Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

“La justicia, a pesar que es lenta también llega”

León Amiras es el presidente del Colegio de abogados de Jerusalem y se refirió en Radio Jai a los sesenta años que transcurrieron desde el juicio al jerarca nazi y cerebro de la solución final, Adolf Eichmann.

“Todo el contexto del juicio a Adolf Eichmann fue algo muy especial, tenemos que pensar cuándo se llevó a cabo. Estamos hablando del año ’60 cuando todavía el Holocausto, el tema de los sobrevivientes de los campos de concentración, vivían acá en Jerusalem, con su número de campo de concentración en la mano”.

Amiras cuenta que era una época en que el sistema legal israelí era muy nuevo y no se le buscó tanto la vuelta para decir cuál era el fundamento a nivel legal; si poder “traerlo o no”. El abogado destaca el hecho de que, luego del año 1948, el Estado de Israel existiese y no fuera destruido en la Guerra de la Independencia, era un milagro; entonces hay que tratar de pensar en quienes decidieron llevar a cabo esta operación, que habían estado bajo la barbarie nazi, que podían haber sido asesinados y por un milagro se salvaron, luego vinieron a vivir a un país que se llama Israel que también por un milagro, en el ’48 no fue destruido por tantos países árabes y las tropas enemigas.

Con todo ese contexto, la operación de inteligencia, desde Buenos Aires, donde dicen que hay una persona llamada Eichmann, (Ricardo Klement en realidad tal como era su nombre falso) y que a su vez, existe la posibilidad de traerlo a Israel y ser juzgado, era algo difícil de analizar. Durante esa época, pedir al gobierno argentino que lo juzgue cuando había muchos elementos pro nazis a nivel gobierno, era casi imposible, como lograr la extradición misma desde Argentina a Alemania o llevarlo a Israel. Entonces -cuenta Amiras- el israelí, que es un tipo muy práctico con un sistema jurídico muy práctico, hizo el análisis lógico y “mandamos un avión, lo agarramos a Eichmann, lo traemos a Israel y llevamos a cabo un hecho histórico que sobrepasa los marcos legales de un asesino de lesa humanidad y lo juzgan exactamente, acá a cien metros de donde estoy hablando”.

Amiras, habla desde su oficina en Jerusalem, caminando hacia el lugar donde se llevó a cabo el juicio son solo diez minutos. Allí hay un gran salón y su socio, el también abogado Gaby Ardenis, que hoy tiene casi ochenta años, siendo un niño, recuerda que iba y se sentaba a ver. En vez de ir al cine, iba al juicio de Eichman a ver cómo juzgaban a este asesino que fue uno de los cerebros de la aniquilación del pueblo judío en la Alemania nazi”.

León, como hombre de ley, también recuerda que la condena es a muerte fue la única vez que Israel hizo en su historia.

“Desde el punto de vista de la guerra contra los nazis, siempre hubo un pacto tácito, también de la gente del (Centro) Simón Wiesenthal y demás, que se iba a perseguir a los nazis estén donde estén y asesinarlos bajo la Ley”, expresó Amiras.

“Si ustedes recuerdan, el juez Gabriel Baz, que hoy es un ex juez jubilado de la Corte Suprema de Justicia pero él era uno de los fiscales en esta causa y yo tuve la oportunidad de encontrarme con él y conversar más de una vez, incluso una persona muy lúcida todavía, me contaba que hasta hoy, en su mente, tiene esos días en que se logró juzgar y llevar a la muerte a Eichmann. Estamos hablando de épocas en que no se veía esto tanto desde la parte legal sino desde la parte histórica de lo que se quería lograr” comentá el abogado y recuerda que el gobierno de Israel, en esa misma época, también intentó encontrar y asesinar a Mengele que, supuestamente, estaba en Bariloche pero Mengele escapó, después pasó a Paraguay, después a Brasil y finalmente no lograron su detención.

“Vamos a decir que es un tema muy alejado de la arena jurídica, también de la arena política porque esto no pasa por la política, pasa por la historia de las tragedias de la humanidad y cuando se dio la posibilidad, se llevó a cabo lo que se llevó a cabo y, ante los sobrevivientes del Holocausto, que todavía tienen el número de color verde en su piel. Haber visto esta justicia simbólica, porque es simplemente simbólica, de una persona, de un jerarca, de un asesino, poder aniquilarlo, quizás a muchas personas: niños, adultos, abuelos de esa época lograron ver que la justicia, a pesar que es lenta también llega”.

Se le hace referencia al juicio a Demianiuk como un ejemplo de que el paso del tiempo cambia las perspectivas del Derecho y Amiras dice:

“El Juicio de Demianiuck que fue en el año 1988/89, yo era joven abogado, en la Corte de Distrito en Jerusalem y tuve la suerte de estar presente en el juicio, pegado a Demianiuk, viendo todo el desarrollo del juicio y, es verdad, ya las épocas eran diferentes. En el año ‘89/90 dijeron somos un país, un estado de Derecho y se logra llevar a cabo un juicio con todos los elementos legales y debido al dicho judicial “ In dubio pro reo”, en caso de duda, el defendido queda libre, la Corte decide que hay una duda y lo liberan a Demianiuk. Estuve en los tribunales de Tel Aviv hace poco y estuve tomando café con el abogado de Demianiuk que tiene un solo ojo, el otro ojo, un sobreviviente del Holocausto le tiró ácido y quedó ciego de un ojo porque veían el hecho de que defendía a Demianiuk como una traición. Es decir, una cosa increíble, una cosa realmente escalofriante. Ahora, dos épocas diferentes, en el año ’60 era una cosa y con Demianiuk, la Corte decide que ante la duda lo libera, cosa que lamentablemente en otros lugares del mundo no pasó y, en Argentina en especial, pudimos ver como en Bariloche existían asesinos nazis trabajando como director de escuela, en la ciudad de Córdoba, en la Cumbrecita también gente nazi. Ese es un tema que forma parte de la historia Argentina. Lograron lamentablemente darle refugio a asesinos nazis y no llevarlos a juicio. De ahí que yo digo que el tema es más político y no tanto jurídico. A mí tampoco me gusta que ningún país extranjero entre por la fuerza a Argentina y saque una persona y se la lleve. Israel no lo haría tampoco hoy, de ninguna manera pero sí seguir con el principio hebreo de. “Justicia, Justicia perseguirás”.

También se le hace referencia al  caso de Mordechai Vanunu y dice: “- era un ciudadano israelí, un ex miembro de la central nuclear que llevó a cabo hechos que a nivel jurídico trajeron problemas y hubo también problemas con Australia. Vamos a decir que Israel y sus servicios de inteligencia no son el mejor alumno del grado cuidando las reglas y no son el chico que le compran el alfajor y el chupetín en la puerta, vamos a decir que por ahí son más cercanos a James Bond 007 pero qué va a hacer, cuando un país para que pueda existir tiene que lucharla de esa manera, fijate como hace poco tiempo Netanyahu  explica cómo agentes entraron en Irán y robaron de cajas fuertes cerradas, material que demostraba que Irán tiene su bomba atómica y la sigue desarrollando, etc, etc, cómo entraron a Irán y cómo salieron, cómo sacaron el material y cómo lo llevaron , como se trata del pueblo judío es el pueblo elegido y está cerca de D-os, D-os sabe cómo hicieron eso, yo no lo sé pero, por lo visto tienen la tenacidad y la capacidad ante determinadas situaciones de luchar para ver Justicia hasta el último momento”

“Yo estoy tratando ahora un tema sobre una causa similar, que es la causa de Menguele porque uno de los sobrevivientes de una persona que también fue asesinada en Bariloche, supuestamente por la causa de Mengele, yo soy abogado de esa causa y vamos a ver si preparamos un programa especial para Radio Jai, del intento de asesinar a Mengele, en Bariloche”- concluye.

 

Por Gabriela Fernández Rosman para Radio Jai.

Reproducción autorizada citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni