Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

“Para una aliáh exitosa hay tres secretos: Estudiar hebreo, seguir estudiando hebreo, y profundizar el hebreo”

El rabino Mauricio Balter, Director Ejecutivo de Masortí Olamí, explicó  las diferencias entre los distintos tipos de inmigrantes a Israel, y cómo estas diferencias pueden influir en el resultado de su absorción.

“Hay tres motivaciones centrales por las cuales una persona se va a Israel, tres grupos. El primero son los olím: la gente que toda la vida soñó con llegar a Israel, está conectado de una u otra manera, su vida trasciende en la vida comunitaria y por distintas razones de la vida postergó el momento de llevar a la práctica la aliáh. El segundo grupo son aquellos que determinaron que quieren abandonar el lugar donde viven, entonces se ponen a estudiar sobre cuál es el mejor lugar para llegar,  y eligen Israel dentro de las posibilidades. Esto tiene que ver con un proyecto de vida, cómo veo mi futuro, y busco otras alternativas. Y el tercer grupo es lo que yo llamo ‘plitím’ que son exiliados o refugiados, que son aquellas personas que no eligen, que las circunstancias del lugar en donde viven  los expulsan y los obligan a que tengan que buscar otros horizontes; este grupo siempre está nostálgico, mirando para atrás, porque no eligieron irse”. expresó.

El rabino Mauricio Balter nació en Montevideo, Uruguay. Recibió una maestría en Pensamiento Judío de la Universidad de Haifa. Recibió su Ordenación Rabínica en 1991 del Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall T. Meyer.

“Medinat Israel está siempre abierta para todos los judíos que quieran llegar y quieran vivir aquí, sea cual fuera su motivación. Yo digo que para tener éxito es muy importante pensarse desde dónde uno llega. No es lo mismo la persona que llegó cuando tuvo que irse inmediatamente. En los años 2001 y 2002 nosotros recibimos en Kiryat Bialik inmigrantes que llegaban apenas con la valija, a diferencia de otras familias que llegaron preparadas, organizadas y con algún ahorro. Por supuesto que el lugar que los absorbe toma precauciones y recaudos distintos, también los servicios sociales trabajan distinto, las escuelas trabajan distinto”, observó.

“No existe en ningún país del mundo el `Ministerio de Absorción´y , la Ley del Retorno es una ley única en Israel que permite a todo judío retornar a su país. Es algo que algunos países que tienen migraciones internas (como México) vienen a estudiar para ver cómo se organiza, cómo se establece la integración de distintos grupo familiares en las escuelas, en los trabajos, etc. Lo que ayuda a la integración no tiene que ver con subsidios más grandes. Lo que ayudó a la mejor integración fue la posibilidad de cambio de mentalidad, y las familias que se abrieron a eso son súper exitosas. Los hijos de todas esas familias (llegaron a Israel 500 familias en ese programa), la mayoría de los jóvenes son muy exitosos y tienen muy buenos trabajos”, resaltó Balter.

Con relación a las dificultades para aquellos que realizaron una conversión no ortodoxa, explicó que “el Estado de Israel reconoce todas las conversiones. El problema es que el Ministerio de Interior, en algunas etapas de gobierno está en manos de Shas, que es un partido político ortodoxo, y entonces los funcionarios juegan con eso, pero es algo ilegal. La ley dice que las conversiones que hacen el movimiento conservador y reformista ante tribunales rabínicos reconocidos de esos movimientos, son total y absolutamente reconocidos por el Estado de Israel, y eso es ley del Estado, no del Rabinato. El Rabinato tiene solamente jurisdicción en términos religiosos pero el Estado tiene la ley que determina”.

La crisis desatada por la pandemia podría inclinar a familias e individuos a pensar su emigración a Israel. Balter dijo que “por lo pronto, Israel sigue recibiendo olim todo el tiempo. Aun cuando el aeropuerto Ben Gurión estaba cerrado para vuelos comerciales, hubo vuelos especiales en los cuales ha llegado gente que tenía programada su aliáh, incluyendo la Argentina. El Presidente de la Agencia Judía dijo que los próximos años esperamos más de 250 mil judíos que hagan aliáh a Israel, y mucha gente de muchos países, por el tema de la pandemia se sintió muy abandonada por sus gobiernos y viendo la actitud del gobierno de Israel, quieren volver”.

“Para una buena integración en Israel yo digo que hay tres secretos. El primero, aprender hebreo, porque sin el idioma es muy difícil. El segundo, una vez que aprendiste el hebreo para estar en la calle, seguí estudiando hebreo para que puedas mejorarlo y tener un trabajo adecuado a tus capacidades. Y el tercero, más hebreo… porque eso te va a permitir integrarte a la cultura del país. El secreto está en que te puedas integrar y no te sientas tan extraño. El hebreo es la llave”, concluyó.

Permitida la reproducción por Radio Jai citando la fuente.

2 Comments

  • Anónimo
    Anónimo

    Todo lo que leo es muy interesante e importante, pero muchas veces me gustaría reenviarlo a gente conocida y no puedo
    Ay alguna forma de reenviarlo a alguno de mis contactos
    Luisa Cucs

    Responder
    • msteuermann
      msteuermann

      Publicamos todos los artículos en nuestra página de Facebook.com/radiojai Igualmente al abrir las notas desde el portal se encuentran las opciones para enviarlas por las redes sociales.

      Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni