-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

La complicidad de Gran Bretaña y Neville Chamberlain con Hitler

Esta primera foto muestra al primer ministro británico Neville Chamberlain muy sonriente estrechándole la mano a Hitler para sellar el Acuerdo de Múnich, septiembre de 1938. La sórdida historia del Libro Blanco británico de mayo de 1939, el notorio documento con el que los británicos cerraron las puertas de Palestina a los judíos europeos provocó la ira de Chaim Weizmann y el liderazgo sionista. A fines de 1938, la posición judía en Europa, ya precaria en Alemania y en países bajo la amenaza de la invasión alemana, había empeorado dramáticamente. El 30 de septiembre de ese año, Chamberlain firmó el Acuerdo de Múnich, permitiendo a Hitler anexarse ​​las áreas de los Sudetes de Checoslovaquia.

Chamberlain creía ingenuamente que el apaciguamiento traería «paz en nuestro tiempo», pero en realidad, ocurrió lo contrario – la debilidad de Chamberlain envalentonó a Hitler para empezar la Segunda Guerra Mundial solo 11 meses después. En junio de 1940, Hitler estaba bombardeando la población civil de Londres.

El Acuerdo de Múnich también allanó el camino para el Holocausto, que comenzó menos de seis semanas después con el pogromo de la Kristallnacht del 9 de noviembre de 1938. Miles de empresas y sinagogas judías fueron destruidas en toda la Alemania nazi. Cientos de judíos alemanes perdieron la vida en la nocturna orgía de violencia, un precursor del destino que espera a otros seis millones de judíos en toda Europa. Después de Kristallnacht, nadie podía alegar ignorancia de las intenciones de Hitler hacia los judíos.

Al llegar 1939, las perspectivas para los judíos europeos nunca habían sido peores. La Agencia Judía instó desesperadamente al gobierno británico a permitir que más judíos europeos inmigren a Palestina. El Comité Superior Árabe, que representa a los árabes palestinos, se opuso rotundamente a cualquier inmigración judía adicional.

En Palestina, la revuelta árabe inspirada por Haj Amin Al-Husseini, el gran muftí de Jerusalén y acólito de Hitler, había estado en su apogeo durante casi tres años, costando cientos de vidas. El gobierno británico abandonó el esquema de partición de Palestina que su propia Comisión Peel había instado en un amplio informe de 1937.

La Comisión Woodhead, designada para realizar un análisis técnico de seguimiento de la propuesta de partición de la Comisión Peel, declaró que el plan era inviable. En un cruel giro de ironía, la Comisión Woodhead publicó su informe el 9 de noviembre de 1938, solo unas horas antes del inicio del pogromo de la Kristallnacht.

A raíz de los hallazgos de la comisión, el gobierno británico anunció que invitaría a representantes de los árabes palestinos y los estados árabes vecinos, así como a representantes del lado judío, a una conferencia en Londres a principios de 1939 para discutir el futuro de Palestina.

La Conferencia de Londres se inauguró el 7 de febrero de 1939 en el Palacio de St. James. Chaim Weizmann y David Ben-Gurion, más tarde primer presidente y primer primer ministro del futuro Estado de Israel, respectivamente, encabezaron la delegación judía.

En sus apalabra de apertura – hecha solo para el gobierno británico y los delegados judíos, ya que los delegados árabes se negaron a sentarse en la misma habitación que los judíos – Weizmann enfatizó el peligro extremo que Hitler representaba para los judíos europeos, señalando proféticamente que «el destino de seis millones de personas estaba en la balanza».

Pero las advertencias de Weizmann no fueron tomadas en cuenta. A fines de febrero de 1939, menos de tres semanas después de que comenzara la Conferencia de Londres, funcionarios británicos comenzaron a revelar a la prensa su intención de proponer la independencia de Palestina en 10 años bajo el dominio árabe mayoritario, junto con limitaciones inmediatas y severas a la inmigración judía a Palestina.

Como informó el Times de Londres el 28 de febrero de 1939, «los árabes estaban jubilosos con las propuestas, los judíos las rechazaron y se amargaron». El mismo Chamberlain que tontamente creía que apaciguar a Hitler representaba la mejor manera de mantener la paz en Europa, decidió, sin que sea una sorpresa, que apaciguar al muftí era la mejor manera de restaurar la paz en Palestina.

A mediados de marzo todos se dieron cuenta de que Gran Bretaña planeaba cerrar las puertas de Palestina a todos menos a un ínfimo grupo de inmigrantes judíos. El 15 de marzo de 1939, el Times de Londres publicó detalles filtrados adicionales de las propuestas británicas para Palestina, incluida la limitación de la inmigración judía a 15,000 por año durante los próximos cinco años.
Ese mismo día, 15 de marzo de 1939, Alemania invadió Checoslovaquia, y las fuerzas alemanas entraron marchando triunfantes a Praga.

El gobierno británico no ofreció ninguna respuesta a los judíos de Polonia, hasta que publicó el Libro Blanco que anunciaba la nueva política palestina del gobierno exactamente dos meses después, el 17 de mayo de 1939.

El Libro Blanco impuso límites extremos a la inmigración judía a Palestina, restringiendo la afluencia a un máximo de 75,000 inmigrantes judíos en total durante todo el período de cinco años entre 1939-1944.

El resultado de la política de inmigración del Libro Blanco fue catastrófico: de los seis millones de judíos en cuyo nombre Weizmann había apelado en su declaración de apertura en la Conferencia de Londres, 5.925.000 fueron condenados a permanecer en Europa.

De los 3,5 millones de judíos polacos que le habían pedido ayuda a Chamberlain en marzo de 1939, solo 75,000 seguían vivos a principios de 1945. Independientemente del motivo o la intención, Hitler y Chamberlain parecían estar operando en una alianza tácita para condenar a muerte a los seis millones de judíos de Europa.

«¡Salven a nuestros hijos y a nuestros padres!», decían las pancartas llevadas por hombres en las calles de Jerusalén el 16 de enero de 1939 manifestando contra los severos límites de inmigración.

El liderazgo sionista reaccionó al Libro Blanco con furia, enviando cartas de protesta y un memorando legal integral al gobierno británico y al Consejo de la Liga de las Naciones.

Weizmenn logró el voto simbólico de desaprobación de la Comisión de Mandatos Permanentes de la Liga de las Naciones, pero no significó nada para los judíos condenados de Polonia y de otras partes de Europa.
Uno hubiera pensado que el Libro Blanco y la difícil situación de los judíos polacos y europeos debieron haber provocado la protesta de otras influyentes voces judías en todo el mundo. Pero uno de los canales más importantes, el New York Times, de propiedad judía, defendió sorprendentemente el Libro Blanco en un editorial publicado el 18 de mayo de 1939, el día después de su publicación.

El editorial, escrito solo seis meses después de Kristallnacht; dos meses después de la invasión alemana de Checoslovaquia y el telegrama judío polaco; y menos de cuatro meses antes de la invasión de Alemania a Polonia, proclamó cruelmente, «la presión sobre Palestina es ahora tan grande que la inmigración tiene que ser estrictamente regulada para salvar a la patria de la sobrepoblación…». El editorial coincidió con el gobierno británico en que era más importante evitar molestar a los árabes palestinos que permitir que más de un pequeño número de judíos europeos emigren al país.

Weizmann estaba tan furioso con el Times que se negó a reunirse con el editor del periódico, Arthur Hays Sulzberger, durante la visita de Sulzberger a Londres unos días después. Weizmann expresó su ira en una carta a Solomon Goldman el 30 de mayo de 1939, desestimando a Sulzberger como un «judío cobarde». En la misma carta, Weizmann le preguntó a Goldman, «lo que me gustaría entender es si la actitud general y el sentimiento de los judíos estadounidenses son ​​muy diferentes a los de Sulzberger y su periódico».

Incluso después de que la Segunda Guerra Mundial había terminado y el liderazgo sionista le rogaba al gobierno británico que permitiera a 100.000 sobrevivientes del Holocausto indigentes y en peligro de extinción («solicitantes de asilo» en el lenguaje de hoy) emigrar a Palestina, el New York Times continuó instando a apaciguar a los árabes palestinos en lugar de permitir que los judíos sobrevivientes de Europa busquen una nueva vida en Palestina.

Al comentar sobre la difícil situación de los judíos europeos en un editorial del 14 de noviembre de 1945, el Times declaró fríamente: «Ciertamente no hay indicios de que la solución se encuentre en la emigración masiva a Palestina».

Para su gran crédito, el entonces presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, ignoró al Times y presionó públicamente al primer ministro Clement Attlee para que dejara de lado las restricciones del Libro Blanco y otorgara 100.000 certificados de inmigración a los solicitantes de asilo judíos europeos en los Estados Unidos.

Misma amenaza, diferente día

¿Por qué deberíamos preocuparnos por esto más de 80 años después?

Porque la historia tiene una forma de repetirse. El sentimiento antiinmigrante y anti-refugiado se ha extendido por grandes extensiones de Europa y Estados Unidos en los últimos años. Más inquietante para el pueblo judío, el antisemitismo y el anti-sionismo están convergiendo y ganando cada vez más predominio en Europa y Estados Unidos, tanto a la izquierda como a la derecha del espectro político.

Debe recordarse la perfidia del gobierno conservador de Chamberlain al emitir el Libro Blanco y condenar a millones de judíos europeos a las cámaras de gas, para que la historia no se repita.

Por el bien de los casi 3,5 millones de judíos polacos y los otros 2,5 millones de judíos del resto de Europa que perecieron de manera tan trágica e innecesaria, nunca debemos olvidar lo que podría haberse hecho para salvarlos.

Autor: Steven E. Zipperstein.

Artículo cedido a Radio Jai por el grupo de Facebook “PERSONALIDADES JUDÍAS DE TODOS LOS TIEMPOS”.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni