspera de la fecha clave, 1 de julio, a partir de la cual podrá tomar esta decisión histórica de consecuencias imprevisibles para la paz en la región.

Según el acuerdo suscrito en mayo entre Netanyahu y su antiguo rival electoral, Benny Gantz, su gobierno de unión se pronunciará a partir del miércoles sobre la aplicación del plan estadounidense de paz para Oriente Medio, que prevé entre otros, la anexión por Israel de colonias de judíos y el Valle del Jordán.

Este plan, que es rechazado de plano por los palestinos, es visto por Netanyahu como una “oportunidad histórica”.

En las últimas semanas, el primer ministro no ha dejado entrever sus intenciones, mientras algunos observadores barajan que el gobierno podría atrasarlo o empezar a anexar solo algunas colonias o bloques de colonias como Maale Adumim, Gush Etzion o Ariel.

Benny Gantz, actual ministro de Defensa, aseguró que la fecha del 1 de julio no es “sagrada” y priorizó la gestión de la pandemia del nuevo coronavirus. Y es que tras controlar en un primer momento la pandemia, Israel registra actualmente un aumento del número de casos.

“Todo lo que no esté relacionado con la batalla contra el coronavirus esperará hasta después del virus”, dijo el lunes Gantz, unas declaraciones a las que los servicios de Netanyahu no reaccionaron.

En este contexto de crisis sanitaria, solo el 5% de los israelíes consideran que la anexión debe ser la prioridad del gobierno, según un reciente sondeo de la cadena de televisión 12.

“Uno puede preguntarse, en este caso, por qué Netanyahu promocionaría su proyecto, si la opinión pública tiene tan poco interés”, dice Yohanan Plesner, presidente del Israel Democracy Institute, un centro de investigación de Jerusalem.

LA RELACIÓN ISRAEL – UNIÓN EUROPEA

Josep Borrell, Vicepresidente de la Comisión Europea, se pronunció respecto a la anexión y manifestó que esta socavara la relación entre la UE y el país: “La Unión Europea y sus Estados miembros han sido siempre muy activos en el apoyo a las dos partes para lograr este objetivo. Ayudamos a construir las instituciones palestinas en preparación para la creación de un Estado, con un apoyo financiero que ahora alcanza más de 600 millones de euros al año”.

“También entendemos las preocupaciones israelíes y estamos comprometidos con la seguridad de Israel, que no es negociable para nosotros. La Unión Europea invierte en una cooperación que beneficia a ambas partes, en cuestiones que van desde la lucha contra el terrorismo hasta la investigación, desde el turismo hasta el medio ambiente. Deberíamos buscar formas de fomentar esto y desarrollar aún más nuestras relaciones”, agregó.

El plan de paz, que exige una “solución realista de dos Estados”, también prevé la creación de un Estado palestino desmilitarizado en un territorio reducido, sin Jerusalem Este como capital y bajo ciertas condiciones. “Aplaudido” por Israel, propone estas medidas como parte de un “acuerdo de paz israelo-palestino”.

Hasta ahora no ha habido negociaciones de paz sobre estas bases porque los palestinos se oponen al plan estadounidense al estimar que entierra sus sueños de un estado viable y han puesto fin a su cooperación en materia de seguridad con Israel.

Pero en un texto enviado al Cuarteto Internacional (Unión Europea, ONU, Rusia y Estados Unidos), los palestinos se declaran dispuestos a reactivar negociaciones directas con los israelíes.

La decisión “compete a los israelíes”, resumió la semana pasada el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, una declaración interpretada por la prensa israelí como un apoyo tácito para la anexión sin acuerdo.

Pero este apoyo podría caer con un cambio en la Casa Blanca después de las elecciones presidenciales de noviembre, sobre todo porque el candidato demócrata Joe Biden, por delante en las últimas encuestas, se opone a la anexión.

Por un lado Israel dispone de una “ventana” de varios meses para actuar. Por otro, si el país la utiliza, podría mermar su relación con un eventual gobierno demócrata.

A partir de este miércoles, la fecha fijada por el Estado hebreo para el comienzo de la anexión, el país definirá su estrategia para aplicar el plan estadounidense. Se interrogará sobre el precio a pagar en caso de una acción unilateral, si no hay negociaciones con los palestinos.

Con información de Infobae y AFP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni