Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La frase “salvar vidas” es una fraseología para manipular la opinión pública

“Desde la biopolítica, concepto que denota el conjunto de intervenciones en la organización y gobierno sobre una sociedad, mediante la gestión de sus modos de vida, se acuerda con las reiteradas declamaciones por las cuales, las medidas extraordinarias de confinamiento más la consecuente cesación de la actividad económica y comercial, están justificadas bajo el objeto y postulado moral de salvar vidas en riesgo por la actual pandemia COVID-19. Si bien esto es ampliamente justificable, el problema subyace en que los mismos que así lo esgrimen, son los que accionan contradiciendo aquel postulado, mediante la promoción del aborto a demanda, y por ello permitiendo pensar que aquel postulado es usado como mera fraseología de ocasión para encubrir otros intereses”, escribió el rabino y doctor en filosofía Fishel Szlajen. En diálogo con Radio Jai analizó la situación actual que vive Argentina debido a la pandemia de COVID-19 y las contradicciones que se generan desde el ámbito político y religioso.

“El concepto de biopolítica hace la clara diferencia entre fines del siglo XVIII y la modernidad, cuando la autoridad se basaba sobre todo en imponer leyes y castigos. En cambio, en el Estado moderno la misión será gestionar y orientar la decisión de un pueblo. Antes, el objeto de intervención en la monarquía era el territorio, y ahora pasa a ser la población, se regula la relación entre habitante y territorio para moldear hábitos y acciones, por ejemplo, en el control de la mortalidad, la natalidad o el control profesional, ya que se necesitan varias profesiones para cubrir estos puestos dirigenciales de un Estado incipiente, en donde ahora la cuestión ya no es vigilar y castigar, sino administrar los cuerpos, es decir, producir vida para gestionar ese Estado con un discurso de verdad”, explicó el Rabino.

La actual pandemia que está sufriendo el mundo tiene a todos los países en alerta. “Hoy muchos países han conformado un grupo de expertos que son en gran parte hacedores de las políticas, en las que hay una confianza casi ciega que resiste cualquier estudio probabilístico de muertos o contagiados en diferentes escenarios o fases, como la flexibilización o el confinamiento. El comité da su opinión, el presidente acata casi a ciegas y esos son los hacedores políticos”, analizó. Es cierto que el coronavirus, a priori, fue algo imprevisto y ningún país del mundo estaba preparado. Algunos habrán respondido mejor, otros claramente fallaron, pero el mecanismo de salud de los países no estaba pensando en semejante problema.

El rabino hizo referencia a la repetida frase “todo se hace para salvar vidas” utilizada por el gobierno nacional y la contradicción que se genera en otros ámbitos de la vida social en Argentina, como el aborto o la desnutrición. “Ese argumento no vale para las mismas personas que son las que están haciendo estas políticas, porque después promueven otras políticas como el aborto. Parece que aquí el argumento ya no se centra en salvar vidas. Este “salvar vidas” no es un postulado sino que es una fraseología para manipular aq la opinión pública, para manipular biopolíticamente a la sociedad en pos de intereses ajenos, porque ante el aborto estas mismas personas aplican el argumento totalmente inverso”, argumentó Szlajen.

Por otro lado, realizó el mismo paralelismo frente a las personas de la tercera edad, que son las de mayor riesgo frente al coronavirus. “Veamos cuánto le han importado a todos los gobiernos salvar al vida de ellos pensando en el monto de jubilaciones que ellos perciben. Evidentemente eso tampoco indica una coherencia en salvar esas vidas, porque de ser así no estarían cobrando los montos jubilatorios que perciben”, se lamentó.

Además planteó que esta manipulación, en cuanto al lema que se está utilizando, se ve en muchos aspectos: “Es muy importante tener conciencia de los lemas que manipulan la opinión pública, porque estos lemas después conquistan lugares en las explicaciones populares, devienen en ideologías y después culminan en programas políticos o en leyes. Hay que estar despiertos para tener conciencia de lo que es un postulado, un interés o una fraseología de ocasión”, aclaró.

En la “soberanía alimentaria” de la cual se habla actualmente, también se encuentra otra contradicción, ya que en un país que produce alimento para 400 millones de personas, tiene grandes índices de desnutrición en un país habitado, por 40 millones. “Si la Argentina no tiene soberanía alimentaria, quién la puede llegar a tener, es una fraseología mas”, aseguró.

Para finalizar, hizo un paralelismo con otra expresión con la que no concuerda: La “malvinización de la pandemia”. Refiere a una mala utilización del lenguaje bélico para indicar que estamos en guerra con un virus: “La fraseología de estar en guerra siempre se usó para decir que estamos en guerra contra el hambre, la pobreza, el terrorismo, etc y sabemos que hasta el momento esas guerras siempre terminaron perdidas. A mí me parece que estas expresiones bélicas triunfalistas no son las más adecuadas. Hay un problema de comunicación pero más aún, hay un problema de base. Ya no se pretende una cohesión en los valores fundamentales, lo que sí se pretende es alguna congruencia entre lo que se dice y lo que se hace”, finalizó.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni